jueves, 5 de febrero de 2015

Crepúsculo. En boca cerrada no entran moscas.

El fenómeno de los vampiros estuvo de capa caída  hasta que irrumpió la saga quizá menos vampírica de todos los tiempos, "Crepúsculo". Stephenie Meyer decidió crear una historia pastelosa de amor adolescente usando a unos curiosos chupasangre, que chupan más bien poca en esta primera película, como vehículo conductor. Que sin los "hominis nocturna" la cosa habría sido lo mismo, porque encima resulta que mientras esté nublado se pueden pasear libremente. Y no es que no puedan pasearse por ahí a la luz del sol porque se quemen cual antorcha si no usan una crema protectora factor 1.000.000; no, la cosa es que si les da la luz del sol se iluminan cual bola de discoteca, aunque la pánfila de Bella/Kristen Stewart, consigue decirle a Edward Cullen/Pattinson que ella lo ve hermoso en uno de los pocos momentos de todo el metraje en el que la chavala consigue no estar con la boca abierta. Supongo que la muchacha debe tener ciertos problemas de respiración y necesita estar así, con la boca entreabierta para poder continuar en el mundo de los vivos.
Si hay un actor al que destacaría, cosa harto complicada en esta película, porque me ha gustado mucho más que en series donde le he visto es a Billy Burke, que hace de padre policía de la joven "Bella"al que, seamos sinceros, no le faltan ganas, como a todos nosotros, de ir al aparcamiento del instituto donde estudia su hija y empezar a repartir las dos cachetadas a tiempo que les faltaron a esos sacos de hormonas que la niña tiene por compañeros. Para que los novios de las fans de la saga que fueran al cine no se sintieran totalmente decepcionados y ante el empadronamiento de la Stewart en "Castellón de la Plana", metieron ahí como con calzador a la amiga no excesivamente guapa pero tremendamente dotada que, sorpresa, sorpresa, elige un vestido para el baile de graduación o lo que sea eso que deja más bien poco a la imaginación del público presente.
La historia claro está, es más vieja que el cagar, pero ya hemos dicho que la escritora lo único que hizo para diferenciarla es meter a los vampiros de por medio, que además de correr y trepar como si de Jackie Chan en su época asiática se tratara, aunque también he de decir que seguramente si se hubiera optado por efectos puramente digitales habría quedado aun peor. No pude evitar preguntarme si cuando están en la copa del árbol lo están realmente y cómo puñetas los subieron hasta ahí de ser así. Pera terminar con cosas que sólo los vampiros de "Crepúsculo" son capaces de hacer, no puedo dejar de mencionar ese partido de baseball más épico que todos los combates juntos de 300 ni, por supuesto, a esos vampiros "to" malotes vestidos en Zara que aparecen para cortarles el rollito.
Antes de la valoración final he de decir que me gustaría saber cuántos kilos de arroz blanco y pollo se metió Taylor Lautner entre pecho y espalda para pasar de ser un tío no mucho más corpulento que la propia "Bella" a ser ese "Chuache" en miniatura en que se convirtió luego.
Le habéis metido tanta caña a la saga, que, viendo que no es nada del otro jueves, tampoco me parece que sea lo peor que se haya rodado ni muchísimo menos. Lo de los vampiros reflectores es una chorrada, pero vamos, sale como treinta segundos y tampoco es como para arrancarse los ojos —si en lugar de ver esto hubiéramos visto GHVIP eso si que habría sido para arrancarse hasta el cerebro— ni para llevar a la hoguera a la gente que diga que le gustan estas novelas o películas. Me cambias el vampiro moñas por un sádico moñas y tienes la trilogía que se estrena en breve en el cine, así que tampoco me voy a poner más exigente de la cuenta. Seguiré viendo y analizando la saga.
 
Nota: 5

6 comentarios:

  1. Nadie debería llamarse a engaños ya, porque no son películas para los que amamos las cintas de corte sobrenatural, son películas para fans del cine romántico ñoño. Con ese punto de partida en mente, te diré que vi la primera y la segunda (me engañaron con la promesa de los licantrópos) y ya tuve suficiente. No me gusta este tipo de cine lo mismo que sé que no me va a gustar la de 50 sombras de Grey y sólo puedo decirte que los tienes cuadrados por embarcarte en el visionado de toda esta saga XD

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Myrian.
      A mi es que cuando me lanzan el guante como hizo Aurora pues no tengo problema en ver lo que sea. Me río más que disfruto con películas como estas, pero he visto cosas muchísimo peores. De todos modos en mi caso la he disfrutado en gran medida gracias a la compañía.

      Eliminar
  2. Hola!
    A mi esta es una película que me puede, de verdad. Ese momento brillo "bola de discoteca" como tú mencionas, me hizo saltar del sillón (literalmente). Pero no por eso, he llevado a sus seguidores a la hoguera jajaja.
    De echo, fui al cine a ver la tercera entrega, q tengo una amiga a la que le gusta.
    Y luego, igual esta es una reflexión q sólo se me ha pasado a mi x la cabeza, pero...esta historia de amor no roza la pedofilia? Xq ella tiene como 16/17 años y él como 80.....
    Ánimo con la saga
    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vanessa.
      Yo ya he visto la segunda y sigo diciendo lo mismo, he visto cosas peores y qué quieres que te diga, me divierto mucho luego escribiendo las críticas de estas películas jajajaja.

      Eliminar
  3. jajajaja me ha gustado mucho tu crítica. Crepúsculo hace que una serie justita como True Blood merezca un Emmy xD

    Por cierto, ya te aviso, el partido de beisbol es lo mejor de la saga (la canción de Muse que suena de fondo ayuda bastante)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas.
      A mi todas esas series me dan una pereza... pero las pelis de Crepúsculo pues las veo, me rio un poco de ellas y sobre todo disfruto de la agradable compañía porque hay películas que son para verlas con la persona adecuada.

      Eliminar