miércoles, 29 de julio de 2015

Tucker & Dale contra el mal y contra la tristeza

Pocas veces he visto alguien dar tanto la brasa con una película como a mi querido @BarrySpawn88 con esta comedia de terror —tenéis un vídeo del amigo Barry al final de la entrada hablando de la peli—, así que en su día me hice con ella y la visioné. ¿Le damos a nuestro amigo palo o zanahoria después de haberla visto?
No es fácil debutar en el cine como director y arriesgar pero es indudable que, sin haber inventado la pólvora, Eli Craig arriesgó y mucho con esta atípica historia. Y si digo que tomó sus riesgos es porque lo fácil habría sido tirar por el camino del slasher básico en el que unos jóvenes mueren a manos de uno o varios desequilibrados; en lugar de eso, le dio una vuelta de tuerca al asunto y convirtió en humor cosas que de otro modo habrían sido más de lo mismo pero que, con ese toque, logran que la cinta tenga un sabor especial.
El guión en si no es nada del otro mundo pero tampoco intentan hacernos reír al estilo de "Scary movie" o similares, sino con una socarronería y una ironía que son muy de agradecer y que funciona de principio a fin.
Es indudable que nos vamos a encontrar con muchos de los elementos presentes en el género de terror y de los slashers en particular: un bosque, una cabaña, unos chavales bastante insoportables y unos pueblerinos que esconden muchas sorpresas. Craig y su equipo cogen todo eso y lo meten en una coctelera con unas pocas cucharadas de absurdeces que al agitarse se mezclan de una manera que pocas veces veréis cuando se realizan esta clase de experimentos, porque aquí la cosa sale muy bien.
He de reconocer que lo pasé muy bien viéndola y que hay unos cuantos momentos que me resultaron tremendamente hilarantes pero tiene el problema, para mi, de haber visto ya tantas veces estas situaciones que pese a lo paródico de muchas escenas al final es lo mismo de siempre y eso le impide ser extraordinaria, vuelvo a repetir, desde mi punto de vista.
Me gusta mucho el cine de terror pero no soy un fan incondicional de los slasher y tiendo más a buscar el miedo que viene de lo psicológico que de la sangre y las muertes poco creíbles que suelen presentarnos en estas producciones para impactarnos. Para alguien que adore este subgénero que han hecho grande sagas como "Viernes 13", "La matanza de Texas", Tucker y Dale seguramente ocuparan un altar dentro de su Olimpo del horror. Para mi ha sido una muy agradable sorpresa y una notable película que como ópera prima que es tiene aun más mérito.
Al final resulta que la peli y mi querido Barry se llevan una zanahoria, ya sacaremos el palo en otra ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario