miércoles, 2 de marzo de 2016

El viaje de Arlo, dejando huella

Hoy vamos a intentar algo un poco diferente aunque no creo que el orden de los factores altere el producto y esperamos que os guste tanto y tenga tan buena aceptación como siempre nos dais. Además creo que mi nenita mayor se estrena en lo que se refiere a cine de animación o casi.
Cuando se trata de este tipo de films siempre prefiero disfrutarlos con mis peques, máxime cuando es ideal para ello como esta, y por suerte al final fue posible. Empiezo por decir esto porque me ha parecido de esas cintas que se disfrutan enormemente en familia pero que posiblemente para adultos sin niños pierdan gran parte de su gracia.
No todo en Pixar va a ser "Del Revés" o cualquier otra de sus maravillosas historias y para quienes nos criamos con el Disney más clásico es agradable, más por la nostalgia seguramente, disfrutar de vez en cuando de producciones como esta. Como tantas otras veces me refiero a esas que intentan enseñar valores y sobre todo que no debemos juzgar a los demás por las apariencias o pensar que no va a ser capaz de algo hasta que lo intente.
La mezcla de personajes adorables como Spot, el niño humano, o el propio Arlo con otros que van del malvado psicótico al ermitaño desequilibrado funciona muy bien teniendo en cuenta el objetivo. Además, nadie puede quejarse de que se pasen la historia de la humanidad por el forro, puesto que desde el inicio ya se nos dice que el meteorito que borró a los dinosaurios de la faz de la tierra pasó de largo.
Lo que es indudable es el mimo puesto en la animación de los entornos por los que se mueven nuestros protagonistas, con unos bosques y un agua que por momentos parecen cien por cien reales. En cuanto al resto todo busca ser simpático, demostrando una vez más a qué público se orienta especialmente.
Lo mejor para mi fue hacer este viaje dentro de otro viaje con las personas más importantes de mi vida y que han ido dejando ya una huella indeleble que demuestra, al igual que en el caso de Arlo, que lo relevante no es tanto qué estás dispuesto a hacer sino por quién, ¿verdad mi amor?
Cierto querido, y la huella de tu amor ha quedado indeleble en el silo de mi corazón que está rebosante y remecido con reservas para muchos, muchos años. Sin duda lo mejor fue el visionado juntos del pequeño dinosaurio que se hace grande ante las adversidades junto a un compañero singular, un pequeño humano, un superviviente igual que él, igual que Arlo. Coincido con mi querido Rudy que uno no sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta y tampoco debemos consentir que nadie nos diga que no somos capaces de hacer tal o cual cosa. Cierto es que está orientada al público más infantil sin embargo es perfectamente disfrutable para un adulto. Algunos aspectos de la cinta me recordaron a ese otro gran film de animación Ice Age, quizás sea por la combinación de seres extintos y humanos.
Nuestro amigo verde, pequeño y valiente, nos animará a acompañarle en un viaje lleno de aventuras, momentos divertidos y muchos otros tiernos y entrañables, era difícil que no rodara alguna lágrima y de hecho a más de uno se le escapó en la sala. Pero eso no hace sino mostrarnos que el cine de animación nos puede tocar la fibra y transmitir valores, muchos de esos que por desgracia están en desuso como el altruismo y la tolerancia. Disfrutad de esta película con vuestra familia, sin importar el tamaño de ésta, con tus hijos o simplemente con tu pareja, os hará pasar un rato de lo más agradable.
Nota Rudy: 7
Nota Aurora: 6
Nota: 6,5
Nota Infantil: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario