jueves, 21 de enero de 2016

Hotel Transilvania, maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas de lo mismo

Llevamos ya muchos años en que la animación no es un coto privado de dos o tres productoras, lo cual ha aumentado la variedad temática de los films y también la cantidad de ellos que llegan a nuestras salas. Generalmente siempre satisfacen al principal público objetivo y, como suelo decir, me parece injusto tildar de infantil a determinados productos de esa parte de la industria del celuloide que es obvio que están dirigidos a ellos. A mi también me gusta poder sentarme a ver una cinta de lo que antes nos conformábamos con llamar dibujos animados y que me llegue y me entretenga como adulto pero por desgracia no siempre es así.
Hotel Transilvania trata de cambiarnos de tercio dando el protagonismo y el lado bondadoso a los monstruos que tan malos hacemos creer a los peques que son, como hiciera Pixar ya en su momento, tirando de los clichés del cine de terror clásico, esto es, Drácula, hombre lobo, la momia, Frankenstein e incluso el difícil de ver hombre invisible. Vale prometo intentar hacer un chiste mejor la próxima vez.
En ese aspecto, en el de los seres que pululan por el castillo/hotel, pienso que el trabajo técnico está a un nivel notable y dándoles a todos un toque que los hace perfectamente soportables para críos de todas las edades que ya sabemos que luego los hay que se asustan con muy poquita cosa. Yo es que empecé a llevar a los míos en cuanto rondaron los tres años y tengo ese aspecto en cuenta a la hora de meterme en una sala con ellos.
La historia es simple, quizá demasiado para lo que buscamos a día de hoy en la animación de cierta enjundia pero se centra en la transmisión de valores que tan buen resultado da casi siempre, si pensamos a quién va dirigida la trama. El problema es que para padres exigentes o adultos que gusten de este género o la hayan escogido para llevar al sobrino, nieto, etc. se le puede acabar haciendo aburrida. A mi me lo pareció por momentos y creo que todo es excesivamente predecible, sin riesgo de ningún tipo que le aporte un poco de tensión a ninguno de los actos de la película. No pido dramas exagerados ni mucho menos como pudiera haber en Bambi o en otras mucho más recientes, Up o Big Hero 6 por ejemplo, pero incluso cuando trata de llevarnos un poco por ese camino lo despacha todo tan de un plumazo que dices, pues vale.
Por lo tanto no os voy a decir que sea una mala película ni mucho menos porque se nota el trabajo en muchos aspectos y está claramente enfocada a los niños, algo que se ve a la legua solo por la estética, pero incluso así, pienso que las hay más entretenidas a ese mismo nivel o que al menos los personajes consiguen algo más de carisma al estar más desarrollados. Preferiblemente para disfrutarla en familia.
Nota: 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario