miércoles, 6 de mayo de 2015

El tren de las 3:10 "Por la mañana me colgarán..."

El género del western está más o menos muerto desde hace un par de décadas, con intentos de revivirlo que han tirado más por el humor facilón que por aquellas grandes historias de venganzas, deberes cumplidos y con hombres de verdad y mujeres que eran mucho más de lo que parecían. Vivir en el salvaje oeste no debió ser fácil para nadie. Debido a esa desaparición del género con el que muchos crecimos se ha tirado de remakes cuando se ha querido resucitarlo y esta película es un ejemplo de ello. Como no he visto la original no puedo comparar pero si diré de entrada que, si la calidad de esos "rescates" de cintas antiguas van a tener la calidad de esta de la que hablamos hoy, yo compro sin pensarlo.
Como casi siempre, tendremos al típico forajido, en este caso un no tan estúpido como podríamos esperar, por la brutalidad con la que se emplean Ben Wade/Russell Crowe y sus esbirros, entre los que me encantaría destacar a Charlie Prince/Ben Foster, que encarna a ese pistolero infalible y frío que, aun siendo de los malos del film no deja de tener un cierto atractivo enfermizo para mi.
Sea como sea, lo importante aquí es el gran duelo interpretativo entre Crowe y Christian Bale, interpretando este último a un Dan Evans que es lo contrapuesto, no solo a Wade, sino a la casi totalidad de los personajes masculinos que acaban apareciendo a lo largo del metraje. Es un hombre que cree en hacer lo correcto sea cual sea el precio para él y porque ha de ser ejemplo para sus hijos. algunos, como Ben Wade, le juzgan con ligereza y ven en él a un cobarde en determinados aspectos pero Evans tiene mucho más trasfondo del que parece. En todo casi y sin duda, es una persona a la que preferirás tener de tu parte que en tu contra, como descubriremos en numerosas escenas a lo largo de la película. También encontraremos a un jovencísimo Logan Lerman, al que hace poco veíamos en "Corazones de acero" y que ayuda a transmitir el mensaje de fondo de la película.
No vamos a encontrar una trama excesivamente original, pero es que los "westerns" han tenido de siempre un desarrollo bastante básico y su capacidad para entretener ha estado siempre, a mi parecer, en los personajes que nos presentan y en la duda de cómo acabará cada uno de ellos. Según tengo entendido, la original se basaba más en el frenetismo de tener que llegar antes de la hora señalada para poder coger el tren a "Yuma" pero a mí que el ritmo de esta sea pausado no me ha molestado en ninguno de los dos visionados que llevo ya porque la fuerza del film está precisamente en las conversaciones entre los dos protagonistas y algunos de los secundarios que también tendrán sus momentos estelares.
Una gran banda sonora, nominada al "Oscar", una magnífica ambientación, una caracterización muy adecuada al rol de cada uno de los personajes y unos tiroteos y peleas geniales, donde cualquiera puede resultar herido, y que muestran la dureza o rudeza de aquellos tiempos y aquellos hombres consiguen que sea más que recomendable para todos aquellos que echan de menos este género en nuestras salas y gustan de Bale y Crowe.
Nota: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario