martes, 6 de octubre de 2015

La jungla: Un buen día para morir, si te cortas las venas o no después de verla es cosa tuya

Ojeando la filmografía de John Moore, con un inicio interesante, "Tras la línea enemiga" y el remake de "El vuelo del Fénix", entiendes rápidamente que haya hecho esta broma de mal gusto que ni siquiera merece llevar la palabra jungla en el título. Se ve que entrenó con Max Payne, que es mucho peor que esta, para conseguir llevar franquicias, ya sea de cine o videojuegos, a una generalización que lo mismo se podía haber llamado de cualquier otro modo y habría funcionado mucho mejor.
Si lo miramos desde fuera con un poco de objetividad, como película de acción, esta última entrega de la saga de McClane no está mal y es entretenida; toda la parte de la persecución en camión por en medio de la ciudad y arrasando con todo lo que se cruzaba en su camino está muy bien rodada y ejecutada pero claro, que un film entretenga es lo mínimo que se puede esperar en un caso como este.
El auténtico problema llega cuando te das cuenta que eso es todo, algo de entretenimiento y una serie inacabable de chascarrillos paterno filiales que, no vamos a mentir, a veces tiene su gracia, pero que da un poco de penita siendo lo que ha sido Willis cuando encarna a este personaje; incluso me atrevería a decir que se le ve cansado del tema y que cumple lo justo para que de vez en cuando reconozcamos al McClane de la trilogía original pero sin llegar a entusiasmarnos en ningún momento.
Lo de recurrir a los rusos es otra cosa que huele un poquito, supongo que ya necesitaban sacar a nuestro héroe de los EEUU para que paseara su cinismo y mala baba por otros parajes, acompañado en esta ocasión —parece que después de la tercera se hacía necesario que repetir esa fórmula que tan bien funcionó— por su hijo, interpretado por un Jai Courtney que seguramente tocó techo con este papel casi co-protagonista puesto que luego ha quedado para aparecer de cachas "chulo playa" o molón según corresponda. Es curioso que actores como este consigan meter la cabeza en sagas como esta o "Terminator" cuando se les nota a la legua que tienen cero carisma a pesar de que en las escenas de acción den la talla.
De nuevo nos volvemos a encontrar con que el enemigo principal es bastante patético y sus esbirros tres cuartos de lo mismo y para mi eso siempre es algo que juega a favor en cintas cuya calidad hace aguas, porque un buen "Némesis" puede ocultar muchos fallos si consigue que su presencia imponga el respeto necesario.
Espectacular y muy videoclipera según avanza, es posible que si no hubiera tenido nada que ver con esta serie de films se pudiera ser un poco más permisivo y ver el lado bueno, pero parece que McClane ya muestra síntomas de fatiga y la solución no es buscarle nuevos destinos que visitar sino dejarlo descansar en lugar de seguir enterrándolo de esta manera.
Nota: 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario