viernes, 31 de octubre de 2014

Al final de la escalera. Cine de terror con chaqueta de tweed.

Hay cosas que damos por sentadas y que descubrimos un día que no han existido siempre; que antes de "Starship Troopers" existió "Aliens" o que antes de "El último escalón" existió "Al final de la escalera". No es que la película protagonizada por Kevin Bacon sea un calco de la que hoy os traigo, pero si que posee numerosas referencias o "plagios", si queremos ser mal pensados, a la misma. No me quiero meter en camisas de once varas, pero considero necesaria esta introducción para que entendáis, después de leer la crítica, el por qué de la nota, aunque lo explicaré un poco más al final.
"Al final de la escalera" empieza con un directo a la mandíbula del espectador que obligará al protagonista, John, a reiniciar su vida en una nueva ciudad y, por añadidura, en una nueva casa.
Se trata de una cinta con casa encantada, así que ya imaginaréis cómo transcurrirán las cosas. John empezará a notar como se suceden extraños fenómenos en su nueva y gigantesca morada de alquiler, es un tipo con posibles, lo cual le llevará a irlo contando por ahí hasta que su desazón desemboque en la típica sesión de espiritismo, nada de Ouija aquí, en la que ciertas cosas saldrán a la superficie.
A partir de aquí tendremos la típica investigación por parte de John y Claire, aparentemente la única amiga del protagonista en el lugar, que irá revelando los oscuros secretos de la mansión.
Las actuaciones del reparto las podemos considerar correctas sin más, destacando sobre el resto el protagonista George C. Scott y su parteneur Trish Van Devere, porque disfrutan de más minutos en pantalla.
Es de agradecer ver un cine donde no se usa el sonido para asustar simplemente a base de subidas brutales y puntuales del mismo, sino que el temor se apodera de ti poco a poco con las melodías adecuadas de una banda sonora que brilla a gran altura de la mano de Rick Wilkins. Los efectos de sonido también nos causarán cierta inquietud. Los efectos especiales brillarán en general por su ausencia y los que hay, como es evidente son totalmente artesanales comparándolo con la era digital en la que vivimos desde hace años.
El gran fallo de la película si se ve a día de hoy no está en la propia película sino en nosotros, me explico; si hemos sido asiduos al cine de terror y hemos ´"devorado" muchas películas de este género, podremos pensar, "esto ya lo he visto", pero lo cierto es que las que no son originales son las más recientes.
Por eso este film, pese a tener un guión sólido, no sorprende, estamos resabiados; lo que hoy día son clichés, empezaron y evolucionaron con esta y otras películas anteriores; lo que debería asustarnos solo nos sirve para ver los orígenes de este tipo de historias tan manidas a día de hoy.
Ver esta película sirve para disfrutar de una buena muestra de cómo debe ser el cine de terror psicológico con una historia interesante que alcanzará su apogeo en un final de gran intensidad y recordad, tiene treinta y cuatro años, así que lo que estrenan hoy, es lo que bebe de ella y no al revés...
Nota: 8

jueves, 30 de octubre de 2014

[•REC]³: Génesis. Los peligros del garrafón en la barra libre de después de la boda.

Cuando te dicen que "[•REC]³: Génesis" va a ser una precuela piensas "Guay, nos van a explicar cositas", que es lo habitual en este tipo de películas que tan de moda se han puesto en este siglo. Pero claro, empiezas a leer y ver opiniones de la gente tras su estreno y, bueeeno, como que se te van quitando las ganas de pagar la entrada e incluso, con el paso del tiempo, no te decides a verla ni por lo civil ni por lo criminal, ya me entendéis.
Hoy, con motivo de este especial que le dedico en Halloween a la saga, no me ha quedado más remedio que verla por primera vez y... última.
Como precuela me parece totalmente desaprovechada y nefasta, en el sentido de que no nos da claves de nada y nos presenta un brote de la conocida infección que podría ser el origen de todo. La trama transcurre en su totalidad, en lugar de en un edificio, durante la celebración de la boda en un lugar apartado.
Paco Plaza decide parodiar a la propia saga con una sucesión de gags sin mucha gracia —no entiendo a los que hablaban tan bien del tal "John Esponja" por ejemplo— tan inconexos que el guión brilla por su ausencia. Y vale, quizá no sea lo más importante, pero para no contarnos nada, podían haber hecho una serie de cortos de REC antes que esta hora y poco de despropósitos.
Cierto es que los que se divierten con el gore, en mi caso cada vez menos, le verán la gracia al exceso de sangre y a los momentos "motosierra" y "minipimer industrial" pero yo prefiero la tensión y el no tener claro quién ataca a quien y si han podido quedar o no infectados después de un enfrentamiento, cosa que en las dos primeras funcionaba a la perfección.
He de reconocer que el reparto es mucho peor que en sus predecesoras pese a haber dos caras con más cartel como son Leticia Dolera y Diego Martín. Ella es lo mejor de la película, que no es mucho decir, y no valoraré lo sobreactuados que están porque es lo habitual en estas películas paródicas. En cuanto a él, de por si es un actor que nunca me ha convencido en lo que le he visto, aunque aquí creo que cumple sin más. El resto del casting olvidable.
Cuando una película que se supone debería hacerte reír a carcajadas en más de una ocasión solo te saca una sonrisa muy de cuando en cuando hay dos opciones: primera, que no tenga gracia o, segunda, que no sea tu tipo de humor. En mi opinión hay un poco de lo primero y un mucho de lo segundo.
No me ha asustado, no me ha hecho reír, no me ha contado absolutamente nada de interés y como digo en el título de la entrada no sabía uno si nos querían mostrar zombis, infectados o es que en la barra libre les habían dado garrafón del malo, por lo variopinto de los movimientos de los monstruos que acosan a los protagonistas.
Solo me cabe esperar que Balagueró de un cierre, que acaben ya, digno a la saga y que se embarque en nuevos proyectos.
Nota: 2

miércoles, 29 de octubre de 2014

[•REC]² Van un un inglés, un argentino y un español...

Tras el impacto que supuso [•REC], en 2009, nos llegaba [•REC]², con una historia paralela a la que conocíamos en la primera y protagonizada por un equipo de los GEOS, acompañados por un enviado del Ministerio de Sanidad que resulta no ser lo que parece.
Aquí ni siquiera se toman mucho tiempo para presentarnos al elenco y todo transcurre a más velocidad. Desde el principio se nos deja claro lo que se intuía en la primera parte, ni son zombis ni son infectados, o al menos no en el sentido más habitual.
He de decir que la forma de rodar la acción va un paso más allá e introduce una atractiva y más estable visión en primera persona, la de las cámaras que los GEOS llevan en sus cascos, que por momentos nos recordará a los videojuegos FPS.
Pese a contar otra vez con un reparto coral, destaca sobre el resto Jonathan Mellor como el Dr. Owen y en Manuela Velasco se nota una cierta mejoría interpretativa aunque estará mucho menos presente en el metraje de esta continuación.
 En cuanto al resto del casting, los policías bastante creíbles aunque algo americanizados y, lo siento, pero me sigue chirriando tras varios visionados la presencia de un argentino con ese acentazo en un cuerpo especial como ese, y eso que podría decirse que de los GEOS Larra es el personaje más interesante.
Me sobran casi por completo los niñatos pues, lo de su entrada en el edificio me parece muy cogido con pinzas aunque tendrán sus momentos, sobre todo una vez se juntan con el padre de la niña enferma y el bombero que le ayuda a colarse. Si he de ser sincero casi toda esa parte del guión me sobra bastante. Los chavales son insoportables casi todo el tiempo que aparecen en pantalla, en eso si que bordan su papel de ese tipo de adolescentes que, por desgracia, vemos cada vez más por nuestras calles.
Botet y su "Niña Medeiros" vuelven a ser lo más aterrador e inquietante, haciendo que de nuevo, el final sea lo mejor de la película, con ese mundo que se esconde a la luz y que surge en toda su plenitud entre las sombras. que la visión nocturna de las cámaras nos permiten vislumbrar. De esa parte final no tengo nada que decir, chapeau.
Mucha acción, muy bien filmada y que solo nos da pequeños respiros para profundizar, que no demasiado, en la historia de la "infección" hacen de [•REC]² una secuela digna pero que no aporta demasiado realmente. Como me gustan mucho las "cacerías de bichos" y esto se asemeja, en ese sentido la disfruto mucho. En ese aspecto y salvando las distancias se asemeja a Aliens, y repito, salvando las distancias.
Nota: 5,5

martes, 28 de octubre de 2014

[•REC] Pablo lo graba todo, todo y todo.

Me he decidido a dedicar la semana de Halloween al universo [•REC] en cine ya que me parece un antes y un después en el cine de terror patrio, al menos su primera parte que es de la que os hablo ahora.
En el año 2007 llegaba a los cines españoles la primera entrega de la saga más exitosa, en lo que a terror se refiere, que ha dado el cine patrio. [•REC] sorprendía a propios y extraños no tanto por su trama, como por la manera de presentarnos la historia, en forma de falsa telerrealidad.
Todo empieza de una manera lenta, incluso anodina, cuando nos están presentando a Ángela/Manuela Velasco, presentadora del reality "Mientras usted duerme", a su cámara Pablo, al que no veremos en ningún momento, y a los bomberos que les acompañarán durante la grabación del programa.
Es a partir de la llamada a la que responden estos héroes urbanos cuando la cosa va cogiendo ritmo y poniéndose interesante. Desde la llegada al edificio algo empieza a oler mal. Cuando el equipo de grabación sube, con los policías y los bomberos, y descubren que la señora Conchita sufre de algo mucho más extraño que la simple caída de una anciana que vive sola, todo empieza a torcerse de verdad.
Sonidos guturales, gritos, sangre y una imagen mareante, cámara en mano, empiezan a inundar la pantalla y ya no dejarán de hacerlo hasta el final de la cinta. En ocasiones es un tanto difícil saber qué está pasando y lo intuimos más que lo vemos, pero eso también genera una tensión que nos mantiene pegados a la butaca o al sofá durante toda la estancia en el "acogedor" edificio.
Tras ser conscientes de su encierro en el edificio tras la cuarentena impuesta por la sospecha de que sea un virus lo que puede estar afectando a los inquilinos, los vecinos del portal sacan a relucir un una variopinta muestra de caracteres que ya se intuían en sus primeras conversaciones con los agentes de la autoridad. Esto queda genialmente plasmado en las entrevistas que Ángela va haciendo a los habitantes del edificio tras los primeros ataques.
Al tratarse de una película tan coral y donde el protagonismo recae casi por completo en Manuela Velasco, solo cabe decir que están en general correctos y que transmiten bastante bien la sensación de estar viendo un documental con personas reales y no una película. Velasco fue criticada pero pienso que su actuación, para ser su debut, cumple con lo que exige el guión. Fue premiada con el Goya a Actriz Revelación, aunque eso no sea un indicativo fiable de su calidad como actriz; no porque sean los Goya, sino porque los premios, a fin de cuentas, no siempre coinciden con la realidad.
Veo algunas lagunas en el guión un tanto sangrantes en lo referente a la actuación de algunos personajes respecto a los infectados. Cuando ya tienen suficiente información, todo el tema de la niña y su madre y lo que hacen el policía y otros de los allí encerrados son totalmente ilógicas.
La mejor parte y la que más mal rollito te mete en el cuerpo son los minutos finales, ahí el guión y la dirección me parecen geniales aunque la explicación que se intuye para lo que pasa no es muy de mi gusto, pero ello no desmerece el trabajo realizado.
Jaume Balagueró y Paco Plaza realizaron un trabajo digno de mención y tremendamente disfrutable si eres amante del cine de terror y de, infectados, zombis o como quieras llamarlo. Por desgracia, pese a haber sido premiada esta colaboración de ambos directores, la academia les ha ido dando de lado por no entrar por el aro por el que se debe entrar para caer en gracia.
En definitiva, una película notable pese a sus fallos y que todo aquel que aun cree que en el cine español siempre se hace lo mismo debería ver si aun no lo ha hecho.
Nota: 7

lunes, 27 de octubre de 2014

Buscando a Nemo y encontrándonos a nosotros mismos.

Cuando la factoría Disney parecía un tanto perdida, dando tumbos y sin terminar de dar el salto hacia el futuro que necesitaba, apareció Pixar y una de sus mejores creaciones es sin duda "Buscando a Nemo".
Es quizá la que más elementos típicos de Disney tiene, con una pérdida que marca el resto del film y con una historia de superación "pececil" que no es solo la del pequeño Nemo sino, principalmente , la de su padre Marlin.
Voy a hablar de la película en su versión doblada, con un genial trabajo de Anabel Alonso como Dory, la olvidadiza compañera de viaje de Marlin, doblado por el gran Jose Luis Gil. El azul pececillo es uno de los personajes más tiernos y entrañables que se hayan visto en la historia del cine de animación.
El trabajo de doblaje en general es uno de los mejores que recuerdo en esto de los dibujos animados, y no quiero olvidarme de Javier Gurruchaga, que en su doble papel de "Maestro Raya" y Bruce, este último un tiburón muy peculiar.
Desde mi posición de simple aficionado, me pareció desde la primera vez que todo lo que pasa bajo el mar está genialmente plasmado en lo que animación se refiere, con las clásicas licencias para humanizar más a nuestros queridos animalitos. Sin embargo, una vez que llegamos a la superficie, sin desmerecer el trabajo de los artistas tras esta gran epopeya marina, la cosa ya no brilla tanto aunque serán pocos los momentos en que veremos barcos o a humanos en pantalla.
Si la habéis visto aunque sea una vez, difícil será que no recordéis las locuras de la desmemoriada Dory, como su conversaciones en "balleno", o a las cansinas gaviotas con su sempiterno "mío, mío, mío", por no hablar de esas tortugas tan "new age" con las que se cruzarán Marlin y su azul acompañante.
"Buscando a Nemo" es una película con la que pequeños y mayores podemos identificarnos sin problemas porque tras esa sobreprotección de Marlin hacia su hijo está ese miedo que muchas veces nos impide dejar evolucionar a nuestros hijos o incluso que nosotros mismos evolucionemos. Además saben contarnos todo de una forma muy entretenida.
Se trata de un film tremendamente disfrutable en familia con una calidad sobresaliente cuya bajada de calidad en los momentos fuera del mar hacen que, en mi valoración, no llegue al 10. Pero sin duda es una película para volver a ver, o si aun no lo habéis hecho, descubrirla.
Como diría Dory: "Sigue nadando, sigue nadando".
Nota: 9

domingo, 26 de octubre de 2014

Serpientes en el avión. Magnífico debut de la Pataky al otro lado del charco.

A veces es difícil entender qué se puede pasar por la cabeza de determinados actores, Samuel L. Jackson en este caso, para participar en esta clase de esperpentos. A ver si me entendéis, que los que hicieron Sharknado participaran en ella tiene lógica porque los telefilms son lo suyo y tal, y hasta tiene su gracia verlos ahí, pero que alguien que formó parte de "Pulp Fiction", por poner un ejemplo, protagonice este despropósito tiene mucha tela.
Sin temor a equivocarme diría que lo mejor de la película son las imágenes del inicio y el final de la misma, por los hermosos paisajes y esas canciones playeras que suenan bastante bien. De lo demás es difícil rescatar algo pese a que la idea inicial hasta podría resultar atractiva. Cientos, quizá miles, de reptiles violentos a tope por unas hormonas o feromonas que les han echado y un espacio tan reducido como es un avión podrían haber dado para mucho.
Pero claro, con un guión que, por lo que he podido leer en Filmaffinity, fue hecho en gran parte por los propios internautas, que además consiguieron incluso que la película se estrenara con toda la sangre, tetas y violencia que se pensaban eliminar para hacerla llegar a un público más amplio, entiendes que el quedar por encima del grado de bazofia era casi un imposible.
Los personajes que veremos son estereotipados a la vez que son caricaturescos, desde el agente del FBI, Jackson, que todo lo puede, hasta el ejecutivo o rico insoportable que solo piensa en si mismo.
Mención especial para una Elsa Pataky tan guapa como es habitual pero que no es creíble como madre en ningún momento y que nos dejará una de las escenas más épicas y surrealistas que nos dejará la peli. Momento para la posteridad sin lugar a dudas.
Unos efectos especiales de mercadillo aunque no se cortan un pelo a la hora de mostrar ataques de los venenosos colmillos a pechos, penes y zonas erógenas varias. Además algunos ataques son también asquerositos, así que si no sois muy de eso, huid de esta película... bueno, en realidad deberíais huir de ella tanto si os va el gore como si no.
Hay films como Sharknado u otras de las denominadas "trash movies", películas basura, que de malas que son te parecen buenas, pero no es el caso. Con esta me he reído y disfrutado más que con "Piraña 3D", pero está claro que solo sirve para esos días en que tu cerebro y tu estado anímico te piden algo de lo que te puedas reír y no necesites pensar lo más mínimo, si no es así hay cintas de catástrofes aéreas mucho más recomendables.
Nota: 2

sábado, 25 de octubre de 2014

Alex Rider: Operación Stormbreaker. Un Bond adolescente que entretiene pero con muchas carencias.

La noche de este viernes veinticuatro de octubre fue una de esas en las que necesitas ver pelis con las que sabes que te vas a reír... de lo malas que son. Yo me he acostumbrado a llamarlas de "encefalograma plano", aunque las hay mejores que las dos que vi anoche, claro está, pero la cuestión es que no te hacen pensar en ningún momento.
La primera fue la de este Bond de instituto interpretado por Alex Pettyfer y en la cual veremos todos y cada uno de los clichés del cine de espías pero siempre rozando o incluso superando lo esperpéntico. Todo esto tiene su gracia, a ratos, pero queda patente casi desde el principio que está dirigido claramente a un público juvenil.
Ver desfilar por pantalla a conocidos intérpretes como Ewan McGregor, puro reclamo que únicamente aparecerá en los minutos iniciales, haciendo papeles principales o simples cameos es uno de los atractivos del film para el público adulto.
Pero él no será el único, porque por ahí está también Mickey Rourke en un rol que con su nueva cara después de las operaciones le iba como anillo al dedo... perdonadme que sea tan malo. Andy Serkis, casi más desfigurado que cuando sufría la transformación en Gollum y un Stephen Fry al que, incluso en un cameo tan pequeñín, disfruto enormemente cada vez que le veo en pantalla.
Me ha dado algo de penilla ver a la hermosa Alicia Silverstone en una producción así, no porque piense que es una gran actriz pero, no deja de ser curioso ver a esos actores y actrices que pegan muy fuerte de muy jóvenes, quizá precisamente por esa belleza, y que acaban viviendo de cameos, telefilms y similares.
Es de agradecer que, basándose en una saga de libros para adolescentes, no haya recurrido a los temas habituales en los últimos años de fantasía o mundos distópicos y, viendo que en 2013 se publicó la última novela, parece que en la literatura ha cosechado más éxito del que debió cosechar en el mundo del celuloide.
Como siempre digo cuando alguien me pregunta ¿y vas a hacer crítica en tu blog? Yo hago crítica u opino, como prefiráis, de todo lo que veo, siempre que lo vea en condiciones. Así que por eso habéis leído esto y sinceramente, salvo que seáis como yo, que veo casi cualquier cosa que me pongan por delante, o disfrutéis mucho con el cine para adolescentes, es una película de la que podéis pasar aunque no es lo peor que os podáis echar a los ojos.
Nota: 4

viernes, 24 de octubre de 2014

Doraemon y Nobita Holmes en el misterioso museo del futuro. Un cascabel robado da inicio a una gran aventura.

Tras ese título tan largo se esconde una película más del famoso "Gato Cósmico", Doraemon, al que casi todos conocemos y, si tenemos peques, más aun.
Personalmente, es una serie que me pilló ya algo talludito cuando la conocí y quizá por eso nunca terminó de entusiasmarme aunque no dejo de reconocer que para los más pequeños de la casa está muy bien.
Esta película en concreto le ha encantado a mis niños desde la primera vez que la vieron; en mi caso ha sido hoy cuando le he prestado la suficiente atención como para decidirme a hacer una crítica y aquí estamos.
Es innegable que las aventuras de Doraemon, Nobita y Cía. en el susodicho museo son entretenidas y nos harán pensar en el famoso detective no solo por Nobita, que irá ataviado para la ocasión, sino por el enemigo, el ladrón "Deluxe", cuya estética recuerda de manera innegable a "Moriarty".
Si conocéis la serie, todos los personajes y sus personalidades os serán familiares y podréis reíros a menudo con Tsuneo y Gigante si el humor blanco e infantil es capaz de sacaros al menos una sonrisa.
Sin lugar a dudas, lo mejor de la película son el museo y los numerosos y estrafalarios inventos, que iremos descubriendo mientras nuestros protagonistas buscan en las inmensas salas alguna pista que les conduzca a recuperar el cascabel del minino azul y a desenmascarar al hábil y escurridizo ladrón.
La animación tiene ciertos momentos destacables, como la materialización del "coche" , el cual surge de la propia invitación, que lleva al grupo de amigos hacia el gigantesco "gabinete de curiosidades". Eso si, no esperéis animación 3D a tope como es norma en los últimos años, porque aquí es todo mucho más artesanal, pero es lo habitual en el personaje, así que no sorprenderá a sus seguidores.
No vamos a encontrar una historia que sea muy novedosa aunque si que es muy divertida y, para niños de seis años hacia abajo, son casi dos horas de entretenimiento aseguradas. Alguno de los personajes, como Nobita, pueden ser cargantes en determinados momentos, pero aquí el protagonismo está tan repartido y el ritmo de la historia es tan rápido que los padres agradeceremos eso enormemente y podremos disfrutarla, no en igual medida que los peques, pero lo suficiente para que no se nos haga pesada.
Nota: 6
Nota Infantil: 9

jueves, 23 de octubre de 2014

Conan, el Destructor. Espada, brujería y testosterona.


Dicen que segundas partes nunca fueron buenas y, aunque no es algo que se cumpla a rajatabla, si es cierto que en el caso de la segunda entrega de las aventuras de Conan las cosas que flojean pesan más que las que se mejoran respecto a la primera.
Ya en los títulos de crédito iniciales se nota un cierto "cutrerío" que era muy habitual en aquellos años, aunque es hasta cierto punto perdonable. Lo que no lo es tanto, y hablaré de nuevo de ello, es el tema de la banda sonora.
Los primeros minutos de la película son mucho más directos, no en vano ya conocemos a Conan, y también nos dejan claro que vamos a tener mucha más acción, mejor rodada, y más aventura que en la anterior. Pasamos de una historia de venganza a una trama algo más elaborada, mejor hilvanada que en la primera, donde, como ya decía íbamos muy a saltos.
Donde más aguas hace sin duda es en el reparto. Baste decir que Schwarzenegger es probablemente el mejor, porque Sarah Douglas/Taramis queda muy lejos de James Earl Jones, no solo como villana, sino como actriz, ya que le falta pasión a raudales. Mientras que Jones imponía con cada frase por su voz, Douglas parece estar leyendo sin más las líneas de diálogo.
La sobreactuación de Olivia d'Abo como princesa consentida se hace insoportable en determinados momentos de la película y llega a darte igual la posibilidad de que le suceda algo. Ella no es la única, sin embargo, porque el compañero de andanzas de Conan y el ¿hechicero? oriental no le van a la zaga.
Pese a esos esperpentos, lo cierto es que la película tiene unas peleas, duelos de espada incluidos, mucho más elaborados que en "Conan, el Bárbaro" manteniendo e interés y mostrándonos a un Arnold mucho más hábil en el manejo de las armas, secundado por una, demasiado chillona para mi gusto, Grace Jones.
Algo que no terminé de entender es que Poledouris hiciera ese refrito de la banda sonora de la primera. Puedo comprender que uses ciertas melodías o "themes" en momentos concretos, pero que haya que estar muy atento para encontrar piezas nuevas y que demuestren su calidad como compositor es bastante decepcionante.
"Conan, el destructor" no llega a la calidad del cine de aventuras con mayúsculas del cine ochentero, léase "La Princesa Prometida", ni siquiera a la de su predecesora, pero es disfrutable para quienes busquen pasar un rato entretenido y sean seguidores del gigante austriaco, como es mi caso. Si buscas algo sesudo, pasa página y sigue buscando.
Nota: 5
 

miércoles, 22 de octubre de 2014

Conan, el Bárbaro. La de verdad, la de 1982.

Si tengo un actor al que idolatro aun sabiendo que no me puede ofrecer más que entretenimiento y que, salvo quienes crecimos con él, pocos le admirarán de esa manera, es Arnold Schwarzenegger.
En los ochenta él "partía la pana" en lo que a acción se refería, y aunque tiene películas mejores y mejor consideradas por la mayoría, de esa época tengo un cariño especial a Conan.
El "Cimmerio", parido por la mente del escritor Robert E. Howard, tuvo variopintas maneras de ser plasmado en los cómics, que fueron los que más le dieron a conocer, pero la más impactante físicamente y cuyo modelo será eterno, en lo que a cine se refiere, es la que encajaba con Arnold como anillo al dedo.
Por supuestísimo que no vais a encontrar en esta cinta unas actuaciones destacables, aunque James Earl Jones como villano —en VO su voz es absolutamente increíble— y la hermosa Sandahl Bergman como Valeria, dan algo más de si que el resto. Arnold da de si menos de lo que fue capaz de dar en un futuro porque, aunque se mueve como pez en el agua en determinado cine de acción, sería más tarde cuando terminara realmente de explotar. Si se ve aquí algo de su vis cómica que disfrutaríamos más tarde en "Los gemelos golpean dos veces" y muchas otras.
Hay que reconocer que el guión no termina de hacer justicia al personaje, aunque hay ciertos momentos con algo más de profundidad, sobre todo protagonizados por Jones, pero este era el cine típico de los ochenta, cine de aventuras sin más pretensiones que las de divertir al público que acudía a las salas o, posteriormente, a los videoclubs.
Lo más curioso de un film de segunda fila como este, es que tiene una de las bandas sonoras más maravillosas que haya escuchado en mi vida. Basil Poledouris creó unas melodías que acompañan de manera sublime a nuestros protagonistas y que, permitiéndome la licencia de hacer algo "fuera de programa", como dirían mis adorados "Les Luthiers", os dejo aquí el fragmento Theology/Civilization, en una versión que he escuchado miles de veces, y no exagero:
Esta película, rodada en parte en Almería, tiene alguna curiosidad, como la participación de Jorge Sanz como el Conan niño, quizá una de sus mejores actuaciones... vale, soy malo lo sé. Otra cosa que probablemente muchos desconozcáis y que tiene que ver con el físico de Arnold, es que, debido a su volumen muscular, en concreto los pectorales, se vio obligado a reducirlo, pues le era imposible realizar los movimientos necesarios para las coreografías con la espada.
Es evidente que para quien Schwarzenegger no sea santo de su devoción, o que sea tremendamente exigente y nada nostálgico, esta película le parecerá más que olvidable, pero como no es mi caso, anoche volví a disfrutar tremendamente con ella y con su genial música.
Nota: 7

domingo, 19 de octubre de 2014

Twin Peaks. Fuego camina conmigo.

Los primeros minutos de este film están preñados de ese sentido del humor tan David Lynch que ya se podía disfrutar en la serie y he de reconocer que me he reído con ganas. El personaje del propio Lynch me parece de lo mejor y más hilarante que te puedas echar a la cara.
Reconoceremos a la mayoría de los actores y personajes si hemos visto antes la serie, aunque el agente Dale Cooper/Kyle MacLachlan, tendrá una presencia testimonial y se echa en falta un mayor protagonismo suyo.
Lo mejor es poder conocer a Laura Palmer en sus últimos días y entender qué pasó y cómo fue todo en un pueblo donde reina la doble moralidad típica de los USA y donde nada es lo que parece. Lo peor es que algunos actores y actrices, sobreactúan de una manera aun más exagerada que en la serie. Sé que eso es así por como son los habitantes del pequeño pueblo y entiendo que por la manera de dirigir de Lynch, pero en determinados momentos chirría un poquito.
Es este un director del que solo he visto Twin Peaks, esta precuela de la serie y Carretera Perdida, aunque esta última la vi hace eones y, sinceramente, no la entendí y no me gustó, lo cual va unido sin duda.
Volver a los lugares ya conocidos del pintoresco, siendo generosos, pueblo y disfrutar de esa genial banda sonora, inolvidable para quienes hemos visto las andanzas de los vecinos de Twin Peaks y del agente Cooper, no solo ha sido un placer, sino que me ha gustado incluso más de lo que esperaba.
Como curiosidades en cuanto al reparto, tenemos a un barbilampiño Kiefer Sutherland y a un David Bowie que realiza una aparición tan breve como inquietante.
Se trata de una cinta que quizá no sea disfrutable si, para empezar, no te gusta nada David Lynch o si no has visto ya Twin Peaks. ¿Por qué digo esto último? Porque la gracia de la serie era eso de ¿Quién mató a Laura Palmer? Si veis primero la precuela, esa incógnita la perderéis, así que yo recomiendo ver primero Twin Peaks y después "Fuego camina conmigo".
Tendré que ponerme con Lynch aunque he de reconocer que no sé si podré hacer críticas en condiciones, pues la mayor parte de su obra no es tan fácil de entender y disfrutar como las historias ambientadas en este pequeño pueblo norteamericano.
Nota: 7

sábado, 18 de octubre de 2014

Perdida. David Fincher trata de enconcontrarse a si mismo y no lo consigue.

He visto bastante del cine de Fincher y casi todo me ha parecido de notable para arriba, lo cual, unido al hype generalizado por la legión de fans que le idolatran, me hizo ir con grandes esperanzas y expectativas a ver "Perdida".
Como sabéis, nunca me muevo en base a si voy a crear polémica, ni busco más visitas siendo contundente contra obras que la gran mayoría consideran geniales, obras maestras o como queráis llamarlo.
Fincher ha conseguido, con la inestimable ayuda del propio Affleck, que el tan criticado actor , no es santo de mi devoción, lo reconozco, sea creíble y agradable de ver como el marido sospechoso de la desaparición de Amy/Rosamund Pike.
Es ahí donde está la gran fuerza de esta película, en el reparto, con una Pike que destaca sobre los demás y con una Carrie Coon, encarnando a la hermana de Ben en la ficción, que me encantó y fue con la que más fácil me resultó empatizar. Neil Patrick Harris y Kim Dickens, como ex de la desaparecida y detective encargada del caso respectivamente, también dan la medida de sus posibilidades. Especialmente agradable ver el cambio de registro en Harris.
Y después de haber leído el inicio de la crítica estaréis esperando cuando vienen los palos ¿no?
Para este humilde opinador, el problema de la película está en el guión, en la dirección, o en ambas. El primer giro de tuerca, hasta ese momento estaba disfrutando enormemente de la película, llega demasiado pronto para la duración de la misma. Debido a eso, la parte central del film me resultó bastante carente de interés, ridícula en algunos momentos, rato motel o apartamentos, y hasta llegó a aburrirme un poquito. Luego va tomando de nuevo una curva ascendente en el tercio final, con un tono cuasi cínico, en el que Fincher y Gillian Flynn, guionista y escritora del libro, ponen el dedo en la llaga sobre la hipocresía en las relaciones de pareja y en lo que a los "mass media" se refiere.
Los aspectos técnicos del film también están gran altura, aunque he de decir que la banda sonora se me hizo un tanto machacona y repetitiva por momentos pese a que la inclusión de los latidos en algunas de las piezas si me pareció bastante acertado.
"Perdida" es una buena película pero el esperar mucho más, por quien está detrás del proyecto y por las generalizadas opiniones en cuanto a la grandeza de la cinta, me hace imposible darle una nota más elevada. Es una pena, porque le falta originalidad y repito, me parece un fallo bastante grande el momento en el que se hace el primer giro en la historia. Nos cuentan mucho demasiado pronto y eso en un thriller, salvo que sea estilo Memento o similares, me parece un error.
Nota: 6