viernes, 13 de marzo de 2015

La mujer de negro. Negra y apagada va la novia.

Es muy difícil quitarse el "Sambenito" de haber sido "Harry Potter" durante tantos años y, aunque quizá ya hubiera hecho más películas aparte de esta, yo es la primera que veo de Radcliffe fuera de Hogwarts y he de decir que solo lo consigue en parte y más aun si la ves doblada, porque, seamos sinceros, o se cambia la entonación un poco, o esa voz es muy poco creíble para un padre de familia viudo en una cinta ambientada a finales del siglo XIX o más bien principios del XX, no lo recuerdo y no he sido capaz de encontrar ninguna referencia al tema.
Es un intento más que evidente, este film, de rescatar ese cine de terror de antaño, basado mucho más en la ambientación y en asustar en base a eso, la música, los efectos de sonido y las sombras que con sangre, que la haya en algún momento aunque muy poca, o escenas enfermizas que dan ganas de echar la pota, porque asustar, lo que se dice asustar, asustan poco.
Quizá "La mujer de negro" no nos asuste demasiado a los que ya estamos curtidos en este género, pero tiene sus momentos y mi madre, con quien la vi en el salón de casa, y mi señora, que estaba al otro lado del "guasap", si que pasaron canguelo, Aurora incluso tuvo que cambiar de canal y no fue capaz de seguir viéndola. A lo que voy con esto es que la película consigue meterte el mal rollito en el cuerpo al menos en determinados momentos y eso a día de hoy es mucho decir.
Personalmente, la historia tiene premisas demasiado vistas ya, pero me encantó la manera en que la casa se queda aislada del resto del pueblo. Lo cierto es que tener un mar entre ti y el núcleo urbano más cercano es inquietante aun sin haber pasado nada en esa mansión, cuanto más si encima está habitada por... bueno, eso ya lo descubriréis si os animáis a verla.
Quizá lo que más falla es su protagonista, porque Radcliffe vive en una constante montaña rusa de interpretación, en la que intercala ratos en que nos recuerda al actor desganado y limitado de "Harry Potter" con otros en los que casi te crees de verdad su papel. El resto del reparto cumple con su función aunque he de decirlo... a ver si en la próxima se buscan un cánido un poco menos vago, porque como avisador de sucesos paranormales, ladrando acostado en el sillón la primera vez que siente algo, como que no da el pego. Hay que mejorar esa interpretación amigo.
Tenemos los giros típicos y tópicos con lo cual es como visitar a un viejo amigo de esos a los que por años que pasen, siempre disfrutas de su compañía cuando te reúnes con él de nuevo, como si lo hubieras visto ayer. Así me sentí yo con "La mujer de negro".
No voy a decir que sea una maravilla y seguro que con otro protagonista habría ganado mucho pero es indudable que la ambientación es sobresaliente en todos los sentidos y que consigue hacerte pasar un mal rato sin excesivos artificios y sin usar el gore gratuito que es cada vez más habitual en las típicas películas que cada año llegan con esa frase de "Lo más terrorífico desde..." o "De los productores de..." y que más que miedo dan asco, en el peor de los casos, o risa, en el mejor de ellos. Recomendada si sabes perdonar su falta de originalidad pero disfrutas con una película de terror bien realizada.
Nota: 6

2 comentarios:

  1. Siento mucho no haber sido más valiente, quizás si hubiera tenido el aliciente que tuve cuando vi El Resplandor... De todos modos sé que por eso no vas a dejar de quererme, jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Hola preciosa.
    Es que acompañada da menos miedo, ¿a que si? Y yo no podría dejar de quererte aunque quisiera.

    ResponderEliminar