martes, 18 de agosto de 2015

Posesión infernal (Evil Dead), remake más que decente pero ya no me asusto como cuando era un crío

Retocando un poco el punto de partida, nos encontramos con un calco a la película de 1981 de Sam Raimi, pero hecha con un mimo y un cuidado que es muy difícil de ver en remakes. Cierto es que aquí se abandona el tono humorístico de la primera y que todo es mucho más oscuro, violento y brutal pero, mientras que la original, que vi siendo un chaval, me acojonaba vivo —cuando tienes esas edades no le ves la gracia a ese ser que tienen encerrado— esta me tuvo en tensión en algunos momentos pero me pareció una más de esas cintas que te dan algún susto que otro y que recurren realmente más al gore, que asquea, que a un terror de ese que se te mete de verdad dentro.
Leyendo un poco sobre ella, toda esa parte de violencia y casquería tiene un tremendo mérito, porque no recurrieron a los "CGI", esos efectos digitales que abaratan costes pero que cantan tanto en series como "Spartacus" o "The Walking Dead", donde notas a la legua que no hay prácticamente ninguna herida que se haga a la vieja usanza.
Roque Baños, a la batuta, y Fede Álvarez a la dirección serán los que consigan que, a poco que te asustes con facilidad, pases un muy buen, mal rato viendo este film y demuestran una vez más que la gente del cine español e hispanoamericano sabe hacer de todo, si se les deja y si se confía en ellos. En concreto, Raimi dejó esta revisión de su obra magna a un joven realizador con solo dos cortos destacables en su haber antes de rodar "Posesión infernal" y los resultados son muy satisfactorios. Vamos, que el que arriesga puede ganar o no, pero lo que es seguro es que si no se arriesga no se gana.
El elenco de actores está correcto y cumplen de sobra con su función de servir de carnaza para ese ser al que invocan tan estúpidamente como se suele hacer en casi todas estas historias. Generalmente en este tipo de cine es difícil destacar nada en este sentido porque al final todo se convierte en gritos, sangre y grotescos maquillajes que son los que dan fuerza al conjunto más que las capacidades interpretativas del casting. No obstante lo que es innegable es que estos productos del género de terror suelen servir de cantera para el mundo del celuloide para descubrir a futuras estrellas.
Creo que este es un remake tremendamente recomendable para quienes disfrutaron de la trilogía original o para aquellos que buscan "Slashers" que no den vergüenza ajena; sin embargo, opino que a quienes estén acostumbrados al género les asustará muy poco o nada y les sorprenderá aun menos, a los que paséis mucho canguelo visionando estas películas, mejor acompañados y con la luz encendida.
Nota: 6

4 comentarios:

  1. Bastante de acuerdo, correcta pero sin el carisma de la trilogía original por mucho Groovy post creditos que haya, la música de Roque Baños me entusiasmó eso si, como curiosidad oí que en EEUU había cierto polémica porque si te paras a pensarlo en el fondo la heroina es una drogadicta y allí con todo el rollo de la corrección política como que no gustó.
    Buen trabajo compañero.
    www.tododesdemisofa.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Óscar,
      pues es que es eso, esta es una buena película de terror, lo de asustar hoy en día es casi imposible, y como remake no da vergüenza pero le falta algo, lo notas todo el tiempo.
      Si esta generó polémica prefiero ni pensar lo que debió ser "The Faculty".

      Eliminar
  2. Pues la verdad le tenía bastante miedo poruqe la original me parece muy buena y con los ultimos remakes que me he echado al cuerpo me he lucido.
    Pero viendo tu crítica y la nota que le das, me da un poco más de confianza y tal vez le de una oportunidad.

    @Ociopalabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alex,
      como remake es más que digno, eso te lo aseguro, lo que pasa es que a día de hoy, en los demás aspectos no deja de ser una más de tantas.

      Eliminar