domingo, 7 de junio de 2015

Poltergeist versión 2.0, los peligros de tener un cerdicornio...

Las películas de temática paranormal han tenido un resurgir en los últimos años con la saga "Paranormal Activity", "Insidious" y "Expediente Warren" entre muchas otras, que sea a base de espíritus, posesiones o muñecas diabólicas es algo secundario. Es un cine efectista, de coste reducido y que genera buenos réditos en taquilla porque somos muchos a los que nos gusta eso de pasar miedo en la butaca. Así las cosas alguien pensó que, ya que en algunos casos les copiaban hasta cierto punto, por qué no coger y hacer un nuevo remake de un clásico del cine de terror como ya se hizo no hace mucho con "Carrie". Esta vez la elegida fue "Poltergeist".
Que se trata de uno de tantos sacacuartos era algo que ya sabíamos todos, máxime viendo que se ha escogido a un director, Gil Kenan, al que conocemos en el Motel por una más que correcta película de terror/animación como es Monster House, pero que entre medias solo ha dirigido "City of Ember", y de eso hace nada menos que siete años. Así las cosas, si el tema le salía bien, se metía de cabeza en el mundo del celuloide de nuevo como el que fue capaz de actualizar un mito del cine fantástico y de terror, y si no pues tampoco pasaba nada.
El problema es que buscando esa actualización se han tomado decisiones como cambiar a la medium de la trilogía original por una especie de mezcla entre Tristanbraker y los "Ghostfacers" de la serie "Sobrenatural", que, junto con muchas otras situaciones de la película causan más hilaridad que otra cosa e incluso llega a dar vergüenza ajena acerca del guión que evidentemente pasó a segundo plano en favor del uso de las nuevas tecnologías —lo del dron manejado desde una tablet con mejor alcance o cobertura entre dimensiones que la que tiene tu wifi de una habitación a otra es para descojonarse un rato— y del 3D. Que conste que yo vi la película en 2D pero es obvio que toda la representación de ese otro mundo esta ideada para hacernos sentir en medio de todas esas almas o de políticos en busca de votos, que es algo que no me quedó muy claro.
Lo más salvable de todo sea seguramente el reparto, porque los niños no lo hacen mal y además no son de estos que lo que te dan ganas es de darles un bofetón —igual la hermana mayor—, además de que Sam Rockwell consigue salvar el pabellón de los adultos, donde el resto de frikis de la parapsicología, o las interpretaciones de los actores que los encarnan, recuerdan un poco a lo mejor y más granado que suele llevar Iker a "Cuarto Milenio".
Es todo tan sumamente predecible y tan edulcorado en cuanto a cómo se va resolviendo todo, que los pocos momentos en que te hacen pasarlo mal se quedan en nada ante una película que no llega en ambientación a lo que Kenan logró con su cinta de animación que he de decir que asusta a los peques y tiene algunos momentos realmente memorables.
Vamos a tener un poco de todo: sillas voladoras, pelotas que se mueven solas, payasos —los payasos que no falten por favor— y una solución tan física a todo lo que nos van presentando en pantalla y tan poco espiritual y nos quedaremos sin el "Caroline, ve hacia la luz", aunque el "Ya están aquí" no faltará, aunque parece que inquieta menos frente a una pantalla plana de última generación que ante una de aquellas culonas de tubo.
Yo casi no recuerdo la original y a lo mejor esta es clavada en casi todo, pero lo poco que retuvo mi memoria me hace pensar que, para hacer estos remakes, que parecen más mezclas de lo último que hemos visto ya en cine, que de una evolución de lo que se hizo en los ochenta, mejor hagan una "Paranormal activity with a vengeance from Poltergeist" que total, los crossovers están cada vez más de moda.
Nota: 3


4 comentarios:

  1. No es este un género que me guste, soy muy miedosa y estas cosas medan mucho respeto, pero la crítica es maravillosa y eso lo puedo decir independientemente del estilo de película que reseñes. Aunque he de decir que he visto Monster House y sí, pasé miedo qué le voy a hacer jajaja. Me encanta ver el Motel con las habitaciones llenas aunque algunas estén cerradas por el momento. Eres el mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi amor,
      como ya sabes yo veo de todo y Monster House está muy bien hecha, cosa que esta, para nada. Esas habitaciones esperan el día en que la Sra. Purgatorio pueda volver :*

      Eliminar
  2. Yo cometí la heroicidad de ver las dos el mismo día. Y nada que ver... Postergeist es un clásico de terror, la peli antigua se toma sus buenos veinte minutos de sugestión antes de darnos el primer susto, aquí van director al grano sin habernos calentado un poco (no tolero la falta de delicadeza). Incluyen algunas novedades como la diferencia de nivel social, aquí el padre está en paro , en los ochenta eran una familia boyante subida al carro de la especulación urbanística, mientras que en la actual es un pobre trabajador en paro que se compran la casa más barata, lo que en España llamaríamos un piso de banco. Estas diferencias sociales y el abuso de la nanotecnología ponen las pequeñas diferencias en el guión entre ambas pelis pero a nivel narrativo ni las atmósferas, ni las explicaciones espirituales ni la utilización de los planos pueden compararse al efecto sugestivo de aquel poltergeist que fue en realidad una gran metáfora de que el mal venía de dentro de la caja tonta,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos compi,
      yo no he tenido tiempo de ver la original pero es que lo de esta es de traca. Al final te parece menos creíble el uso que dan a la tecnología en la película que el que de verdad pueda existir esa otra dimensión o ese más allá.
      Muchas gracias por leer y comentar :)

      Eliminar