viernes, 14 de octubre de 2016

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares y Burton recuperando su peculiaridad

No voy a negaros que siempre es difícil ir a una sala de cine  a ver el nuevo trabajo de un director que, en sus últimas obras, te ha dejado más bien indiferente pero yo soy de los que no abandona el barco fácilmente y ahí que me fui a visionar lo nuevo de Burton.
A simple vista pudiera parecer que la cosa no ha mejorado demasiado pero si nos fijamos en los pequeños detalles en pantalla, podremos descubrir al Burton más gamberro e incluso oscuro, a pesar de estar orientado más bien al público juvenil, que tanto echábamos de menos. No es el grande que disfrutábamos antes pero aun nos queda esperanza.
La trama no es especialmente profunda, no sé si en el libro en que se basa lo será más, pero está claro que lo que se busca es un producto de consumo fácil que no se detiene más de lo necesario para explicarnos el por qué pasan las cosas que pasan ante nuestros ojos. Seguramente eso no convenza a la mayoría pero bueno, el cine palomitero no está mal, sobre todo si está bien hecho.
Luego está el reparto, donde tenemos a Eva Green, que aparece menos de lo que muchos seguramente desearan y que, pena, penita, pena, aquí no enseña nada de sus atributos que según muchos era lo que valía la pena de la secuela de 300; para mi una mujer enseñando los pechos, por muy bien puestos que puedan estar, no me compensó por la falta de épica que tenía con respecto a la original. En resumen, que me voy por las ramas, Eva está bien pero el protagonismo real está más en la parte infantil del casting que en ella, incluso me atrevería a decir que Samuel L. Jackson acaba teniendo más protagonismo que el propio personaje de Miss Peregrine. Con respecto a este último he leído muchas malas críticas pero es que yo pienso que precisamente es lo que se busca, que el malo sea esperpéntico y Jackson lo consigue a las mil maravillas.
Una buena banda sonora, un ritmo que no decae y una batalla final digna de verse en pantalla grande, de nuevo por la infinidad de detalles y guiños al universo Burtoniano, completan un conjunto que, si bien no os va a reconciliar al cien por cien con el director, hará que cuando menos no salgáis del cine pensando que está acabado.

miércoles, 12 de octubre de 2016

La Tribuna de Ricky: Cortocircuito

Cortocircuito, una aventura cibernética


Después de mucho tiempo de ausencia por este gran Motel decidí que si me volvía a alojar en una de estas lujosas habitaciones sería para algo especial, y creo que la elección es la correcta. Ya sabéis que el amigo Rudy me tiene designado el periodo años 80 y 90, y creo que puedo acercaros a una de las películas que más nos marcó allá por el año 1986: Cortocircuito.

Antes de que la tecnología, los ordenadores y los robots nos rodearan por todos lados, a S. S. Wilson y Brent Maddock se les ocurrió contarnos la historia de Número 5, un robot diseñado por los profesores Newton Crosby y Benjamin Jahrvi, de la división robótica de Laboratorios NOVA. Durante una demostración al aire libre para el ejército a ese robot le cae un rayo que le provoca un cortocircuito. Cuando después de eso llega a casa de una lugareña cercana todo se desmadra y empieza una persecución entre los creadores que concibieron originalmente el droide para uso civil de ayudar a la gente y los militares que lo quieren para un uso menos lúdico. Mezclado en la típica película de aventuras y de lucha entre el desarrollo de la inteligencia artificial contra el intelecto humano se crea una divertida comedia que te hace pasar grandes ratos.


La película está dirigida por John Badham, un director tremendamente prolífico tanto en su número de películas como en la temática de las mismas. Algo que llama poderosamente la atención, porque no suele ser habitual. Dentro de su filmografía hay que destacar grandes títulos como Fiebre del sábado noche (1977), Juegos de Guerra (1983) o incluso ya en los noventa con Salto al peligro (1994). Después de eso poco destacable, se ha dedicado últimamente a dirigir capítulos de series como Héroes o Mentes Criminales. En este caso se decantó por darle a la película un tono de comedia y divertido aunque también con un trasfondo social más serio. Más o menos la misma fórmula que le funcionó en Juegos de Guerra y que aquí vuelve a funcionar.

En cuanto al reparto el protagonista es un robot de 350 Kg. Que costó más de 11 millones de dólares y que entre otras cosas podía alcanzar los 50 Km/h, manejar los brazos con gran fuerza y usar las numerosas herramientas de las que dispone en su estructura. Por su cara expresiva con esos grandes ojos y su manera extrovertida de comportarse, fue un éxito total de empatía con el público infantil y juvenil. A su lado tres actores medio decentes como Steve Guttenberg (famoso sobre todo por su icónico papel de Mahoney en Loca Academia de Policía), Ally Sheedy (que ya participó con el director en Juegos de Guerra) y el carismático Fisher Stevens que se ha prodigado estos años por muchos papeles secundarios. Juntos forman un elenco que hace lo justo para que Número 5 sea el centro de atención de la peli entera y claramente lo consiguen.



La historia continua

Recibió un premio por su banda sonora a cargo de David Shire, el BMI Film Music Award, aunque personalmente a mí no me pareció que la música sea algo tan fundamental en la película como para destacarla sobremanera. Pero todo contribuyó a que se hiciera una secuela pocos años después, aunque ya sin dos de sus cuatro protagonistas, sólo Stevens y el genuino robot Johnny 5, porque después de un año su personalidad ya está completamente desarrollada: es un tipo muy curioso con una sed insaciable de información y datos de todo tipo que coge de todos los libros que ve y en menor medida la televisión. Tiene un gran respeto por la vida y se niega a usar sus habilidades para lastimar a otros, por lo que decide hacer transformaciones de las características que le vimos al final de la primera película. Cambia el láser por una caja de utilidades con cosas como paraguas, un cuerda o un gancho imán y se instala con su buen amigo Jahrvi e intentará pasar desapercibido, pero su inocencia y credulidad le juegan malas pasadas y no lo pasará bien durante mucho tiempo.


Esta segunda aventura de Johnny 5 resultó algo más floja, porque ya se había perdido la magia de la sorpresa y porque no estaban dos de sus carismáticos protas, más allá de que el grueso de dirección ejecutiva (guionista, director, músico,…) tampoco estaba en la cinta y se nota. Además, el ambiente urbano deja de aportar cosas originales y divertidas hacia la mitad de la peli, por lo que se queda algo descafeinada.

Bueno, espero que este acercamiento a uno de nuestros héroes de niñez y juventud os haya gustado y os haga recuperar recuerdos que os lleven hasta esos magníficos años 80 que tanto echamos de menos. A los que no lo hayáis visto por diferencia de edad o por cualquier cosa, espero haberos animado a verla porque aunque ahora os puede parecer un poco mala en cuanto efectos especiales, Cortocircuito merece la pena, aunque sea para verla una vez.

lunes, 10 de octubre de 2016

La Tribuna de Amanda: Un monstruo viene a verme

A lo largo de mis años como lectora me he encontrado con dos libros que me han aportado grandes lecciones de vida. El primero de ellos fue El Principito, el segundo Un Monstruo Viene a Verme. Son libros que habría que leer por lo menos una vez en la vida pero que, curiosamente, aunque se lean en más ocasiones siempre pueden ser reinterpretados de diferentes maneras.

Tenía gran confianza en la capacidad de J.A. Bayona para poder captar la esencia de este libro ya que a lo largo de su trilogía sobre madres e hijos, formada por El Orfanato, Lo Imposible y Un Monstruo Viene a Verme siempre ha sabido conmoverme con su manera de conectar con las emociones.

Aún con todo ayer entré con cierto temor al cine ya que muchas de las críticas tachaban a la película de “fría” y de no saber “llegar al público”. Lo que yo me encontré fue una cosa totalmente diferente; Me encontré con una película con grandes interpretaciones, destacando sobre todo la de Liam Neeson y Lewis MacDougall, también me encontré con una excelente producción a nivel visual pero sobre todo con una película que ha sabido captar la esencia que Patrick Ness quiso transmitir con su libro y que ha sabido volver a plasmar en el guión de este largometraje.

A lo largo de estas semanas se escribirán muchas críticas en las que se hablará de la fotografía, de la producción, de la música, etc. Pero yo sólo voy a hablar de aquello que conozco, las emociones humanas. Tengo que reconocer que lloré muchísimo durante toda la proyección pero me llamó poderosamente la atención el hecho de que la mayoría de personas de la sala no lo hacían y al salir empecé a preguntarme el por qué de esa reacción. Después de darle bastantes vueltas creo que la razón de esta frialdad del público no es porque la película no sepa llegar a ellos si no que más bien son ellos los que han puesto una barrera para que ésta no les llegue.

¿Y qué sentido tiene esto, diréis? Pues sencillamente porque el poder de nuestra mente es demasiado grande y además la mayoría de veces todas estas acciones pasan desapercibidas por nuestra consciencia. En la sociedad en la que vivimos cada vez hay menos cabida para la muerte. Estamos acostumbrados a hablar de muerte, pero de muertes heroicas, victoriosas, pero no estamos habituados a tener que mirar a la muerte cara a cara, a la muerte sin ningún tipo de artificio y es lo que J. A. Bayona nos pide que hagamos.


Durante la película no sólo somos testigos de la enfermedad de la madre de Conor si no que eso nos conecta inevitablemente con nuestras propias pérdidas, nuestros más profundos temores a tener que enfrentarnos a una pérdida así y, por que no, con los miedos a nuestra propia muerte. Esto no está nada de moda en nuestra sociedad. Cuando pensamos en la posibilidad de perder a un ser querido o en nuestra propia muerte la gente de nuestro alrededor suele recurrir al típico “no pienses ahora en eso”, “mejor piensa en otra cosa” y el resultado es este, la imposibilidad por parte de muchas personas de poder conectar emocionalmente con una película de estas características.

A través de las historias que el Monstruo cuenta a Conor podemos ir observando todos los sentimientos que se nos despiertan cuando tenemos que hacer frente a la pérdida de un ser querido: la negación, la rabia, el enfado, la soledad, el aislamiento, la tristeza. Cada historia surge en el momento necesario para que Conor pueda poner palabras a todo su sufrimiento. Ya que, como en la vida real, es necesario hacer todo un proceso emocional para poder llegar a la aceptación. 


La enseñanza de la película va mucho más allá, Conor se tiene que enfrentar con su verdad, que al fin y al cabo es la verdad de todos cuando nos vemos envueltos en una situación como la suya. Esa verdad no es otra que el deseo de que todo el dolor acabe, aunque con ello signifique que la pérdida se haga realidad, pero eso nos genera tanta culpa que, como Conor, somos incapaces de admitirlo. Esa verdad siempre la hemos sabido pero nosotros mismos la hemos disfrazado para evitar sentirnos culpables.

Decir adiós es la cosa más dolorosa a la que un ser humano se enfrenta y eso también nos hace pensar en el momento en que nos tocará a nosotros decir adiós, por muchos años que tenga la persona no deja de ser menos doloroso, pero es un dolor con el que hay que aprender a convivir porque, lamentablemente, va a estar siempre presente en nuestras vidas. Todo es un cúmulo de antítesis y no puede haber vida sin muerte aunque, tal y como dice la madre de Conor “Ojala tuviera cien años para dedicártelos”

Podéis seguir a Amanda en:
@Misss_Hopeless

sábado, 8 de octubre de 2016

Comparativa, hacer las cosas bien o mal con un presupuesto ajustado. Necrofobia Vs ARQ

La entrada que vais a leer hoy es un pequeño experimento, porque últimamente escribo menos y las críticas me salen más cortitas, sobre todo de algunas películas y me he dicho, vamos a hacer una comparativa con dos films vistos gracias a mi suscripción a Netflix.
Nos encontramos antes dos cintas que no tienen nada que ver en cuanto a trama, ni siquiera género, pero que comparten obviamente la escasez de medios de que disponían los equipos creadores de ambas.
Necrofobia es una mezcla de terror y thriller mientras que ARQ, producida por la propia Netflix, nos lleva una vez más a los viajes en el tiempo o más bien a los bucles temporales. A priori, para amantes del género las dos pueden resultar atractivas pero una vez empezamos el visionado, nos damos cuenta de que la primera, argentina para más señas, debió dejar todo el dinero en los efectos 3D —en el propio cartel ya se pone bien en grande que se usa esta técnica— y el reparto da bastante penita, sintiendo que parecen leer un teleprompter de esos que usan en las noticias, con cero inflexiones o sentimiento; por contra, en ARQ, sin ser los actores de lo mejor que puedas encontrar en series de televisión, de ahí os sonará sobre todo ella, te los crees dentro de lo inverosímil de una trama estilo "Atrapado en el tiempo".
Ambas historias, en sus respectivos campos, están ya vistas pero a ARQ la salva su guión, por los diálogos sobre todo, mientras que Necrofobia da vergüenza ajena casi cada vez que una conversación dura más de medio minuto, por no hablar del histrionismo del protagonista, que a ratos no sabes si está asustado o intenta ser una parodia mala, muy mala, del Joker o qué sé yo.
En algo que a las dos se puede dar el aprobado es en ambientación, con lugares opresivos y lúgubres en la producción sudamericana, y con un escenario, casi único, en la de Netflix, que acaba siendo un personaje más según el bucle se repite una y otra vez.
Por lo tanto y a modo de resumen, si sois muy fans del terror cutre que os gusta ver para descojonaros puede que disfrutéis con Necrofobia, si no, el sufrimiento no vale la pena; por contra, a quienes gusten de las paradojas o bucles temporales ARQ les satisfará, siempre que la vean con ojos que saben que no es una gran película aunque si muy entretenida, además es cortita.
Como ya decía en el título, se tenga el dinero que se tenga para trabajar, las cosas, como demuestran estas dos cintas, pueden hacerse bien y salir dignamente adelante o hacerse mal hasta rozar el ridículo.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Si las paredes hablasen, El canal random

Segunda entrega de "Si las paredes hablasen" y de nuevo YouTube es protagonista aunque en este caso por partida doble pues, "El canal random" está formado por un dueto que no tiene desperdicio. Agradecer a "Thrawn" y "Pimpinelo" que se hayan prestado tan amablemente y hayan colaborado tanto para que podáis conocer y saber de primera mano lo que se siente cuando uno empieza a ser alguien en el portal de vídeos más conocido de la red de redes. Me alegra poder decir que les conocí cuando aún eran pequeños y que día a día les veo crecer. Suscribiros a su canal de YouTube pinchando en el banner de abajo, que es gratis:




Para empezar, ¿por qué no os presentáis un poco y decís cómo surgió la idea del canal? 

Thrawn: Hola buenas! un placer estar por aquí.
Bueno yo me llamo Dani y estudié audiovisuales, desde que empecé tenía ganas de hacer algo relacionado con mi oficio, pero por aquel entonces ese sector estaba dominado por cortometrajes "artísticos", con mensaje y cosas así. No había lugar para las tonterías, que es lo que siempre me ha gustado hacer, y terminé por tirar la toalla.
El boom de youtube es maravilloso, porque me hizo recuperar la ilusión en poder crear el contenido que me apetecía, sin tener que plantearme si la sombra del fondo representa el paso del tiempo, o si un árbol simboliza el horror de la guerra.
Y es de agradecer que estas cosas vayan desapareciendo dejando paso a la diversión y el entretenimiento, que es de lo que se trata.

Pimpinelo: Hola, compañero de Twitter, me llamo Jacinto y el pseudónimo que uso en Youtube es “Pimpinelo”. La idea viene desde hace tiempo, ya que hacíamos vídeos para un portal de cine del que fui co-fundador y en el que realizaba muchísimas funciones. Se nos ocurrió hacer una serie de vídeos para darle más variedad a la web, el webmaster estaba encantado con la idea y con la buena acogida de los vídeos (sobre todo porque le salía gratis), un día, ante el pasotismo del webmaster, le propusimos crear nuestro propio canal para gestionar mejor los vídeos, a pesar de la publicidad externa que le haríamos en cada vídeo, no vio beneficio para él y nos dio un ultimátum: “si los vídeos no los ponéis en mi canal, yo no los pondré en mi web” y así fue, nos montamos nuestro canal y desde luego nos va mejor que a él con el suyo…cosas de la vida.


En los últimos meses habéis pasado de unos seis mil seguidores a más de cincuenta mil, aparte de la felicidad que seguro que habréis sentido, ¿cómo se recibe un cambio así? 

Thrawn: Teniendo en cuenta los números que hay en youtube, parece que cincuenta mil personas son pocas, pero es un estadio de fútbol lleno de gente mirándote.
Y la verdad es, que tal cantidad de gente esté viendo algo que tú has creado desde cero, es una sensación increíble. No me quiero imaginar como se deben sentir los grandes youtubers ante sus números, 
Para mí es una exageración de gente, y jamás hubiera llegado a pensar en ésos números. Cuando empecé a hacer vídeos creo que youtube ni existía (y en caso de existir, no tenía ni de lejos la repercusión que tiene hoy), así que los pasaba por hotmail a mis compañeros.
Y de repente.... un estadio de futbol lleno de gente a la que le gusta lo que haces... no hay palabras

Pimpinelo: ¡Fue sorprendente! ¡Todo un subidón! De hecho, el primer año llegamos a 500 subs, algo que ya nos parecía increíble porque nos apoyó poca gente y los que lo hicieron fue de forma desinteresada, algo difícil de encontrar hoy en día.
En Abril comenzó la locura, fue un crecimiento exponencial y en Mayo la explosión, uno de nuestros vídeos apareció como sugerencia en Youtube a todo el que hacía una búsqueda relacionada con superhéroes y en un solo día alcanzamos más de 1000 suscriptores nuevos y más de 100.000 visitas. Para un canal como el nuestro eran cifras impensables, para un Youtuber TOP, esas cifras son “calderilla”.


Teniendo en cuenta el tipo de contenidos que triunfan en YouTube, es para sentirse orgullosos de los logros que habéis conseguido sin convertiros en vuestros personajes, ¿seguirá siendo eso así o todo vale para aumentar el número de suscriptores? 

Thrawn:  Por supuesto que seguirá así. 
El canal está en constante cambio, eso es cierto, y puede que dentro de un año los vídeos que subamos no se parezcan a los de ésta semana. Pero tenemos claro que no queremos entrar en X contenido, ya sea salseos, peleas, criticar a otras personas, títulos engañosos...
No me sentiría cómodo ni feliz si mi crecimiento dependiera de buscar miserias de los demás, sean famosos o no.
Es algo que ya hemos hablado, y jamás veréis en el Canal Random, 

Pimpinelo: Al principio no entendía como vídeos de escasa calidad podían triunfar en Youtube, una vez dentro, me di cuenta que la calidad técnica no es lo que más importa, sino que lo que importa de verdad es el entretenimiento.
Por lo general nuestros personajes siguen siendo personajes, el mío es un personaje inocente, sin maldad, un poco bobo a veces, diferente a como soy en la realidad.
El público a veces demanda cosas que nosotros no podemos darles y seguimos fieles a nuestros principios, por ejemplo, nos piden mucho que hagamos “videoreacciones”, así que hicimos una parodia en la que mostramos que estos vídeos son una farsa y como tal no nos prestábamos a ello.

Así que, en nuestro caso, no todo vale. 


Aunque os vi muy amigables hacia youtubers conocidos en el vídeo sobre sus libros, lo cierto es que tanto Pimpinelo como Thrawn son sátira de ese mismo tipo de personas, ¿habéis tenido polémicas directas con alguno de ellos por eso? 

Thrawn: Jajaja, ¡no! ¡de hecho en ése vídeo les estamos animando a que sigan sacando libros!
Me da mucha rabia la gente que critica a otros sin motivo, y parece que con los youtubers hay unanimidad, "es una vergüenza que ganen dinero por hacer esto y lo otro" Eso me lo han dicho hasta a mí, que con mi "sueldo" de youtube no pago ni la gasolina de mi coche.
Y creo que en el fondo lo que hay es una envidia muy mal digerida hacia estas personas. Y con ése vídeo lo que queríamos era dar otra perspectiva al asunto de los libros, y es que han conseguido que la generación Minecraft deje los móviles y el internet, y se sienten a leer.Y eso tiene mucho mérito.

Pimpinelo: Nunca hemos tenido problemas con ningún youtuber, aunque en una ocasión nos inventamos un enemigo, “ahorrostop” que desafiaba a Pimpinelo en un Gameplay. Hubo gente que creyó que era real, jajajaja
También hubo un caso en el que nos dijeron que habíamos copiado al canal “El Rincón de Giorgio”, la historia es divertida. Hace tiempo hicimos un par de vídeos sobre las peores portadas de videojuegos. Cuando hicimos la segunda parte del vídeo, empezaron a aparecer comentarios diciendo que habíamos copiado a “El Rincón de Giorgio”, ya que él había sacado un vídeo con la misma temática uno o dos días antes. Nosotros no teníamos ni idea! Pero claro, el vídeo que sacamos fue la segunda parte y la primera parte había sido mucho antes que el de Giorgio, con lo que nuestros suscriptores dijeron que el que se había copiado fue él. Casualmente, en el vídeo de este Youtuber había varias de las portadas de las que habíamos hablado nosotros un mes antes ¿se habrá copiado de nosotros? No, no creo que sepa ni que existimos, jajajajaja.


Cuando se crece es cuando empiezan a llegar los intereses de las marcas, distribuidoras, compañías, etcétera, cuyo target comercial coincida con el del canal en cuestión. Teniendo en cuenta que hacéis vídeos sobre fallos de películas, tanto si os han gustado estas como si no, ¿os imagináis cambiando eso para poder ser, como lo han sido otros, imagen de la campaña de una determinada película? 

Thrawn: No me había planteado esta posibilidad jajaja.
De todas formas, las películas que criticamos en su mayoría nos gustan, ya que para sacar los errores hay que verlas muchas veces, y no vamos a ver muchas veces una película que no nos gusta. Sería una tortura.
La verdad, no me imagino ésa situación, pero tampoco creo que afectara mucho ser imagen de una película, y luego sacar los errores meses más tarde. No creo que a nadie le importara.

Pimpinelo: Nunca nos ha llegado alguna productora o distribuidora para que hablemos o apoyemos tal o cual película, de hecho, viendo que criticamos “todo”, dudo que quieran ofrecernos algo. Pero no me veo diciendo que una película es muy buena a cambio de $$$.
Solamente hemos recibido una propuesta de colaboración relacionada con el cine y es nada más y nada menos que con “El Festival de Cine Fantástico de Sitges”, la cual aceptamos sin dudarlo. 
Pero hemos recibido propuestas para anunciar apps, regalarnos juegos para hacer gameplays, hacer unboxings, trabajar con Lootcrate, etc. 


Vamos ahora con preguntas más serias... ¿Cuántos red bulls creéis que toman muchos de los que graban gameplays y, más importante, cuántos se toma Thrawn? Pimpinelo va puesto de tranquimazin, ¿verdad? 

Thrawn: Si te digo que nunca he probado el redbull, ¿pensarías que te engaño? jajaja 
Bueno, y pini está muy suelto últimamente, al principio teníamos que triplicar el volumen cuando él hablaba para que se le oyera.
No sé qué tomarán, espero que sean cosas sanas, jajajajaja.

Pimpinelo: Recuerdo un festival de Sitges donde algunos nos tomamos un par de Red Bull durante la noche para aguantar un maratón de películas y no nos hizo ningún efecto. A Thrawn no le harían falta, toma mucho café, lleva cafeína en la sangre. Pimpinelo no toma café, pero suele tener más caradura en las situaciones que lo requieren.


¿Os habéis planteado hacer un canal spin-off con el padre de Thrawn o no os atrevéis porque sabéis que alcanzaría a "El rubius" en dos meses y nadie se acordaría de vosotros? 

Thrawn: Exacto, sabemos que soltar a mi padre en la red provocaría un caos, arruinaría al resto de canales, por eso hay que soltarle en pequeñas dosis jajaja

Pimpinelo: Sí, nos lo hemos planteado muchas veces, pero este hombre siempre anda de aquí para allá con los viajes del Imserso, no para! Creemos que podría tener un buen número de seguidores y que al final en lugar de protagonistas pasaríamos a ser los invitados en sus vídeos.


Si pudierais hacer un vídeo con quien quisierais, ya sea más o menos famoso, ¿con quién sería y por qué?

Thrawn: ¡Con Samuel L Jackson, claro! Aparte de haberse convertido en un logo del canal, es uno de mis actores favoritos, pena no tener tiempo material en 7 vidas para ver todas sus películas¡Imagina un final de vídeo en el que samuel aparezca en carne y hueso junto a nosotros!

Pimpinelo: Un día quise sorprender a Thrawn y por mi cuenta comencé a contactar al canal “polinada”, ya que a Thrawn siempre le habían gustado mucho los vídeos de Borja Pérez. Tras un intercambio de correos con su guionista llegamos a un principio de acuerdo, pero claro, también coincidió con que abandonamos la web donde estábamos y recién empezábamos con nuestro propio canal, así que todo se fue diluyendo en el tiempo.
Personalmente, ya he colaborado con mi youtuber favorito, mi amigo Zorman, el cual ha hecho alguna que otra aparición en nuestro canal, pero sin anunciarlo a bombo y platillo, ya que no nos gusta aprovecharnos de la fama de otra persona para beneficio propio. 


¿Objetivos, esperanzas y deseos para el futuro de "El Canal Random? 

Thrawn: Esto empezó sin objetivos, sin esperanzas y sin deseos, y creo que es parte de nuestra identidad. Los dos tenemos trabajos aparte de youtube, y no me veo abandonándolo por una posible carrera fuera.
Mi objetivo, que la gente se lo pase bien con productos elaborados por nosotros. Hacer reír, o pasar un rato agradable a miles de personas es algo que me llena muchísimo, y con ello ya soy feliz
Eso sí, no te voy a negar que tengo mucha ilusión por conseguir el botón de plata.

Pimpinelo: Mi objetivo principal es conseguir mantenernos, que el canal siga progresando y que llegue hasta donde tenga que llegar. Sí que es cierto que nos haría mucha ilusión llegar a 100.000 suscriptores, de hecho Thrawn ha buscado un hueco en su habitación donde le gustaría colgar la placa que regala Youtube por alcanzar dicha cifra. ¿Esperanzas y deseos? Seguir generando entretenimiento y diversión, tanto para la audiencia, como para nosotros.


Aquí os toca responder a la pregunta que @criticodebasura dejó para vosotros y dejar una para el siguiente: 

Woody Allen, Martin Scorsese y Quentin Tarantino.¿A quién matarías, con quién te casarías y a quién te tirarías, y por qué? 


Thrawn: Mataría a ese arrogante ser que es el conde Drácula, no sé qué se ha creído para ir mordiendo a la gente
Me casaría con Bill Gates, y me divorciaría pasados un par de años. 
Por supuesto, no firmo separación de bienes, que tonto no soy..... tampoco muy listo
En cuanto a tirarme a alguien, me vale cualquiera, eso sí con bigote que haga cosquillitas

Pimpinelo: La única opción con la que no tengo dudas sería la de matar, que sería a Woody Allen, nunca me ha resultado simpático y además siempre me ha parecido que estaba muy sobrevalorado.
No creo que me pudiera casar ni tirarme a ninguno de los mencionados, pero ya que es obligatorio elegir y dar razones, hagámoslo rápido:
Me imagino que me casaría con Tarantino, porque con los diálogos que se monta este señor, estoy seguro de que nunca me aburriría.
Por eliminación me tiraría al Scorsese, que espero que no le “escueza”.

La pregunta para el próximo la pone Thrawn.

Y mi pregunta es :¿cómo se usan las tres conchas?

Gracias por la entrevista y muchos éxitos para el Motel. ¡Saludos!



lunes, 3 de octubre de 2016

MARILYN MONROE O LAS CURVAS AL INFIERNO


Marilyn Monroe es de esas mujeres que permanecerá para  siempre en la memoria colectiva como el mito e icono sexual por excelencia, sin embargo, como muchas otras rutilantes estrellas de Hollywood, tuvo una dura e infeliz infancia. Abandonada al nacer en casa de unos vecinos, fue recuperada por su madre cuando ya contaba con siete años. Una mujer con un grave problema mental que la propia Marilyn sospechó heredaría hasta el mismo día de su muerte. Se podría decir que tuvo un padre indeterminado ya que uno de los maridos de su madre fue el que le dio su apellido noruego, Mortenson.

Norma Jean Mortenson pasó su infancia en varias casas de acogida que diríamos en la actualidad, y se vio envuelta en asuntos  de malos tratos y abusos sexuales, así que a los dieciséis años se casó para no verse obligada a volver al orfanato. Su joven esposo se alistó en la marina mercante y fue enviado a Catalina Island, donde había muchos marineros y muy pocas mujeres. Pronto descubrió su bella esposa el inmenso poder que estaba a su alcance, en cada una de sus curvas. Así fue descubierta por un fotógrafo para revistas masculinas y posando como modelo se le abrieron  las puertas de Hollywood. Sus primeras intervenciones cinematográficas fueron tan intranscendentes que su contrato con la productora no duró ni dos años, sin embargo no pasó desapercibida para hombres como Orson Welles o Charlie Chaplin Jr.  del que quedaría embarazada y más tarde abortaría.

Todos la querían por su escultural cuerpo y le ofrecían papeles de rubia tonta dado el, por el momento escaso, talento de Marilyn, (se esforzó por prepararse concienzudamente para su carrera cinematográfica, sin embargo este talento quedaba siempre oculto tras su magnífica figura).
El rodar nada menos que cinco películas en un solo año que poco  aportaron a su carrera de actriz, y el fallecimiento de John Hyde, su amante y protector, le llevaron a tontear con los sedantes y las anfetaminas hasta el punto de intentar suicidarse. Fue gracias precisamente a Hyde que Marilyn obtuvo su primer papel importante en “Jungla de Asfalto” de John Huston en 1950.
 Sus generosas curvas y cara inocente de ojos enormes y desmesurados son expuestos en el musical “Los Caballeros las Prefieren Rubias” dirigida en 1953 por Howard Hawks. La crítica del momento consideraba aceptable  la cinta gracias precisamente a la belleza y exuberancia de las actrices en general y de Marilyn en particular.
 En 1954 contrajo matrimonio con Joe DiMaggio, estrella del beisbol americano, que difícilmente podía soportar que Marilyn siguiera mostrando sus bondades al gran público. La puntilla para este sufridor esposo fue el rodaje de “La Tentación Vive Arriba” del gran Billy Wilder  en 1955. Las esculturales piernas  de Marilyn en todo su apogeo con miles de ojos devorándola fue el desencadenante para iniciar los trámites del divorcio.
 En 1956 contrae matrimonio en secreto con el dramaturgo Arthur Miller llegando a ser el blanco de comentarios jocosos por parte de la prensa  dada la gran diferencia intelectual entre ambos. Comienza en 1957 el rodaje de “El Príncipe y La Corista” junto a Laurence Olivier. Se originaron tales desavenencias entre ambos dentro y fuera de la pantalla que el propio Miller tuvo que intervenir como mediador. En plena cumbre de su carrera acepta a instancias de su esposo un papel secundario en la película “Con Faldas y a lo Loco”, pero Billy Wilder no era un director de poca monta al que se le decía que no. Rodó la película embarazada y bellísima, haciendo suspirar a propios y extraños en un papel que no pocos definieron como una interpretación de sí misma. (Abortó un día antes de finalizar el rodaje).
De nuevo saltaron las chispas y no de amor precisamente durante el rodaje de “Vidas Rebeldes” en 1961 junto a Clark Gable y basada en un guión del propio Miller. Fue tal el enfrentamiento que cuando poco después de finalizar el rodaje Gable falleció de un ataque al corazón, hubo quienes culparon a Monroe por lo ocurrido. También esta fue la última película de la actriz ya que su fallecimiento aconteció durante el rodaje de lo que sería su vigesimonoveno film.

Por todos es bien conocida su relación con John F. Kennedy, relación esta que mantuvo durante la década de los cincuenta con encuentros esporádicos a espaldas del esposo “en vigor”. Mientras la vida de Marilyn  se desmoronaba la carrera política del senador subía como la espuma. Su divorcio de Miller la dejó tan sumamente deprimida que sus amigos decidieron ingresarla en una clínica mental. Sin embargo gracias a uno de sus ex maridos fue sometida, lejos de aquella clínica, a una cura de desintoxicación. Sin embargo sus escarceos con la droga no terminaron ahí. Todos recordamos el famoso Happy Birthday Mr. President en el que Marilyn aparece no solo exuberante sino como abducida por las luces de la Casa Blanca representada por su amante Kennedy.  La necesidad acuciante de amor sincero que buscaba en JFK nunca se satisfizo llevando a la actriz al desequilibrio que desembocó en la ruptura unilateral y sin miramientos de Kennedy. Éste como si de un traje que aún está en buen uso se tratara, se la “cede” a su hermano Bob que por aquel entonces era el fiscal general y que con el tiempo también “desechó” a Marilyn. Despechada intentó dar una rueda de prensa para airear sus escarceos con el presidente y el fiscal general de los Estados Unidos de América. Podemos imaginar el escándalo de proporciones épicas que esto hubiera supuesto.
 Marilyn era una mujer con escasa confianza en sí misma que siempre actuaba de buena fe siendo traicionada en más de una ocasión por sus “amigos”. Nuestra querida Marilyn falleció el 5 de agosto de 1962 por sobredosis con barbitúricos en la más absoluta soledad, después de mendigar durante toda su vida amor y cariño y recibiendo únicamente reconocimiento por ser la mujer más sexy de la tierra.


domingo, 2 de octubre de 2016

Me dais pena

Desde que volví a twitter hace poco más de un mes me he dado cuenta de cuál fue una de las razones que me saturó, además de las personales que no trataré aquí, y fue la gente. No la gente en general, no me malinterpretéis, pues por esta red social he conocido no solo a la persona con la que estoy ahora sino a mucha gente que vale muy mucho la pena.
El problema está en esa peña que bien porque sois así, bien por joder, bien por ambas razones dedicáis vuestro tiempo en la red social a menospreciar a los demás por sus opiniones, capacidades etc.
Yo es que a veces me descojono muy fuerte, cuando me cruzo con un iluminado, esto además me pasó a mi, que como no me gusta tanto como a todos "True Detective" me dice que es que para apreciar su grandeza hay que tener un determinado nivel de inteligencia, ¿perdona? Por lo menos tengo la inteligencia suficiente para ver que tú eres un soberbio y un imbécil que se toma la libertad de valorarme o juzgarme sin conocerme, además de demostrar un respeto nulo por las opiniones de los demás.
Casos como ese veo yo a diario en mi timeline que le pasan a otra gente, personas de bien con las que da gusto hablar de cine, series o libros porque puedes decirles: a mi no me gusta lo que a ti o me gusta lo que a ti no y seguir teniendo una conversación sobre el tema como personas civilizadas. A pesar de que estas personas si comprenden y respetan que otros puedan tener opiniones o gustos que difieran de los suyos, han de aguantar al listo de turno que se mete a juzgarles, reventar la conversación o incluso menospreciarlos.
¿Cuál es la consecuencia de esto?
Pues es flipante en realidad, porque antes veías a cuentas de mujeres que tenían el candado, principalmente para evitar a aquellos que se creen que twitter es badoo, pero ahora eso ha crecido exponencialmente y cada vez son más también los hombres que recurren a esa opción porque es la única manera de filtrar la gente de tu círculo y mantenerlo limpio de gilipollas. Llegar a ese extremo en twitter, una RRSS pensada para ser pública y abierta la acaba convirtiendo en una especie de facebook 2.0.
Los que habéis creado esta situación tampoco sois conscientes del daño que hacéis a veces a personas que tienen mucho que decir, no solo en los ciento cuarenta caracteres de un tweet, sino incluso en webs y blogs pero que no se atreven, porque se cruzan con mierdecillas que soltáis perlas como esta que vi no hace mucho: "He pensado en buscar colaboradores para la web pero entro a leer sus blogs y se me pasan las ganas". Habló el Reverte de las webs de cine/videojuegos/libros, que luego entras tú a leerlo y da pena no, lo siguiente.
Entonces, llegados a este punto y como reflexión, o tenéis unas vidas muy tristes en el curro, en el aspecto sentimental, vuestra pareja no os da lo vuestro y estáis amargados o sois unos cabritos que disfrutáis entrando a las RRSS a joder la marrana a los demás. Si es lo primero puede tener solución pero si, que intuyo sois la mayoría, se trata de lo segundo solo os puedo decir que hay otros horizontes en la vida y que:
ME DAIS PENA

viernes, 30 de septiembre de 2016

Los siete magníficos, ni tanto ni tan calvo

Si habéis visto el trailer de este nuevo remake, tenemos ya tantos en cartelera cada año que vivimos constantemente en un déjà vu cinéfilo, y vais al cine y os indignáis porque no es como la original es obvio que estáis en vuestro derecho; no obstante, también os habéis engañado a vosotros mismos si esperabais que lo fuera o que sería un western al uso.
Fuqua, director de este coral film, se caracteriza por hacer cine de acción buscando el entretenimiento del espectador y aunque anden por aquí sus actores fetiche, Denzel Washington y Ethan Hawke, no es esperéis una profundidad a lo "Training day", sino más bien "The equalizer" en el antiguo oeste. Nos podemos quejar pero no podemos pedir peras al olmo. Conste que no defiendo del todo a Fuqua porque cuando esta cinta que nos ocupa hoy es más western típico y menos peli de acción, el ritmo se pierde tanto que a veces es demasiado lento y te hace desear que llegue el siguiente tiroteo.
Para mi lo que hace grande a "Los siete magníficos" es precisamente el reparto y la química que consiguen entre algunos de ellos, por no hablar de lo variopinto de los personajes. Pratt haciendo de sí mismo, Donofrio con un papel de esos que borda, esto es, tipo tocadillo del ala, y un Washington que vale lo mismo para un roto que para un descosido, se ven perfectamente acompañados por Hawke y por los secundarios que dan el toque exótico y para cumplir con los cupos raciales, a saber: el mexicano, el comanche y un oriental que parece sacado de un "Assassins Creed" y que para la acción mola mazo pero no pega ni con cola en el entorno en que se desarolla la trama.
La historia no tiene nada de novedosa y a los que les desagrada escuchar al fallecido Horner plagiándose a sí mismo, algo que hacen todos los compositores de renombre antes o después, puede que piense, "Qué leches hago en esta sala si al lado ponen la última de —insértese aquí cualquier director con cierto postín de cine independiente—"; por contra si os apetece compraros unas palomitas, una coca cola, unas chuches y poneros guarros durante dos horas, difícilmente os va a decepcionar.
Todo lo que yo recordaba de la original era su melodía, que aparece en los créditos finales de esta y que, la verdad, me pareció un muy buen detalle para los fans. Ahora me falta verla una vez más en VO para disfrutar sobre todo a Donofrio y, por supuesto, ver la original, que es remake de "Los siete samurais" que también he de ver. Leches, a este paso si hubiera más remakes de remakes tendría para el resto de mi vida.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

La tribuna de Amanda: Friday night lights

En 1990 Buzz Bissinger escribió un libro llamado Friday Night Lights: A Town, a Team, and a Dream, aparentemente era un libro sobre el deporte rey en Estados Unidos, el fútbol americano, pero sólo hace faltar leer las primeras páginas para comprobar que FNL es mucho más que una simple novela.
En 2004 la película fue adaptada al cine con nombre homónimo pero pasó con más pena que gloria y fue en 2006 cuando la NBC compró los derechos y decidió hacer una serie. Realmente es una de las series más infravaloradas de la televisión, aún contando con varios premios Emmy incluidos el de Mejor Actor Principal para Kyle Chandler y el de Mejor guión a Jason Katims, pero si algo tiene Friday Night Lights es un público tan fiel que consiguió que la serie no fuese cancelada pese a la baja audiencia y gracias a ello pudo poner la guinda final en la quinta temporada con uno de los finales más emotivos y redondos que se recuerdan en la televisión.
La serie tiene una producción de lo más diferente ya que está rodada con cámara de mano, con varias cámaras a la vez y los actores tienen libertad para improvisar, con ello consiguen una cosa que pocas series han logrado, te hacen sentir parte de ella. El espectador se siente un habitante más de Dillon, vive con ellos, sufre con ellos, se alegra con ellos. Todo esto viene acompañado de una excelente banda sonora en la que no falta la música country del momento, pero sin duda el sello musical por excelencia lo aporta Explosions in The Sky, banda instrumental de Texas que consiguieron que la música fuese tan envolvente que se convirtió en un personaje más.
Está claro que aún con todo lo mencionado anteriormente hay algo que va más allá de todo eso, ¿qué es lo que cautiva al espectador? Sin duda alguna: el realismo. FNL no pretende ser una serie sobre triunfadores y personas que logran sus sueños pese a todas las adversidades. Esta serie es mucho más que esto, es un retrato totalmente franco de la otra cara del sueño americano. Esta América está acomplejada, estancada y deprimida, pero esta es la América real, la que se muestra sin ningún tapujo. Mucha gente dice que la serie es un estado anímico y este se podría resumir en una palabra: Melancolía.
Son muchas las series que nos muestran personajes exitosos, con carisma y que consiguen lo que se proponen, también los hay en FNL pero así mismo hay un gran número de personajes a los que la vida les tiene preparado un futuro diferente al que esperaban, que tienen que reinventarse y superarse. No por eso el éxito es menor, pero parece que este tipo de personas no tiene cabida en el “sueño americano”.
Parece que no es casualidad el hecho de que todo esto tenga lugar en Texas. La mayoría de europeos tienen una idea muy utópica sobre Estados Unidos y parece que a veces la gente olvide que un país con tal extensión geográfica no puede ser todo tan similar.
Texas es uno de los estados más al sur, es el segundo estado más grande del país y delimita al sur con Mexico. Austin, su capital, cuenta con una población de casi un millón de personas y tanto Houston como Dallas la superan en casi un millón de habitantes más, pero el resto del estado es básicamente rural.
Es un estado que ha tenido una gran explosión industrial durante el último siglo pero también sigue siendo muy ganadero. El estilo de vida de los habitantes de las zonas más rurales queda perfectamente reflejado en la serie. Da la sensación de que el gran sueño americano no ha acabado de estar de su lado, parece que en ciertas ocasiones reina el derrotismo en ellos, pero también se muestran tal y como son. Le dan una gran importancia a la familia, también la religión está muy presente en sus vidas y es algo que la serie sabe captar a la perfección.
¿Pero cómo puede ser que este tipo de sociedad llame la atención y despierte el interés de espectador? Básicamente porque le permite empatizar con ellos, nos hace conectar con las emociones de sus habitantes hasta el punto que sufrimos con sus fracasos y nos alegramos de sus éxitos como si de propios se tratase, porque la frase más repetida de la serie cobra todo el sentido cuando nos sumergimos en Dillon…


Clear Eyes, full hearts… Can’t lose.

Podéis seguir a Amanda en:
@Misss_Hopeless

sábado, 24 de septiembre de 2016

Juego de armas y de humor a la medida de Jonah Hill

El género de comedia es tan personal que a cada cual nos hacen gracia unas cosa y otras no las soportamos y yo, aunque pueda echarme unas risas con ellas, no soporto las comedias estilo "caca, culo, pedo, pis" que solían ser las típicas de Jonah Hill en sus principios y que hicieron famoso al director de este film que analizamos hoy, Todd Phillips, como es la trilogía de Resacón en Las Vegas, de la cual podéis leer crítica en el link.
Quizá porque la historia de esta cinta se basa en hechos reales, los cuales demuestran que hasta la realidad más absurda supera a la ficción que pueda crear la mente más desequilibrada, tenemos un humor muy bestia pero en el que no caben tantas chorradas sexuales vistas ya un millón de veces y los chistes facilones. Lo que si cabe es un papel hecho, cual traje a medida, para Jonah Hill, quien vuelve a hacer un ejercicio de interpretación sublime, en este registro que domina, tal y como ya lo hizo en "El Lobo de Wall Street". 
Por si ver a Hill desfasando a tope, con esa risita que te desquicia a la vez que es perfecta para el personaje, os parece poco, nos encontramos con un Miles Teller que le da una réplica perfecta, demostrando que de los actores de las nuevas generaciones es de lo más versátil y capaz que nos podemos encontrar. Lo mismo hace cine comercial de dudosa calidad, hay que ganarse el pan, que lo borda en films que se convierten en obras de culto instantáneas como Whiplash. Ojito a este chico para la próxima década. Como curiosidad tenemos por ahí, haciendo un buen papel como secundaria, a nuestra compatriota Ana de Armas que sabía que me sonaba de algo toda la película pero que no la reconocí hasta que vi la ficha en FilmAffinity.
Un muy buen ritmo narrativo, una banda sonora, a base de canciones muy conocidas, perfectamente escogida en cada momento de este largometraje de dos horas que no se te hace largo para nada, siempre y cuando te guste el tipo de humor muy negro, mezclado con drama, en el que sus protagonistas, sobre todo Jonah, se mueven como peces en el agua. Yo la disfruté como un enano. Perfecta para ver lo esperpéntico que es el mundo en que vivimos y sobre todo un país como EEUU, primera potencia mundial, donde cualquiera puede ganarse la vida a costa del contribuyente y quedar impune o casi.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

La señal, entretenida propuesta de ciencia ficción de bajo presupuesto

Desde que hace ya meses me decidí a contratar Netflix, muchas han sido las series y películas que he visto gracias a ellos y en el caso de las últimas, suelo tirar más por escoger esas producciones de bajo coste que suelen llegar todos los meses, unas propias del canal y otras no, en los géneros de terror y ciencia ficción que tanto me gustan y entretienen. Hacer eso es un arma de doble filo, porque igual te encuentras truñacos como "Creep", que descubres pequeñas joyas como esta de la que os vengo a hablar hoy.
Ser original, y exigir que se sea original en estos tiempos, es algo casi utópico pero si es verdad que estas cintas que gozan de pocos fondos intentan cuando menos desmarcarse de la mayoría a lo largo de su guión y William Eubank y su equipo de guionistas lo consiguen en diversos tramos de este film de metraje escaso, para lo que estamos acostumbrados, pero idóneo para que la historia no se les vaya de las manos o que canse al espectador. 
Sí, "La señal" es una cinta que podría cansar al espectador pues, a pesar de tener acción y no dar un respiro; a pesar de contar con escenas sumamente espectaculares, casi al estilo Michael Bay pero enterándote de lo que pasa en pantalla, no es una película frenética. Al contrario, habrá ratos en que de tan pausada, parece que no está sucediendo nada pero en realidad todos los detalles son relevantes.
Como ocurre habitualmente, el grueso del reparto, lo cual no hace referencia a Laurence Fishburne, el único fácilmente reconocible,  nos será desconocido y está formado por actores jóvenes que no sé si llegarán algún día lejos pero que aquí cumplen sobradamente. También está por ahí Olivia Cooke a la que los seriéfilos reconocerán fácilmente si han visto "Bates Motel"por ejemplo.
Si os sentáis a verla conscientes de que no es una superproducción basada solo en fuegos de artificio y prestáis atención a la pantalla creo que no os decepcionará a los amantes del género. La verdad es que creo que la historia habría dado para serie, por qué no en Netflix, y que supera en mucho a algunas de las películas de inicio de superhéroes que hemos visto en la última década, incluso podría casi decirse que es una historia sobre eso, pero para entenderlo tendréis que verla. 

lunes, 19 de septiembre de 2016

Immortals, desearás matarlos con tus propias manos

Como hace ya tantos años que las ideas en Hollywood escasean, en 2011 decidieron que, como lo de la secuela de 300 no llegaba tenían que sacarle partido al tema y así llegaron a la conclusión de que lo mejor era hacer una especie de spin-off sobre los "Inmortales" que salían en aquella, aunque, si he de ser sincero teniendo en cuenta el poco protagonismo que tienen esos seres aquí no termino de comprender si el título de la cinta va por ellos o por eso de que las gestas de los protagonistas les harán inmortales de cara a la posteridad.
Para que parezca que el guión está currado los primeros segundos nos muestran diálogos en lo que imagino es griego pero ya se empieza a notar que el croma va a ser mucho más patente que en su predecesora y que lo mismo vemos trabajo de vestuario muy logrado, que nos presentan a los dioses del Olimpo como una versión cutre, muy cutre, de la gala drag queen de Las Palmas con unas vestimentas que parecen hechas de oro del que cagó el moro.
Evidentemente la película es entretenida y tiene alguna batalla que otra destacable y más sangre digital en pantalla que un temporada entera de "The walking dead" pero eso no puede ocultar un guión más simple que el mecanismo de un chupete y con menos épica en la mayoría de los discursos grandilocuentes que la posterior "300 el origen de un imperio". Y por cierto, el mal uso y abuso del slow motion no da más épica, simplemente te permite ver mejor cómo se cercena un brazo o se revienta una cabeza.
Del reparto me quedo con Mickey Rourke, que a pesar de perder mucho cuando se pone el yelmo ese, hecho con la pinza del último cangrejo gigante que se comió, es quien meejor encaja con su papel porque Cavill, más allá de lucir ese cuerpazo serrano que tiene no deja de ser otro héroe de acción más.
Divertida para una noche de sábado y seguro que más en compañía de amigos y bebida para echarse más risas de las que ya me eché yo solo el otro día. Por lo demás anecdótica.

viernes, 16 de septiembre de 2016

No respires, o si, porque total...

Cada año hay unas cuantas decenas de películas que son la más terrorífica del siglo, de todos los tiempos, del año en curso, etcétera y casi siempre me quedo con la misma sensación después de verlas; sean mejores o peores siempre siguen siendo una más y repeticiones de lo ya visto con algún detallito que intenta diferenciarlas.
A este nuevo intento de conseguirlo en forma de "home invasion", lo que aquí llamaríamos allanamiento de morada, que nos trae el director uruguayo Fede Álvarez, cuyo remake de Posesión infernal me convenció y mucho, le ha vuelto a pasar lo que a la mayoría. 
Es de agradecer que no se recreen en alargar el principio de la trama, contándonos un montón de chorradas de los chavales que luego hacen que muchas cosas vayan atropelladas el resto del tiempo que dura la cinta, en un subgénero que suele contar con metrajes más bien cortos. También es destacable la tensión que ayuda a crear el gran Roque Baños con su banda sonora y la actuación de un Stephen Lang que, en su rol de invidente con sorpresas por enseñar, consigue ponernos la piel de gallina en unas cuantas ocasiones.
Entonces, ¿estamos ante una de las sorpresas del año? ¿Es esta película digna de ser destacada dentro del género de terror en general y en su subgénero en particular?
La respuesta, mi respuesta, contundente es no. Para empezar porque todo el tema de la ceguera y la respiración están mucho menos aprovechadas de lo que cabría esperar; hay momentos en que los jóvenes se mueven por la casa como si nada y otros en que el personaje de Lang parece Daredevil. Algunas de estas cosas podría dejarlas pasar pero es que el guión va teniendo una caída libre bestial que le hace, no solo caer en clichés miles de veces repetidos sino que incluso tiene un par de  sucesos, momento ventana especialmente, con fallos ridículos de guión para una obra de este calibre, en los que parecen creer que como espectadores somos tan tontos o nos tienen tan inmersos en la historia que no nos vamos a dar cuenta.
Las motivaciones del dueño de la casa y algunas de las cosas sin sentido y sin lógica alguna que lleva a cabo dentro de ella y un final que se alarga en exceso, muy pero que muy en exceso para no quedarse en una historia de poco más de sesenta minutos, con finales dentro de otros finales, lastran esta producción desde mi punto de vista hasta el extremo de resultarme muy normalita o totalmente olvidable. Igual he visto ya tanto cine de este tipo que soy aun más crítico a la hora de buscar los errores y no me vale con que me creen un poco de tensión cada tantos minutos para quedar satisfecho.
Lo que si os digo es que yo de mayor quiero tener un cuerpo como el de Stephen Lang con esa edad, vaya trabajazo de gimnasio se ha debido pegar el hombre.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Con Faldas y a lo Loco, perfecta para la entrada 600

"Cariño, ve pensando una peli, un clásico para la entrada 600 del blog." Con estas "instrucciones " de mi querido motelero se dispuso mi cabeza a trabajar para que la película elegida fuera especial, como especial es haber llegado a 600 entradas. Tenía claro que tenía que ser una comedia y no podía ser otra que Con Faldas y a lo Loco. Estoy segura de que no hay amante del género que no "idolatre" esta cinta. El maravilloso trío protagonista creo que no tiene parangón dentro de la época dorada de Hollywood. Jack Lemmon y Tony Curtis están magníficos en su papel de músicos que huyendo de una redada en un tugurio en el que el "café" fluye de manera descontrolada en un país en el que impera la ley seca, son testigos de un tiroteo por parte de una banda mafiosa. Al ser descubiertos huyen disfrazados de mujer como músicos en una banda femenina. Esa imagen de Josephine/Curtis y Daphe/Lemmon no tiene precio. Y eso sin hablar de la bellísima y exhuberante Marilyn Monroe, que deja a más de uno sin aliento con una figura llena de curvas que quita el hipo. (Sí, ya sé que te encantan sus curvas querido, pero ¡respira!). Eso es una mujer y no muchas de las escuálidas que esta sociedad absurda nos quiere imponer como cánones de belleza.
Billy Wilder el director, nos trae una de las comedias más divertidas llena de diálogos ingeniosos y situaciones tan cómicas que no os la podéis perder, nuestros protagonistas caminando en tacones, la fiesta en el tren, y los hombres que pretenden a nuestras "protagonistas" son incomparables dentro del cine de humor blanco y sin zafiedades. Ganadora de un Oscar al Mejor Vestuario, es una cinta merecedora de más de un visionado.
Espero querido que mi elección haya sido de tu agrado, y que no solo te hayas reído sino que hayas disfrutado de ese regalo para la vista que es Marilyn.
Como siempre cielo, tu elección fue inmejorable y siempre es agradable ver a Marilyn con todas esas curvas, aunque más agradable aun es la realidad que yo puedo ver de vez en cuando. Hay que decir que hoy es casi imposible ver a una actriz comerse así la pantalla con vestidos así de ajustados y que al ponerse de perfil se le note que incluso tiene esa curvita en la tripa que hoy molesta tanto pero que a mi, personalmente me gusta más que esos vientres exageradamente planos que tan de moda están.
La historia puede no sorprender a muchos en estos tiempos, pero travestir a dos de los mejores y más conocidos actores del momento como eran Lemmon y Curtis y tener incluso un par de escenas donde de manera más o menos explícita se trata el tema "LGTB" ya la hacen muy arriesgada tanto en guión como en ejecución.
La cuestión es que, a diferencia de muchas comedias actuales, no estamos ante la típica sucesión de gags que en el fondo no nos cuentan nada, sino que aquí todo tiene sentido para llevarnos de la mano por una trama de enredos en la que la química del trío protagonista y la mano de Wilder en la dirección la encumbran a la categoría de obra cumbre del género, del cine y en una de esas cintas imprescindibles en la lista de "vistas" de cualquier cinéfilo que se precie.
Como dicen en la última y conocidísima escena, nadie es perfecto. Lo que si puedes encontrar es a esa persona que es perfecta para ti y con ello basta. Esperamos seguir con vosotros al menos cien entradas más.