martes, 29 de septiembre de 2015

El invitado, Ryan Reynolds consigue ser un buen anfitrión

En la última década hay dos hombres que se han convertido en el paradigma del cine de acción que trata de recuperar el espíritu de aquellos thrillers donde todo era un no parar en el que descubrir lo que pasaba no era tan importante como saber hasta dónde era capaz de llegar nuestro protagonista para dar su merecido a quien corresponda. Uno de esos actores es Liam Neeson y el otro, que hoy nos ocupa, es Denzel Washington.
En esta orgía de persecuciones y peleas a guantazo limpio, Washington compartirá el protagonismo con un Ryan Reynolds que está a la altura de las circunstancias, construyendo al típico don nadie que se ve obligado por las circunstancias a convertirse en el personaje al que más decisiones importantes se le plantean a lo largo de la trama y que además ha de tomar un camino u otro en segundos mientras las balas silban sobre su cabeza.
Es en ese sentido donde la cinta destaca sobre muchas otras del mismo estilo; todo se ve muy realista, como viéramos en su día en la trilogía de Bourne; los golpes te duelen hasta a ti solo de verlos, los disparos hacen pupita de verdad y nadie es tan bueno ni tan malo como parecen a simple vista, aunque eso estando las agencias secretas yanquis por medio no es algo que sorprenda mucho.
Tampoco vamos a decir que el guión sorprenda mucho, con unos giros a los que estamos ya más que acostumbrados pero eso se compensa con unas buenas actuaciones, incluyendo a secundarios como Brendan Gleeson y Vera Farmiga —una actriz por la que siento especial debilidad después de disfrutarla en Bates Motel— y con una dirección de Daniel Espinosa que sabe perfectamente qué y cómo quiere dar al público esa adrenalina que es una constante a lo largo de las casi dos horas de duración. En este último aspecto ayuda y mucho el saber hacer de Ramin Djawadi que a caballo entre el cine y la televisión se ha convertido en uno de los compositores más versátiles e interesantes de cara a futuro que podemos disfrutar en el panorama actual.
Es agradable y muy satisfactorio encontrarse con thrillers como este de vez en cuando, que recuerdan a la vieja escuela y que sin grandes artificios entretienen y te mantienen con ganas de saber cómo acabará todo aunque estén lejos de los grandes. No acabará ocupando un lugar de honor en tu videoteca, ni siquiera en tu memoria pero si eres fan de la acción y el suspense, de las conspiraciones, de Reynolds o de Denzel la disfrutarás.
Nota: 6

2 comentarios:

  1. Pues me ha llamado la atención, a veces apetece ver algo ligero de acción que no te haga romperte la cabeza pero te mantenga entretenido, apuntada queda.
    @tododesdemisofa
    www.tododesdemisofa.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Óscar,
      la verdad es que a mi me pareció muy entretenida, es ideal para pasar un buen rato y seguir a por la siguiente.

      Eliminar