sábado, 17 de enero de 2015

El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos. Algún día conseguiré olvidarla y perdonarte Peter.

Con más de doscientas críticas de cine a mi espaldas en este blog, hoy me toca la que, hasta ahora es, sin duda, la más difícil. Si me conocéis un poco por mis críticas anteriores y por mis desvaríos en twitter, sabréis que las películas con épica ya me atrapan con facilidad y que la "Tierra Media" creada para el cine por Peter Jackson, basándose en la grandiosa trilogía de Tolkien, me apasiona de tal manera que, cuando hice la crítica conjunta de ESDLA para el blog fue más un homenaje a las películas que una crítica en si, porque a mi parecer, poco criticable tiene, si me permitís la licencia redundante. Vamos, que suelo ser muy permisivo con este tipo de films y que se me contenta con poco.
Me acerqué a la adaptación de "El Hobbit" sabiendo que, difícilmente podría sentir lo mismo, porque aunque leí el libro, no significó tanto para mi como la obra magna de Tolkien, y porque plasmar un libro de poco más de trescientas páginas en tres películas era una más que obvia estrategia comercial para sacarnos los máximos cuartos posibles a todos los que ansiábamos volver a la "Tierra Media". Esto se ha visto reflejado en su máxima expresión en esta última entrega.
"La batalla de los cinco ejércitos" es una película vacía, sin el alma que tuvieron las tres entregas de ESDLA e incluso muy lejana al espíritu de sus predecesoras en esta trilogía de "El Hobbit". Está vacía, porque la única parte de la trama que tiene algo de sentido, que está trabajada es la que sucede en la primera, no sé, media hora en "Ciudad del Lago". Que tiene algunos momentos de "Pero qué me estás contando", aunque son soportables, principalmente porque Bardo/Luke Evans vuelve a demostrar que es, al menos para mi, el personaje con más carisma de todos los que aparecen en pantalla. Encima, según va avanzando el metraje pierde tanto protagonismo que la cosa se queda no coja, sino amputada directamente.
Solo hay otra cosa de la cinta que salvo y es por una cuestión meramente personal y muy, muy friki, que es ver al ejército de los enanos formando en el previo al combate y luego a su líder, enarbolando ese martillo de guerra y partiendo cráneos y abollando yelmos no con los golpes de esa arma, sino de su propia testa.
En cuanto a lo demás, demasiada batalla, tanta que se hace no aburrida, sino aburridísima en determinados momentos, larga hasta el hastío y encima regada con el vino del dramatismo de lágrima fácil, con historias que nunca llegaron a estar bien desarrolladas y que, al contrario que me pasó con ESDLA, solo consiguieron emocionarme cuando estaba Bilbo/Martin Freeman de por medio porque ha conseguido lo que pocos del reparto de esta trilogía, que empatice con él en cada situación.
Jackson se ha visto obligado a conectar su obra y la mayoría de las escenas que sirven de vehículo entre ESDLA y "El Hobbit" están más metidas con calzador que unos zapatos que se te han quedado pequeños y te emperras aun así en usarlos.
Me doy cuenta de que, hasta ahora, siendo esta la tercera crítica ni siquiera he hablado de "Azog" y ahora que lo hago es para decir que es uno de los peores "Némesis" que he visto en cine en los últimos años. Se quedan más en mi memoria muchos enemigos secundarios, esbirros de Sauron de ESDLA que este orco albino con todo ese CGI —efectos digitales— del que tanto ha abusado Jackson esta vez. Hemos pasado de miles de extras pertrechados con armas y armaduras que parecían reales a simple vista, a un atrezo que, en muchas ocasiones parece de plasticuchi, si, si, porque salvo algunos personajes más importantes, hay momentos en que da vergüenza ajena.
Hablando de vergüenza, lo de las "moladas" que se marcaba Legolas en la anterior trilogía, surfeando en escudo, o lo del olifante, tenían un pase, pero lo de esta vez... ¿en serio creían que lo de ese medio de transporte que se agencia no iba a parecer ridículo?
Pocas veces he salido tan decepcionado de un cine como este jueves al terminar de ver el cierre de una trilogía con la que he tratado de ser indulgente, creo que mis notas a las anteriores reflejan eso muy bien, pero esto ya ha superado todos los límites. Efectos digitales por doquier que encima parecen de baratillo, si se comparan los trolls de aquí con los que disfrutamos en ESDLA, o incluso en la primera entrega de "El hobbit" entenderéis lo que digo; y de ESDLA hace ya mucho lo cual es aun más sangrante.
Sé que seré de los pocos blogueros que lo hayan hecho y que muy poca gente estará de acuerdo conmigo, pero lo digo así de claro, no quiero que Peter Jackson adapte absolutamente nada más de Tolkien al cine y no volveré a ver esta película, porque prefiero olvidarla, ya hay muchas cosas que e cuesta recordar y hace menos de dos días que la vi, y volver a disfrutar de la verdadera "Tierra Media", aquella que me hizo vibrar solo con ver aquel primer tráiler y que me emociona cada vez que Gandalf entra en "La comarca".
Nota: 4

2 comentarios:

  1. A mi tampoco me gustó.
    Entre lo que sobra, y que falte tiene aún más delito... y que hay escenas con una tecnología impresionante y otras que parecen cartón piedra,..
    Me da pena, soy fan de la saga literaria
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la palabra es decepcionante, simple y llanamente. Pienso que no era tan complicado dar un cierre más digno a esta historia y al menos dejar un buen sabor de boca aunque no llegara a las cotas de la anterior trilogía.

      Eliminar