viernes, 12 de junio de 2015

Favula. Sección oficial del Atlántida Film Fest

Cine experimental le llaman, de ese que en los círculos "gafapastiles" causa incluso orgasmos porque cada nueva cinta que llega desde ese lado de la realidad cinematográfica es algo original, novedoso y que solo unos pocos privilegiados pueden entender. Y evidentemente los amantes del cine independiente que se compara con "Melies", u otras de esas lindezas que encontraremos en las descripciones de muchas de la películas, documentales e idas de olla varias que encontraremos en el Atlántida Film Fest, más en su sección Oficial que en la Atlas, debieron tener experiencias orgásmicas, religiosas o incluso ambas al ver "Favula".
Lo primero que os voy a decir es que he entendido lo que me querían contar en este largometraje donde el tiempo pasa tan lento que miras la barra de progreso en el reproductor del festival y piensas, ¿solo llevo veinte minutos? Más o menos a esa altura del visionado es donde, gracias a esa polilla y a su interacción con la chica, es donde comprendes de qué va la historia.
Hace ya años que el tema recurrente sobre el que Raúl Perrone, director y guionista, nos habla aquí está más visto que la raja del culo del fontanero que va a vuestra casa. El adornarlo con metáforas pretenciosas no lo hace original, simplemente lo hace pretencioso y cargante, sumamente cargante. Habréis pensado que cuánto me repito en estas frases pero, tranquilos, es un recurso para enfatizar, igual que hace Perrone usando una y otra vez las mismas escenas, las mismas tomas, para contarnos lo mismo una y otra vez durante cerca de noventa minutos.
Luego está el recurso que podríamos llamar "Twin Peaks" de ponernos a los personajes hablando en "rewind" y subtitulándolo luego, salvo en la primera conversación, que debieron olvidarse o será otro recurso más. Es que no tiene sentido, qué aporta realmente hacer esa mezcla de sonido, porque experimentar no. Cuando algo ya se ha usado hasta la saciedad no hay experimento alguno. Hablando del sonido, la banda sonora es otra cosa que... bueno, no sabes si estás en una discoteca o, como me dijo un amigo cuyo nombre no mencionaré, o escuchando la música de una peli porno. Sé que igual él no se atreve a ponerlo pero supongo que le hará gracia que yo si lo haga aquí.
Estamos ante un producto sumamente anodino, pretencioso y pedante que se adora en festivales seguramente y al que incluso aquellos a quienes no les gusta seguirán diciéndole al director y en sus críticas en Filmaffinity o en revistas de cine independiente que lo ha vuelto a hacer, que ha creado algo que no se veía desde el mencionado "Melies". Este director tiene más de treinta trabajos en su haber con lo cual me cuesta menos aun hacer una crítica al estilo del blog, por mucho que sea un festival lo que se está cubriendo. Salvo por obligación como la que yo mismo me he impuesto o porque cubráis el festival para alguna web o blog, si no podéis ver todos los films de la sección oficial, yo prescindiría de este de todas, todas.
Nota: 3

2 comentarios: