martes, 10 de febrero de 2015

Into the Woods. Los cuentos, musicales son.

Hace unos días en un corto espacio de tiempo vi dos valoraciones compartidas de filmaffinity sobre esta película, con un "2" y un "1" respectivamente. Y claro, uno, que ha visto mucho cine, y mucho cine malo por añadidura, no puede dejar de preguntarse hasta qué punto la gente va a disfrutar del cine o a sentarse en la butaca a sacarle solo lo malo al asunto. A ver, que yo no creo en eso de que la gente no tenga criterio, creo que todos tenemos el nuestro y así valoramos, pero, ¿en serio? Lo dije en su momento en twitter y seguro que tendrá la misma trascendencia aquí, las cuentas de esas personas en filmaffinity o similares deben ser para verlas, porque han de tener más películas votadas con un "1" que con un "5", por poner un ejemplo.
"Into the Woods" es, para empezar, un musical —si, ya sé que eso lo sabríais todos— que es un género al que hay que acercarse con mucho cuidado, porque pocas cintas de este estilo calan en la gran masa. Cantan más que hablan pero me pareció un gran acierto que en este caso no haya ninguna canción doblada, porque creo que, viendo la película y leyendo los subtítulos, habría sido imposible hacer una localización aceptable.
He leído críticas hacia el hecho de que se entremezclen tantos cuentos pero lo cierto es que es muy difícil perderse y los "crossovers" entre algunos de ellos son de lo más divertidos. Es más, diré que a mi la película me estaba resultando notable hasta el momento en que aparece la gigante y considero que se les va todo un poco de las manos e incluso tuve la sensación de que bajaba en cierta medida la calidad de las canciones, aunque la banda sonora me pareció maravillosa y las letras muy divertidas en general.
En cuanto al reparto, todos estaremos de acuerdo en que Meryl Streep, impresionantemente guapa cuando vuelve a su verdadero ser, es la que mejor interpretación realiza con diferencia. Coincido con @GpAurora en que quien más destaca después de ella es el jovencísimo Daniel Huttlestone como "Jack", con una voz y una manera de cantar e interpretar impresionantes para su corta edad. Echamos de menos que Johnny Depp hubiera tenido algo más de protagonismo, porque su lobo es genial y se nos hizo tremendamente corto el tiempo del que disfruta en pantalla. Del resto, una más que aceptable Emily Blunt y una bellísima y sorprendente, alejándose de lo crepuscular, Anna Kendrick.
La atmósfera, el vestuario, el maquillaje, la fotografía me encantaron y también el hecho de que se adaptaran los cuentos originales y no los edulcorados, permitiéndonos ver cómo las hermanastras de "Cenicienta" eran "tuneadas" por su madre para que el zapato de marras encajara en sus enormes pies.
En definitiva, me parece una buena película, que disfrutamos muchísimo, Aurora algo más que un servidor, pero que quizá con algo menos de metraje habría mantenido su fuerza hasta el final. Los príncipes un tanto olvidables, el uno por demasiado chulesco y el otro por ese horrendo vestuario, único pero en ese sentido que pongo a la producción; le falta clase y le sobran tachuelas.
Nota: 6,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada