jueves, 15 de enero de 2015

El Hobbit: Un viaje inesperado. Retorno agridulce a la "Tierra Media".

Creo que no me equivoco si digo que todos los que disfrutamos con la adaptación de "El Señor de los Anillos" que realizó Peter Jackson a principios de este milenio nos quedamos con ganas de más, de que el neozelandés se animara a llevar a la gran pantalla alguna obra más de Tolkien. Es indudable que la más conocida y, seguramente más fácilmente adaptable, era "El Hobbit" y además entroncaba de alguna manera con lo que ya habíamos visto y cumplía con la moda esa de hacer primero la historia posterior y luego una precuela. Pero nunca llueve  a gusto de todos y en esta ocasión no fue diferente.
La polémica estuvo servida en cuanto se dijo que no iba a tratarse de una película, sino de dos; no quiero deciros ya cómo ardían las redes cuando finalmente se convirtió en trilogía. ¿Fue una decisión equivocada de Jackson? Es más que probable, porque no hacía falta ver las películas para saber que, adaptar una novela de poco más de trescientas páginas en tres películas iba a obligar a tomarse muchas licencias y a dejar insatisfechos a los más puristas, que parecen ver siempre necesario que dichas adaptaciones sean literales. En mi caso, no recordaba lo suficiente el libro ni lo leí antes de que Jackson estrenara la primera película, así que me dispuse a disfrutarla sin pensar demasiado en ello.
No os voy a mentir, la primera vez que vi "Un viaje inesperado" en el cine me quedé bastante frío y algo decepcionado, no por la fidelidad o falta de ella en la adaptación, sino por el tono menos serio y más humorístico y gamberro que imprimió Peter —no es que lo tutee pero por no repetir Jackson cada cuatro líneas... vaya lo he hecho de todos modos— recordándonos sus orígenes como director, en un cine muy diferente. Esto es especialmente sangrante en las escenas con el Rey Trasgo cantante, que al menos en la versión doblada suena fatal, pero fatal. Lo de los enanos en casa de "Bilbo" pues lo puedo aguantar, pero esto otro no. Y el nuevo mago, "Radagast el Marrón", al que no consigo adaptarme, es demasiado cómico para mi, aunque tiene sus momentos.
Por fortuna, al menos para mi, hay cosas que compensan esto, como es el ver al fin la ciudad bajo la montaña de los enanos, la maravillosa, en VO, canción de los enanos, los "acertijos en la oscuridad, que es para mi la mejor plasmación de lo poco que recuerdo del libro en toda la película, con un Serkis que de nuevo lo borda tras la piel digital de Gollum y la escena con los trolls, que en cada revisionado que hago me gusta más.
Quizá una de las cosas que falla en esta nueva trilogía de la "Tierra Media", sea que ninguno de los actores que aquí salen consiguen tener el carisma, o dotar de él a sus personajes, como lo hicieran Mortensen o Sean Bean, por poner un ejemplo. No es que las interpretaciones sean nefastas, porque los enanos son como yo los he imaginado siempre en la fantasía, altivos, pendencieros, fiesteros, pero siempre con su honor por bandera, Gandalf sigue siendo el Gandalf que recordábamos y el resto de personajes cumplen con sus roles sin dificultad. Qué bella "Galadriel" hace siempre Blanchett.
"El Hobbit" es más una película de aventuras que de fantasía épica al uso, que si fueron de una u otra manera las tres entregas anteriores ambientadas en el universo de Tolkien. Eso hace que para mi sea difícil disfrutarla en la misma medida porque siento que me falta algo, pese a que cada vez que la veo la aprecio más. Si hubiera valorado y dado nota a esta película en el blog con un primer visionado, seguro que habría sido menos generoso, pero "Bilbo" y sus amigos se hacen cada vez más un hueco en mi fantasioso corazón de niño.
Para terminar dos vídeos, el de la mencionada canción y el de el compañero de @criticodebasura con una manera siempre diferente de acercarse al cine:
Nota: 7

2 comentarios:

  1. Veo que el tono más distendido no te gustó cuando precisamente para mi gusto lo que necesitaba esta trilogía era más de eso y menos copiar a "El señor de los anillos". A ver que dices de las dos siguientes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que no gustarme en general, es que hay veces que llega a rozar el ridículo, a mi entender, pero lo cierto es que cuando más la he disfrutado ha sido viéndola en VOSE.
      Es que Radagast me enerva, mientras que con Gollum me partía la caja xD

      Eliminar