miércoles, 2 de diciembre de 2015

La loca historia de las Galaxias, una crítica de Ricardo Delgado

Aprovechando que esta semana el gran anfitrión de este blog se está dedicando a analizar la saga Star Wars, he querido poner mi granito de arena con la que posiblemente haya sido la mejor parodia de esa mítica saga recordando una película magnífica: La loca historia de las Galaxias (Spaceballs).
Para situarnos correctamente, hay que decir que esta película se estrenó el año 1987, pasada ya la cresta de la ola de las pelis originales, cuya tercera parte se estrenó 4 años antes. También hay que recordar que el mundo del cine de comedia estaba inmerso en una serie de cintas de humor absurdo (como Aterriza como puedas, Top Secret y muchas otras más) en las que Spaceballs destaca por su originalidad. Aunque también es cierto que personalmente no me parece de las mejores.
El filme nos cuenta la historia de la princesa Vespa, que huye de su planeta, el planeta Druidia, junto a su fiel androide Dot justo antes de casarse con el Príncipe Valium. Lo que no sabe es que justo en ese momento, Casco Oscuro tiene el encargo del Presidente del planeta Spaceball de secuestrarla para conseguir aire limpio, sin el que su planeta morirá. El padre de la princesa contrata al joven y descarriado Lone Starr y a su compañero mitad hombre mitad perro Vomito Barf para protegerla a cambio del dinero necesario para pagar la deuda de Pizza el Hut. No sin antes aprender a manejar el inmenso poder de la “Suerte” que le enseñará el maestro Yogurt. Genial de principio a fin, sin un momento de descanso entre gag y gag, unos mejores y otros peores, pero casi todos brillantes como no podía ser menos de una peli escrita y dirigida por el mítico Mel Brooks, uno de los mejores directores de cine humorístico de la historia de finales del S.XX con títulos como El jovencito Frankenstein, Superagente 86 o Los productores.
El reparto está encabezado por Bill Pullman, Daphne Zunhiga, Rick Moranis y el propio Brooks (que hace dos papeles: el de presidente del planeta Spaceball y el de maestro Yogurt), pero también cuenta con actores como John Candy, George Wyner, John Hurt o Joan Rivers. También es verdad que cualquier atisbo de centrarse en los actores queda en un segundo plano en este tipo de películas, puesto que lo importante es el guion y las situaciones que se van sucediendo. Escenas que han pasado a la historia del cine como la de los peines en el desierto, la velocidad absurda o el megacasco de Moranis no tienen precio las haga quien las haga. Si a esto le sumas la constante aparición de merchandising de la propia peli, las constantes referencias a otras pelis como Star Trek, Rambo, Alien o Transformers hacen que sea muy difícil que no te vaya a sacar alguna carcajada, aunque sea un poco.
Sólo destacar un par de detalles más. La banda sonora está compuesta por Brooks, pero con la inestimable colaboración de un jovencito Jon Bon Jovi, y los dos hicieron un trabajo genial que va acompañando a la película brillantemente, aunque no sea la más trascendental de la historia, como es evidente. El segundo es que después de que en 2008 se estrenara la serie de animación Star Wars: The Clone Wars, a Mel Brooks se le ocurrió sacar una serie animada de esta película en la que volvieron a aparecer actores como Zunhiga, Moranis o el propio Brooks interpretando los mismos papeles, pero tambén haciendo parodias de cintas actuales de éxito como Harry Potter o Terminator.
Ya para acabar, decir que echo mucho de menos este tipo de películas que conjugaban la sencillez más absurda con el buen humor. Personalmente creo que a veces se intentan hacer comedias demasiado elaboradas y como tipo absurdo que soy no necesito mucho para que me hagan reír. Y creo que como yo mucha gente, por eso creo que cintas como Ocho apellidos vascos/catalanes en las que el humor es sencillo y lleno de tópicos tienen tanto éxito. Como siempre os digo, si ya la habéis visto (si tienes más de 30 años es difícil que no te suene aunque sea un poco) creo que podría ser una opción revisionarla, pondrás una sonrisa en tu vida. Y si no la habéis visto…ya estáis tardando. Hasta otra!!!

2 comentarios:

  1. Genial entrada. Lo que me he reído, me río y reiré con esta película.
    Como bien dices, a veces es muy fácil hacer reir al personal, solo hay que dar con la tecla adecuada.
    @Ociopalabras

    ResponderEliminar
  2. Curiosamente hace poco leí otra crítica donde hablaban de ella. Hasta entonces no sabía de su existencia, y la verdad es que no soy muy afín a este tipo de películas, pero sabiendo ahora que es del director de El jovencito Frankenstein me planteo verla, ya que esta me gustó mucho. ¡Buena entrada!

    ResponderEliminar