miércoles, 18 de febrero de 2015

Una mente maravillosa. "Necesito creer que algo extraordinario es posible".

Seguimos visionando en la televisión, con ocasión de la semana de los "Oscar", películas que fueron premiadas en su momento. El lunes fue "The Artist" y anoche "Una mente maravillosa". He de reconocer que esta última la había visto una vez y me encantó y anoche volvió a hacerlo aunque no es de esas cintas que deseas ver con asiduidad, porque pese al agradable inicio aderezado con las rarezas de su protagonista John Nash/Crowe que resultan cuasi cómicas en algunos momentos, acaba derivando hacia ciertas realidades que son muy duras y que van mermando un poco tu moral según avanza la historia.
Siendo un "Biopic" diría que el gran acierto de Ron Howard y su guionista al adaptar el libro es que consiguen ir más allá de presentarnos solo la historia de amor o solo la personal del personaje en cuestión. Incluso, dentro de un drama con todas las letras como es este, tenemos momentos de comedia e incluso de thriller y, habiéndola visto ya antes, he sido mucho más consciente de lo bien que nos esconden determinadas cosas, algo que no muchos directores de auténticos thrillers pueden decir a día de hoy. Sé que habrá más de uno y más de dos ahora que estará pensando "Yo me lo olía todo desde los títulos de crédito iniciales", pero yo, como soy sincero, en su momento todos los giros me pillaron totalmente por sorpresa.
Adoro "Gladiator" y me encanta Russell Crowe, pero viéndole ayer sigo sin entender cómo pudo llevarse el "Oscar" por la primera y quedar solo como nominado con esta. Imagino que la competencia fue mucho más dura en 2001 que en 2000 pero es que aquí actúa de verdad; verlo así de apocado, que incluso parecía pequeño con lo enorme que es; su ternura en determinados momentos, pese a los problemas del personaje para las relaciones sociales; no sé, yo personalmente no le recuerdo mejor interpretación que esta, aunque no he visto toda su filmografía.
Jennifer Connelly, la preciosa y enorme actriz que encarna al amor del protagonista es tan maravillosa en esta película como la mente de la que nos hablan en ella. No es de extrañar que se llevara el galardón a mejor actriz de reparto y pese a que su caracterización según va envejeciendo me pareció mucho menos lograda que la de Crowe, ella va de menos a más a lo largo del film, siendo lo mejor en su tramo final. Un Ed Harris solvente como siempre y un Paul Bettany, que aun sabía lo que era ser actor, completan un trío de escuderos de lujo que le dan fuerza a la cinta cada vez que aparecen en pantalla.
Esta vez me costó casi hasta el final reconocer la mano de mi adorado James Horner a las manos de una banda sonora muy adecuada y muy dulce que trata de suavizar y lo consigue una historia que sería de más difícil digestión sin esos descansos. No voy a decir que esté entre sus mejores trabajos, pero si que está de sobra a la altura de lo que una producción como esta necesita.
Estamos por lo tanto ante una gran película, con unas interpretaciones más que destacables y que además consigue hacer interesante la vida de un matemático, que no es moco de pavo. Si he de quedarme con algún momento, escojo dos: el primero, cuando él dibuja para ella cualquier cosa que ella le pida en las estrellas y, por supuesto, el discurso a la hora de recoger el "Nobel" al final de la película.
Nota: 8,5

2 comentarios:

  1. He de reconocer que no me entusiasman los dramas, pero la de ayer me pareció una gran película. Me pillaron por sorpresa muchos momentos, llegando a estar confundida en alguna ocasión, casi tanto como el protagonista. Sí ya lo sé, soy muy cándida, pero es así, aunque quizás eso sea señal de que la historia es muy buena y tanto director como guionista hicieron bien su trabajo. No fue hasta el final que me enteré de que era una historia real, no sé quizás se dio a entender en algún momento al comienzo y yo me lo perdí. Connelly es una actriz que me encanta y me pareció que tanto ella como Crowe hacen un excelente papel.
    Me encanta tu crítica, felicidades una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa.
      Me alegra que esta vez la película haya sido del agrado de ambos y que pese a no ser de dramas la disfrutaras. En cuanto al resto no hay que pensar siempre que nosotros somos un poco "tontos" sino que quizá el director ha hecho bien su trabajo escondiendo las cartas. Como digo en mi crítica siempre hay gente que lo ve venir todo, mucho Rappel suelto.

      Eliminar