lunes, 2 de marzo de 2015

Interestelar. ¿Se le ha pasado a Nolan el maíz, digo, el arroz?

Me quedan aun unas cuantas películas por visionar antes de poder votar en los “Blogos de Oro” y la primera que ha pasado ante mis ojos ha sido “Interestelar” de Nolan. Diré de entrada que es uno de mis directores favoritos, quizá en gran parte por su genial “Caballero Oscuro” —y no me refiero únicamente a la segunda entrega sino a la trilogía del “Hombre Murciélago”—, pero no solo por eso, su cine, por lo general no me parece tan complejo de entender como algunos dicen, lo que si sé es que me gusta su manera de contar las historias, como en “Origen” por poner un ejemplo.
Mientras visionaba su última obra, injustamente olvidada según muchos en los “Oscar” de este año, he ido teniendo la extraña sensación, que se ha confirmado al terminarla, de que la cinta va de más a menos.
Si me leéis habitualmente sabréis que yo soy muy pasional con esto del cine y con casi todas mis aficiones, lo que me gusta, o lo que se lleva notas altas es lo que de verdad me llega, lo que de verdad me remueve algo por dentro y esta “Interestelar” no lo ha conseguido tanto como esperaba. A algunos quizá os haya parecido todo súper original, pero yo, según avanzaba, pensaba cada vez más en “Titan A.E”, una película de animación que juega fuera de las grandes ligas, pero que a mi me ha gustado siempre mucho. Vale, no es igual, no estoy diciendo que Nolan plagie nada, pero es que lo de buscarnos un sitio en otro lugar del universo no es nada nuevo. También podríamos decir que tiene reminiscencias a “Contact”.
Siendo sincero, me he identificado mucho con la primera parte de la película y la química entre Matthew McConaghey y la niña que hace de su hija me parece de lo mejor de la película. Ahí es donde empezamos a entender el por qué la humanidad está, una vez más en el mundo del celuloide, a punto de dar sus últimos coletazos en el planeta.
El reparto está muy bien cada cual en su rol, pero tampoco veo ninguna interpretación excepcional como he leído a mucha gente por ahí, en ese aspecto creo que, como siempre pasa con Nolan, todo funciona a la perfección pero sin alardes. Anne Hathaway creíble como científica y una Jessica Chastain cuya presencia es más bien testimonial, no porque aparezca poco, porque según avanza el metraje tiene más minutos en pantalla, pero su personaje me parece que no está todo lo desarrollado que debiera. Ver a Michael Caine es una gozada como siempre y Matt Damon espero que consiga ponerse en forma para su nuevo “Bourne”, porque amigo, aun con el traje de astronauta se te nota que estás fondón, tú antes no ocupabas tanto, campeón.
Hablando de Damon, es más o menos a partir de su aparición, cuando para mi la cosa va perdiendo fuerza porque... es todo taaan predecible, cosa extraña en el cine de Nolan, que tan bien sabe esconder sus cartas generalmente. Y que conste que no me las doy de que las veo venir con facilidad, porque me dejo llevar tanto muchas veces que, salvo en pelis donde todo es tremendamente obvio, suelo enterarme de las cosas ya cuando me las cuentan como en “Interestelar”. Porque, aunque los términos que usan puedan ser de difícil aprehensión, lo cierto es que nos dan todo muy masticadito al final con una resolución que, de alguna manera, nos lleva hacia un “mega happy ending” que no es inesperado pero que creo que no necesitaba de alargar tanto determinadas cosas, porque a mi, personalmente, la última parte del film se me hizo bastante lenta.
Un acierto tremendo es el de tener de nuevo a Hans Zimmer a la batuta de la orquesta, porque este hombre, otra cosa quizás no, pero lo de las bandas sonoras de corte épico grandioso le van como anillo al dedo y lo vuelve a demostrar, aunque en mi caso me quedo en ese sentido con las de Desplat o la de Whiplash incluso de cara a premios.
La he visto muy tarde, y espero poder volver a verla en una televisión de un tamaño aceptable y en calidad Blu-Ray, porque pese a no entusiasmarme tanto como esperaba, me parece una película preciosista en el aspecto técnico y me habría gustado disfrutarla en el cine —yo te maldigo hernia— pero eso dudo que supusiera una nota mucho más alta de la que voy a darle. Es una gran película en determinados aspectos, aunque por momentos me pareció demasiado lenta y densa, demasiado predecible según se acerca al final y que pierde fuerza con el paso de los minutos. Merecía estar nominada probablemente más que “The Imitaion Game” pero qué más da si tenía las mismas posibilidades que esa de llevarse algo. Ah, no me parece ni de lejos lo mejor de Nolan, porque sé que he visto otras suyas que me han llegado y gustado mucho más. Pero como siempre, eso es solo mi opinión personal.

4 comentarios:

  1. Pues bastante de acuerdo contigo, de hecho yo incluso fuí más duro con ella, sin decir en ningún momento que es mala película ni mucho menos, no llego a ver esa maravilla que ve la mayoría de la gente, pero es que como dices esto es cuestión de opiniones.
    Saludos.
    http://tododesdemisofa.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Óscar.
      A mi es que consiguió llegarme muy poco, y sobre todo lo consiguió mientras la relación familiar era entre padre e hija pequeña, luego se me fue haciendo cada vez más de lo mismo que hayamos visto otras veces.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Yo tengo que decir que me quedé con la boca abierta durante la última media hora.. pero entiendo que pueda parecer lenta a algunos. ¿Predijiste el final? Porque yo me quedé a cuadros..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que sucede con Damon de por medio es de lo más predecible, sólo había que ver cómo es el planeta cuando llegan. En cuanto al final, final no digo que supiera a pies juntillas que sería eso, pero lo del fantasma y el morse caía por su propio peso en cuanto se ve dónde está Matthew.

      Eliminar