sábado, 19 de septiembre de 2015

Sinister, esas pelis con las que necesitas tener el aseo cerca

La noche que vi esta película y dije en twitter que lo había pasado muy mal con ella, fueron varios los que entraron al trapo para decir más o menos lo mismo y la conversación derivó hacia una confesión personal mía: soy un cagueta. Si amigos, soy muy miedoso en lo que al mundo del celuloide se refiere, con los libros ya no consigo tener esa desazón, ese come-come al subir las escaleras del portal solo después de haber ido al cine a ver "Sesión 9" por ejemplo o cuando has de ir a una zona de la casa que no tiene luz.
Pues bien, hacía muchísimo que no pasaba tan mal/buen rato como con esta pequeña historia de Scott Derrickson, director y co-guionista, que me aceleraba las pulsaciones, me hacía tener ganas de apartar la mirada y me ponía un mal cuerpo que "pa" qué.
Es ese mal rollo que se va apoderando de ti poco a poco, según van pasando los minutos y eso no es algo que se consiga gracias a los golpes de sonido típicos o los pantallazos, que los hay; tampoco es la parte sobrenatural o inexplicable del tema, que también lo hay; no, no es eso. Lo que hace que "Sinister" funcione tan ben, al menos conmigo lo consiguió, es esa forma un tanto sucia de mostrarnos las imágenes que nuestro protagonista, al igual que nosotros, observa con asco y fascinación en la misma medida, acompañada por un apartado sonoro, tanto efectos como la partitura de Christopher Young, que nos recordarán a los mejores trabajos llegados de Japón y otros países asiáticos, quienes sin duda son los maestros en lo que a ambientación visual y sonora se refiere en el género, incluso en los videojuegos. En serio, si en ningún momento del visionado lo pasasteis mal a causa de la música me quito el sombrero ante vosotros.
Luego tenemos el otro pilar fundamental del que carecen generalmente estas producciones, es decir, un actor que no solo da renombre al proyecto sino que se lo toma en serio de vedad y da lo mejor de si mismo dentro de las posibilidades de su personaje. Ethan Hawke es una de mis muchas debilidades cinéfilas y, si me pongo a pensar, no recuerdo ninguna cinta que haya visto en la que aparezca él y que pueda decir que su trabajo me haya decepcionado. Evidentemente esta vez no ha sido la excepción y no me cabe duda de que sin su presencia el film habría perdido gran parte de su fuerza. Del resto del reparto, que está correcto en términos generales, destacar el cameo de Vincent D'Onofrio en un papelito que le va como anillo al dedo.
No os voy a vender "Sinister" como el no va más del cine de terror, ni como algo novedoso porque casi todo está ya muy visto; no así la forma de contarnos determinadas cosas que utiliza Derrickson, que huye de lo efectista para que todo se vea muy real hasta que no queda más remedio que tomar el camino de lo fantástico. De lo que he visto en los últimos años me ha parecido de lo mejorcito aunque más que miedo en sí, lo que vais a sentir es agobio, constante y apabullante, sobre todo si la veis solos y con las luces apagadas.
Nota: 6

4 comentarios:

  1. Yo también me hice "caquita" viéndola jaja Buena crítica ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel,
      jajajaja, si, es que hay que reconocer que saben como meterte el canguelo en el cuerpo en esta película y sin tirar de demasiados efectismos. Recomendable para amantes del terror a pesar de que original no es.

      Eliminar
  2. Desgraciadamente, hace mucho, muchísimo tiempo que una película de "terror" no me hace sentir incomodo. Ni mientras la veo ni después.
    Esta no es una excepción. De hecho, tardé en olvidarla el mismo tiempo que tiene de duración.

    @Ociopalabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Alex,
      pues si ni siquiera el apartado sonoro de esta te mete algo de mal rollo en el cuerpo, teniendo en cuenta que la mayoría ni eso cuidan, no me extraña que le metas los palos que le metes a la mayoría de las que ves del género jajaja.
      Yo no he llegado a ese extremo de que nada me afecte la verdad.

      Eliminar