martes, 30 de septiembre de 2014

Boyhood. Una niñez interesante y una adolescencia demasiado densa.

Por la apuesta de Linklater y por el acuerdo casi unánime entre crítica y público, Boyhood era una película que ansiaba ver desde su estreno y hoy al fin ha podido ser.
Ciertamente es una película arriesgada por su planteamiento, un rodaje realizado entre 2002 y 2013 en el que se nos presenta el paso de niño a hombre de Mason/Ellar Coltrane, que sin hacer un gran papel está correcto, mucho más natural y creíble en su infancia que en su adolescencia y su llegada a la universidad.
Decía que la peli fue una apuesta arriesgada de Linklater y así es, pero lo que no tiene es mucha originalidad más allá del planteamiento de rodaje. Lo que nos cuentan lo hemos visto ya muchas veces y si es destacable el guión es por sus diálogos, geniales en muchos momentos, sobre todo algunas conversaciones de los dos hermanos con su padre. Hablando de hermanos, Samantha/Lorelei Linklater, hermana de Mason es un personaje que refleja el desinterés que, por lo que tengo entendido, fue apoderándose de la joven actriz. Según avanza la historia y aparece menos no se la echa demasiado en falta.
Patricia Arquette, cómo me gusta esta mujer y cómo me ha seguido gustando pese a los numerosos cambios físicos a lo largo de la cinta, vuelve a demostrar que es la "madre" ideal en pantalla aunque las circunstancias sean muy diferentes a las de Médium. Aun con todo, y pese a que su interpretación es muy buena, el personaje es hasta cierto punto plano y siempre veremos a una mujer atrapada por las circunstancias, creíble pero no es lo mejor del reparto.
Y si Arquette no es lo mejor del reparto, es porque el padre/Ethan Hawke está sublime. Sus charlas con los niños y la madurez que va adquiriendo su personaje le dan una profundidad que no tiene la madre. De eso se aprovecha el actor, que nos brinda para mi una de las mejores actuaciones que he visto este año.
Llegados a este punto, yo no he visto esa maravilla que venden los críticos, sino una buena película, con dos interpretaciones destacables y cuya originalidad reside únicamente, y no es que sea poco, en el hecho de haberla grabado con el mismo chaval desde su niñez hasta alcanzar la mayoría de edad. Por lo demás es una historia muy típica y tópica de familias rotas y de cómo cada cual busca su sitio en la vida, unos con más fortuna que otros, como suele pasar en la vida real.
¿Recomendable? Si ¿Obra maestra? A mi no me lo ha parecido.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Los sorteos claros y el chocolate para el menda.

Pues nada, se puede considerar que el primer sorteíllo del Motel ha sido un "éxito". Veintidós participantes para una cuenta modesta en twitter y un blog con solo medio año de vida, amén de la rareza del premio, Stephen King adaptando a Lars von Trier ya es casi digno de un capítulo chungo de Expediente X o alguna similar.
Usaré esta entrada para felicitar a Oubeos, ganadora del sorteo y fan de King, algo imprescindible para disfrutar de esta miniserie que tiene más de esperpéntica que de terrorífica si he de ser sincero. Pero, como el sorteo se hizo ya un poco tarde y no me dio tiempo, también uso este lugar para poner las capturas de los nombres de todos los participantes en la web que he usado para elegir al ganador: http://www.alazar.info/generador-de-sorteos

La idea de regalar algo entre los seguidores era más para premiar la fidelidad y participación de much@s en estos pocos meses que llevo poniendo algo de esfuerzo, tampoco voy a tirarme el rollo, y mucha ilusión para compartir una de mis grandes pasiones, el cine, y cualquier cosa que surja en twitter.
Espero que la iniciativa haya sido de vuestro agrado y que en el futuro participéis aun más personas.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Viernes 13 (2009) El más "Sobrenatural" no era Jason.

Parece que ahora los sábados toca cine de terror en el canal Paramount, de calidad dudosa como la mayoría de este género, pero entretenidas para ver en compañía y echarnos unas risas. Además veremos a actores y actrices jóvenes y de buen ver que se prodigan poco fuera de sus exitosas series de televisión.
Ayer tocó el remake de Viernes 13 dirigido por Marcus Nispel, director que cuenta con tres películas reseñadas en el blog, y con la producción de, redoble de tambores, Michael Bay. Tranquilos que no hay travellings imposibles ni explosiones a cada paso de  los protagonistas. Lo sé, lo sé, decepcionante.
Con una trama más vista que los posados de la Obregón, primero nos enseñarán lo bien que se le da matar a Jason, sobre todo si los chavales y chavalas están en bolas o echando un casquete. Sin duda, en Crystal Lake este serial killer es el método anticonceptivo de mayor eficacia.
Como era de esperar, una de las chavalas muertas tenía una historia muy dramática tras de si y un amantísimo hermano, Jared Padalecki, alias "Sam Winchester", que será el único "teenager" que desearemos que sobreviva y escape del machete del asesino de la máscara de hockey.
Seamos sinceros, ¿a alguien le da verdadera pena que vayan cayendo cual moscas esos ninis, "hijos de papá" casi todos, que seguramente han traumatizado a decenas de compañeros de instituto o universidad, y que además demuestran una inteligencia no muy superior a la de los gusanos que devorarán sus cadáveres?
Las muertes son divertidas si eres de los que no se toman en serio estos films, aunque no son aptas en su mayoría para gente que no guste del gore, aunque aquí es más bien light. Sangre a tutiplén, machetazos y jóvenes ensartados en cada cosa con pinchos que aparezca en pantalla es lo que tendréis que soportar si os decidís a verla. Como siempre digo con este tema, estómagos sensibles abstenerse.
Por encima de la olvidable "Conan" de 2011 pero peor que "La matanza de Texas", este remake de Nispel os hará pasar un buen rato si os van las pelis con asesino en serie indestructible y no os tomáis muy en serio esta clase de terror.
Os dejo aquí los vídeos del amigo @criticodebasura cuyo canal de YouTube os recomiendo encarecidamente:
 
Nota: 4

sábado, 27 de septiembre de 2014

Sucker Punch. Demasiada acción para tan poca chicha.

Cuando un director te ha convencido con tres de sus películas de manera casi absoluta, 300, Watchmen y el remake de El amanecer de los muertos, siempre ves cualquiera de sus obras con la convicción de que no te decepcionará y así vi yo "Sucker Punch", una película que recibió muchas más malas críticas y opiniones que buenas, no solo de los profesionales.
¿Hay algo de razón en ello? En mi opinión si.
Snyder vuelve a sobresalir como siempre en la puesta de escena, impresionante y cuidada hasta el más mínimo detalle. Sin duda, lo mejor de este film para mi es su estética, tanto en los momentos que se viven en el manicomio como en las misiones, ejecutadas a modo de videoclips, que viven las féminas protagonistas.
Si, porque como si de un videojuego se tratara, nuestra protagonista principal y sus amigas tendrán que realizar tareas en diferentes mundos o localizaciones donde la estética es sublime si eres amante del ocio electrónico y la acción muy espectacular pero ya... O sea, en esos fragmentos, trama o historia cero como si de un "machaca botones" cualquiera se tratara. Incluso me recuerda a la estética de la saga "Onechanbara". Para muestra la portada de una de sus entregas.
Realmente poco se puede destacar de las interpretaciones de las actrices porque no parecen más que "lolitas" casi todo el tiempo y, cuando ya a Snyder y Steve Shibuya autores del guión, les da por mostrarnos algo que de verdad tiene un poco de sentido y donde el reparto ha de hacer algo más que cabriolas y poner caritas ya es tarde, demasiado tarde.
Que si, que al final, nos explican lo que ha pasado, aunque ya se intuía, y no son muy originales que digamos, por no hablar de que a mi no me compensa la inexistencia de historia hasta ese momento. Me resultó casi imposible empatizar con las chicas y que me preocupara lo que les iba pasando y eso es un gran problema a mi modesto entender.
No voy a decir que la película sea un despropósito en su totalidad, pero me deja bastante claro que Snyder trabaja con mejor resultado sobre historias de otros que cuando las crea él desde cero. Porque el guión flojea y mucho casi todo el tiempo y, cuando deja de hacerlo, tampoco es que sea nada que vaya a quedar para el recuerdo.
Visualmente impactante y entretenida, a mi no consiguió hipnotizarme igual que no lo haría el "bailecito" que se marcaba la protagonista antes de cada nueva pantalla de este gran videojuego que es Sucker Punch.
Nota: 5
P.D. Al gran Javi de Cine de Patio le gustó mucho más, aquí sus razones ;)

viernes, 26 de septiembre de 2014

¿Nos toman por tontos? MediaMarkt no tiene vela en este entierro.

Allí, a la vuelta de un par de esquinas, tres como mucho, está la Fiesta del cine. Quizá por eso me he acordado de la curiosa e incluso ocultada subida de precios en "Los miércoles al cine".
Fui consciente de ello cuando fui con mi tío a ver Sextape en los multicines Yelmo que hay en Fuerteventura, mi isla, pero como muchas veces en Canarias en general, y en mi tierra en particular hacen lo que les viene en gana, lo achaqué a eso; no en vano, Kinepolis siempre cobró a 4,90 los tan cacareados 3,90 de esta promoción que lleva varios meses. No es que haya Kinepolis en Fuerteventura claro, pero a lo que voy es a que parece que cada uno podía poner el precio que le viniera en gana realmente.
Así las cosas, cuál fue mi sorpresa al ver que uno de mis cines habituales, la cadena Cinesa en realidad, pasó de cobrar 3,90 a "desde" 3,90. En Cinesa no es novedad, pues en Mendez Alvaro, único cine que mantiene las sesiones matinales a diario, subieron el precio de unos ajustados 5€ a 7,30€.
La única cadena, de relativa enjundia, que mantiene los 3,90 sin "desdes" ni chorradas similares, es Renoir. Hablo de Madrid y de lo que conozco, así que si alguien sabe de algunos más que lo hagan, agradezco que me lo hagáis saber. No solo mantienen ese precio, sino que además son de los pocos que también siguen premiando que vayas a determinadas sesiones con una sensible rebaja.
Soy consciente de que los cines son un negocio, y soy consciente de que seguramente quien manda sobre el precio de las entradas no son los propios cines. Sé que es utópico pretender que las entradas estén sobre los 3€ que nos cuestan en los tres días que dura la "Fiesta del cine" durante todo el año, pero lo que no me gusta es que me tomen por tonto.
Si los miércoles sigue yendo más gente a las salas, dentro de tres meses, si sigue la promoción, ¿volveremos a ver una subida de precios? Porque claro, al final, resultará más económico ir el día del espectador si esa "ligera" escalada en los precios continua.
Al menos habrá que agradecerles, se va notando la ironía, que hayan tenido a bien dejar de cargarnos con comisiones si se compraban las entradas vía internet o incluso en los cajeros situados en los propios cines. Les quitas trabajo en taquilla y encima has de pagar más que el que la adquiere in situ, con una persona que te habla incluso y, si te ve ir todas las semanas, hasta puede que te sonría cuando compres las entradas.
Mi intención con esta entrada, alejada de las críticas habituales en el blog, no es decir qué malvados son, no vayáis al cine, sino dejar claro que al menos yo no soy tonto. Juegan con nosotros, sobre todo con los que ir al cine es más una necesidad que un simple entretenimiento, para ganar unos cuantos céntimos más. Puede que a la mayoría os pasara como a mi, que hasta que el/la taquillero/a os dijo el precio de las entradas, ni sabíais del cambio de tarifas.
Hemos de dar gracias a que algunas cadenas, pese a ser empresas que viven de los beneficios igual que el resto, piensan en ese propio beneficio y en los espectadores, manteniendo los precios cuando el resto aprovechan para hacer algo más de caja.
Sea como sea, yo seguiré acudiendo a mis cines habituales, porque no puedo vivir sin mi dosis y porque, para una válvula de escape que tengo y un capricho que me doy, no voy a dejar de ir. También os digo, que cada miércoles que pueda, daré preferencia a quien no me ha tomado por tonto para dejarme mis 3,90; a los demás, que se queden con sus "desde" o sus "yo pongo el precio que me da la gana".

jueves, 25 de septiembre de 2014

Alien Resurrección. Cual zombi, la peli se va descomponiendo con el paso de los minutos.

Cinco años después, en la vida real, y doscientos, en el mundo creado por Ridley Scott, la saga volvía a la vida al igual que su protagonista, Ripley, que era clonada con malsanas intenciones.
El mayor cambio que encontraremos es la estética y la manera de contarnos todo, pues la influencia del director francés Jean-Pierre Jeunet queda patente y es curioso pensar que luego llegaría de su mano Amelie, por poner un ejemplo.
Los experimentos que dan lugar a la clonación mencionada, como es de esperar, no fueron exitosos a la primera y además se irán torciendo incluso cuando parecía que tenían todo controlado. Toda una novedad ¿eh?
Ahora cambiamos los marines por un grupo de contrabandistas, entre los que encontraremos a Ron Pearlman, conocido por Hellboy, a Winona Ryder y a Gary Dourdan, Warrick en CSI, entre otros. Digo esto porque, salvando las distancias, Resurrección trata de retomar el camino de la acción que tan bien supo aprovechar Cameron en "Aliens". El primer problema que nos encontramos es que los personajes, salvo Ripley, no tienen el carisma de los Hicks, Hudson, Bishop y compañía, aunque no vamos a decir que sean planos.
He de destacar positivamente como siempre a Sigourney Weaver, con una Ripley mucho más ambigua y que te tiene pensando casi todo el film si es o no trigo limpio; sin embargo, Ryder no terminó de convencerme en ningún momento. Para mi hay una mala elección de casting o una falta de motivación en la actriz, pero su personaje, de importancia creciente según avanza la trama, me pareció de los peores, si no el peor.
Llegamos ahora a la parte de la crítica donde hablo de lo que, para mi, hizo perder enteros y quedar por debajo incluso de la tercera entrega a esta cinta. Me refiero al guión. Que Joss Whedon, uno de los guionistas más destacados, sobre todo en televisión, empiece de manera que capte nuestro interés y tratando de hacer algo en cierto modo diferente a todo lo anteriormente visto en la saga, para tomar caminos que llevan hacia una degeneración que alcanza su cima en los último quince o treinta minutos, es muy decepcionante. No soy de destripar, así que no voy a entrar en detalles, pero los cambios en la gestación de los aliens y ese engendro albino... ¿en serio? Gracias, pero no, gracias.
Es una pena esa ida de olla final, porque estropea una película que, pese a andar muy lejos de la calidad de las dos primeras entregas, trajo una nueva estética, una nueva Ripley y una acción casi tan entretenida como la de "Aliens". Son esas cosas, las que la salvan del suspenso, pero verla fue como tener ya en la mano ese billete que había en el suelo y que el gracioso de turno tirara de un hilo atado al mismo. Se te queda un poco cara de tonto al final.

Alien 3. Cuando David Fincher no era nadie.

Ha sido al hacer la crítica cuando he sido consciente de que, uno de los directores mejor valorados de la actualidad, David Fincher, fue el encargado de capitanear esta continuación de una saga que inició aquí una ligera cuesta abajo que se acentuará con la cuarta entrega.
Nos encontramos con una vuelta a los orígenes, dejando de lado la acción desenfrenada de Aliens para recuperar el ritmo más pausado y claustrofóbico de Alien, el octavo pasajero. Por un lado es un acierto porque volvemos a sentir miedo en determinados momentos del visionado, aunque aquí todo es aun más sangriento que en la primera película; por otro lado hace que la originalidad brille por su ausencia, puesto que ambientarla en una prisión en lo más remoto de la galaxia, no cambia que estamos viendo prácticamente lo mismo que hemos visto ya antes.
Tendremos ya la sensación de que Ripley/Sigourney Weaver, es la protagonista absoluta y de que, pese a que algunos personajes tengan su importancia, son unos "comparsas" prescindibles en una historia que gira en torno a nuestra heroína de principio a fin.
Los presos, con una organización a camino entre el autogobierno y lo sectario presentarán algo más de batalla que lo que vimos de la tripulación de la Nostromo, aunque la trama desemboca como siempre en cómo hacer uso del entorno para acabar con la criatura. Se vuelve ya demasiado recurrente aunque la ausencia de armas en la cárcel lo justifica.
La dirección de Fincher ya nos demuestra que sabe cómo ambientar una historia oscura, algo que luego bordaría en Se7en, aunque quizá el guión no le acompaña todo lo que debería, pues arriesga poco o nada, pues incluso podríamos decir que lo más original, el anfitrión del único Alien que pulula por los pasillos hace pensar en "La Cosa" de Carpenter.
El ritmo narrativo es el mismo que disfrutamos en "El octavo pasajero", esto es, un devenir pausado de la trama hasta que algo más de acción entra en escena, pero no una acción frenética en todo caso.
Visualmente y en cuanto a efectos especiales, si tenemos en cuenta que es de 1992, sigue, al igual que sus predecesoras, siendo puntera, pero ni eso, ni la gran interpretación, una vez más, de Weaver, secundada por unos compañeros de reparto más que correctos, la salvan de ser un intento descarado de clonar algo que funcionó en su momento pero que, a principios de los noventa, era algo ya muy visto.
Entretenida y digna continuación, Alien 3 no aporta nada nuevo al género ni a la franquicia si he de ser sincero, pero sabe mantenernos en tensión frente a la pantalla y la fuerza de Weaver, unida a la inquietante presencia del xenomorfo hacen que su visionado valga la pena.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Aliens. Una mujer de bandera entre toneladas de testosterona.

Siete años después del estreno de Alien llegaba a nuestros cines la segunda entrega, Aliens, con James Cameron como director y dejando de lado el terror más clásico para traernos una película de las que, sin duda alguna, supuso un antes y un después en el cine de acción. No solo porque luego muchos films han "plagiado" muchas de sus ideas hasta la saciedad, con mejor o peor resultado, sino porque nos trajo a la primera heroína de acción capaz de estar al nivel de cualquiera de esos hipertrofiados machos que copaban ese género en los ochenta.
El inicio de la cinta sigue con la historia de Ripley y nos enseña cómo es rescatada y que las cosas se vuelven a torcer al poco tiempo de establecerse en la estación espacial. Se ha perdido la comunicación con una colonia humana y se cree que los adorables xenomorfos puedan tener algo que ver.
La presentación de los marines, entre los que destacan Hicks/Michael Biehn, Hudson/Bill Paxton, Vasquez y Apone. No es que el resto no lo hagan, porque todos tendrán su importancia a lo largo de la historia, pero ellos pasaron a la historia de la ciencia ficción junto al androide Bishop/Lance Henriksen, bien por escenas concretas, bien por el conjunto de su actuación en la película.
Todo el trabajo de diseño; vehículos, uniformes, armamento, localizaciones, los propios Aliens siempre me ha encantado y lo sigue haciendo pese a tener casi treinta años a sus espaldas.
Sigourney Weaver fue capaz de demostrar que una mujer podía llevar el peso de un film de acción tan bien o mejor que cualquier hombre, y no es que los interpretes masculinos de esta película no den la talla, que la dan de sobra y proporcionan lo que se espera de ellos, bravuconadas y testosterona a raudales, incluso Vasquez, que no sabemos muy bien si considerarla una mujer o no... La cuestión es que Ripley es capaz de mostrar una ternura tan femenina como la que vemos con la pequeña "Newt" o ser una auténtica depredadora, casi tan implacable como las criaturas a las que se enfrenta.
El apartado sonoro es una de las grandes virtudes de este film, con esas ráfagas de los fusiles de asalto o las ametralladoras pesadas, que serán inconfundibles para cualquier amante de esta segunda entrega de la saga, o el agobiante e incesante pitido de los radares cuando los marines se ven rodeados, que resonará en nuestra mente incluso después de haber finalizado el visionado.
Y qué decir de la banda sonora a cargo de James Horner, compositor fetiche de Cameron, contundente y repleta de fanfarrias como en él es costumbre. Acompaña a la perfección al ritmo frenético que va adquiriendo la trama según avanzamos en las aventuras y desventuras de ese grupo de aguerridos hombres y mujeres que se enfrentan a la criatura más mortífera que haya pasado por la gran pantalla.
Sin lugar a dudas, el cine de ciencia ficción no sería lo mismo sin esta obra cumbre ochentera con la que Cameron supo crear y llevar a su máxima expresión eso que a mi me gusta denominar como "cacería de bichos". Sustos tendremos pocos, los cuales serán sustituidos por la tensión que genera el no saber de dónde van a salir esos oscuros seres de pesadilla.
Jamás he sido de contar cuántas veces veo una película, pero creo que puedo decir sin temor a equivocarme que Aliens ha pasado ante mis ojos más de cincuenta veces y jamás me canso de ella, lo cual no sé si la hace aun más recomendable para quienes no se hayan decidido a verla, pero si que me hace sentir casi lo mismo que cuando la vi por primera vez, que estaba ante algo muy grande.

martes, 23 de septiembre de 2014

Alien. En el espacio nadie puede oir tus gritos.

Hay películas para las que no pasan los años, ni siquiera aunque los efectos especiales puedan estar algo desfasados. Alien es una de ellas.
Por desgracia para mi, no soy de esos que cuando ya ha visto varias veces un film de terror se sigue asustando, así que al verla de nuevo la disfruto pero no sufro demasiado. Si siento esa tensión y la claustrofobia que debían sentir los personajes, pero el factor sorpresa se pierde. Lo que no pierdo es el recuerdo del miedo que pasé la primera vez que la vi, así que si alguno no la ha visto, ya os vale si es así, os vais a llevar más de un susto y más de dos.
Es difícil escoger un sitio mejor que una nave de pasillos estrechos para ambientar una historia que solo nos llevará fuera de ella para que conozcamos al simpático "Facehugger", ese animalillo mezcla de araña y escorpión que os hará ver lo que de verdad es un beso de tornillo.
Los exteriores y la nave donde Kane/John Hurt recibirá el cariñoso abrazo del adorable bichejo dan ese punto de variedad y además resultan muy inquietantes, con esa enorme silueta que se levanta frente a nuestros protagonistas.
Desde que el grupo vuelve a la Nostromo, las cosas empezarán a torcerse, con su compañero afectado por ese parásito y el consiguiente deterioro en las relaciones entre los demás tripulantes.
Será a partir de entonces cuando veamos lo acertado del reparto con unas actuaciones destacables de Sigourney Weaver/Ripley y Ian Holm/Ash que estarán muy bien secundados por Tom Skerritt/Dallas y Veronica Cartwright/Lambert.
Después de la genial escena de la comida, interrumpida por una pequeña indigestión de Kane, el ritmo de la película irá en aumento sin darnos ni un minuto de respiro hasta el final. Este es uno de los grandes méritos de una trama que pasa, de un momento a otro, de ser una historia de intriga que avanza con paso lento y seguro a una segunda parte trepidante con un clímax sublime.
Ridley Scott supo trasladar el terror, más psicológico que visual, aunque también hay de este último, al mundo de la ciencia ficción genialmente secundado por la banda sonora de Jerry Goldsmith.
Una única criatura, un depredador cuasi perfecto, que dará caza a los integrantes de la tripulación, y que perduró en su día en las pesadillas de muchos, empezando probablemente por las de su creador, H. R. Giger. Unas premisas sencillas pero efectivas que hacen de esta cinta un clásico del cine de terror hecho con buen gusto, del que enseña lo justo cuando quiere asustar y todo lo necesario cuando busca impactar; logra ambos objetivos.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Reflejos. El juego de espejos de Alexandre Aja funciona a medias.

Vamos hoy con un remake realizado por Alexandre Aja que me ha gustado bastante más que Piraña 3D aunque claro, se supone que esto es terror más serio y a mi el humor de la mencionada no me va nada.
Como me pasa a menudo, no puedo compararla con la original porque no la he visto, pero bueno, puedo valorar esta revisión occidental. Parece que en terror hay que coger el cine asiático y rehacerlo de una manera visualmente más adecuada al público de este lado del mundo, por no hablar de que así no hay que currarse nuevas historias tampoco.
Lo que queda claro desde el principio es que contar con un actor de la talla de Kiefer Sutherland es un plus de calidad, tanto para el director como para nosotros. Su interpretación es sin duda lo mejor de la película y además conozco el trabajo que él realiza y puedo deciros que, estar solo por la noche haciendo rondas en un edificio no es plato de buen gusto para nadie. Toda esa parte está muy bien reflejada.
Siendo Aja el director, era de esperar que las escenas truculentas estuvieran más que presentes y no decepciona. No son largas pero se recrea en el detalle y si no os va mucho la sangre y lo explícito, apartaréis la vista de la pantalla en más de una ocasión.
Es una historia de fantasmas bastante al uso donde los espejos y la realidad al otro lado de los mismos cobra protagonismo, lo cual no es que sea especialmente original pero consigue ser entretenida hasta que se va acercando al final y lo que era un terror más bien psicológico va derivando en una extraña sucesión de escenas de lucha entre Ben Carson, interpretado por Kiefer Sutherland, y un ser que no acabas de tener muy claro si es Spider-Man, la niña del exorcista o una mezcla de ambos, que le quita bastante la gracia al asunto a mi parecer.
Lo que me ha dejado peor sabor de boca han sido algunos efectos especiales digitales, porque, viendo lo bien que se han trabajado las localizaciones o incluso los maquillajes, tanto de los personajes como de las escenas más gore, es bastante patético ver ese "fuego" por ejemplo en una de las escenas. Igual es una estupidez pero, no sé, a mi me sacó mucho de ese momento concreto del film.
Recomendaría ver "reflejos" por la gran actuación de Kiefer y por su ambientación. Todo el tiempo que pasamos dentro del edifico abandonado es de lo mejor, pese a que la película va derivando hacia algo que parece sacado de la mente de Sam Raimi en su época ochentera, lo cual a mi no me gustó, aunque el final te reconcilia un poco con el guión, pese a que a día de hoy ya no sea muy novedoso.
Nota: 5

viernes, 19 de septiembre de 2014

Cutre sorteo, el primero, en el Motel.

Si, damas y caballeros, me he decidido a hacer el primer sorteo así porque si. Con lo fieles que sois, tanto en el blog como en twitter, y con los hitos que va consiguiendo el Motel, he pensado que os merecíais un regalito.
No sé si os gustará mucho y quizá a algun@ le pueda parecer cutre. ¿Por qué? Pues porque la mini serie que podéis ganar ya ha sido visionada por mi, así que no está nueva de paquete aunque está impoluta.
El hecho de vivir poco a poco en un lugar chiquitín, como el genio de Aladdin, me ha hecho plantearme que, en lugar de tener problemas de espacio, puedo ir sorteando entre vosotros cosas que, si no hiciera esto, acabarían vendidas en un cash converters por una miseria.
Vayamos al grano. Se trata de "Hospital Kingdom" la versión de S. King de la obra de Lars Von Trier.
Las bases del concurso las detallaré el domingo cuando cuelgue esta misma imagen con dichas bases escritas en ella. Pero podéis esperar lo de siempre, habrá que retwitear y ser seguidor/a del Motel en la red social del pajarito; estaré pendiente y perfiles con un huevo como foto y tres tweets en dos años no entrarán en el sorteo.
Como soy canario y me toca mucho la moral que la gente nos deje fuera de los sorteos, entrará todo el territorio nacional. Cualquier seguidor que no resida en España también quedaría excluido. Pensad que yo no gano nada con el blog y hacer el envío cuesta un poquito ;)
Esta entrada es solo para poneros sobre aviso, el sorteo empezará el domingo y espero que participéis y poder traeros cosas más interesantes en un futuro.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Malditos bastardos. "El Padrino" se infiltró entre los nazis.

Hay películas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial que nos cuentan con pelos y señales como fue todo, "Salvar al soldado Ryan", otras se centran en momentos o incluso personajes concretos, "Enemigo a las puertas", pero si queríamos un film sobre esta guerra, con cierto aire de western, incluso algunas melodías suenan a eso, y con un toque gamberro, solo Tarantino podía hacerlo. Así llegó a nosotros la historia de este grupo ficticio que luchaba contra los alemanes sin ningún tipo de reglas, sin respetar convención alguna.
La mano de este peculiar director queda patente en todo momento, por lo que quienes no le tengan entre sus predilectos o esperen una cinta seria sobre lo que sucedió, mejor que la dejen pasar. Por contra, si has disfrutado con lo que hayas visto de Tarantino hasta el momento, no te defraudará.
Dicho esto, cuando se te presenta en pantalla un reparto tan coral como el que aquí disfrutaremos es muy difícil destacar a casi nadie por encima del resto. Sin embargo, Christoph Waltz realiza sin ningún género de dudas la mejor interpretación a mucha distancia del resto de compañeros. Su Hans Landa es inolvidable y claramente merecedor del Oscar a mejor actor de reparto que le fue concedido al actor.
Ojo, el resto, como es habitual en el cine de Tarantino, realizan con creces su función. Tendremos a Brad Pitt en un registro ya conocido para él y con una hilarante, al menos para mi, imitación de "Vito Corleone". Fassbender, Daniel Brühl y la bella y elegante Diane Kruger cumplen con roles destacables.
Violencia al estilo Tarantino, es decir, por momentos casi cómica aunque bastante brutal también. Es marca de la casa y yo personalmente disfruto de estos excesos concretos de Quentin. Pienso que tiene mucho mérito presentar imágenes de tanta crudeza pero que al tiempo casi te hagan sonreír más que afectarte. O igual estoy igual de enfermo que él, quién sabe.
La música, el vestuario, las localizaciones, todo acompaña a la perfección a la idea que Tarantino tiene de aquella Alemania Nazi que busca más la carcajada que ser tomada en serio y quizá cojea un tanto el guión con pocas o ninguna sorpresa y una historia que ya nos han contado en más de una ocasión, y en más de diez.
Como curiosidad, ese humorista, amado por unos, odiado por otros, de nombre Mike Myers hará un pequeña aparición en la que, si no se está atento costará reconocerlo.
En definitiva, tenemos al director de "Pulp Fiction" y "Reservoir Dogs" en su máxima expresión, aunque la calidad no llegue a la altura de aquellas. Eso es una ventaja para quienes amamos su cine, para los demás es una razón para, probablemente, seguir buscando otro film que ver esta noche.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Piraña 3D. Olvídala, si puedes.

Domingo noche, estás ocioso frente al televisor, mirando tus cosillas en las redes sociales y ves que TNT pone Piraña 3D y claro, piensas, será mala, pero igual me echo unas risas. Error.
Hay quien me dirá, es un gran homenaje al cine gore de los setenta... pos vale, sigue siendo malísima. Y ojo, que de Alexandre Aja, el director, me gustó mucho el remake de "Las colinas tienen ojos" y "Mirrors" —esta tendré crítica en el blog— me pareció entretenida. En realidad es un director de remakes porque "Mirrors" también lo es.
Esta de pirañas es su revisión de la de Joe Dante de 1978. No puedo valorar si es fiel o no a ella, aunque dudo que la original pueda ser peor que esta de la que os hablo.
Quizá otros me digan, es que no las has visto en 3D... pos vale, sigue siendo malísima. Y siendo sincero, si verla en 3D habría significado ver un miembro viril amputado flotando frente a mi mientras es devorado por tan simpáticas criaturas, me alegro de haberme ahorrado eso. Es una escena de la peli, qué queréis que le haga.
Tampoco es que podamos esperar mucho de un guión que gira en torno a la grabación de una peli porno o de un vídeo prono para un portal de internet y a una fiesta donde todo el mundo desfasa hasta límites insospechados.
Hay muchas tetas y mucha sangre, incluso en algunos momentos se juntan ambos elementos en una apoteosis con más gore que erotismo pero si, aunque las tetas molan, no compensan.
Quizá lo más destacable sea la escena homenaje a "Titanic" de James Cameron. No le va a la zaga el final épico/estúpido de Ving Rhames en un alarde de sacrificio fuera de la más mínima lógica, ni en Sharknado recuerdo nada tan traído por los pelos.
Del reparto solo puedo decir que las caras conocidas eran totalmente prescindibles, teniendo en cuenta que actuar, lo que se dice actuar, lo hacen más bien poco, siendo generosos.
Lo único que puedo decir para terminar es que, por mucho 3D o mucho homenaje al cine gore que me quieran vender, Piraña 3D es una de las películas más sin sentido que he tenido la desgracia de visionar. Como la he visto hago crítica, pero si aun no habéis caído, salvo que os guste el terror muy, pero que muy casposo, dejadla ahí en el cajón del archivador con la "B" de bazofia.
Nota: 1

martes, 16 de septiembre de 2014

El Niño. El guión lo tiraron al agua cual fardo de hachís.

Daniel Monzón había dado en el clavo con "Celda 211", lo cual, unido a la presencia de nuevo de Luis Tosar, hacía que las ganas de ver "El Niño" estuvieran más que justificadas.
Está claro que son cada vez más los directores que tratan de hacer un cine más parecido al hollywoodiense, en lo referente al espectáculo y al entretenimiento puro y duro. No se acaban de perder las raíces nunca, pero es de agradecer disfrutar de una producción como esta, tan cuidada en lo visual y con muchas escenas que son adrenalina pura.
Pero... si, siempre hay un pero, pese a que es un film entretenido tiene para mi dos fallos principales; hablemos de ellos.
Para empezar el reparto tiene muchas caras bonitas pero anda muy cojo en lo que a interpretación se refiere. Luis Tosar está muy bien, sobre todo en determinados tramos de la película, aunque me esperaba más de él. El problema es que el protagonismo recae en la historia de "El Niño", interpretado por un Jesús Castro que es un bombón, eso salta a la vista, pero que no termina de cuajar en ningún momento, recurriendo muchas veces a la misma expresión facial tipo "ahora me enfado y no respiro". En las escenas de acción es pasable pero creo que le queda aun mucho camino por delante.
Del resto de actores todos muy irregulares, por momentos creíbles, por momentos parecía que ni ellos se lo terminaban de creer demasiado.
El otro fallo lo veo en un guión que quiere contarnos tantas cosas, sin profundizar demasiado en ellas, que nos tiene dando bandazos hasta que llega el punto de inflexión de la trama, cuando falta una media hora para que acabe la cinta, y es donde volvemos a encontrar algo del Daniel Monzón de "Celda 211".
 Y es que, por lo que leo de críticos profesionales, parece que este nuevo taquillazo del cine español sea el no va más, pero para mi le ha faltado chicha, originalidad y pasión. Si te fijas un poco, la historia casi no importa, o más bien, no te importa lo que les pasa a los personajes, porque cuando no hay acción en pantalla, —las persecuciones son sublimes, eso hay que reconocerlo— todo flojea un poco salvo un par de escenas más intensas, protagonizadas por Tosar.
En resumen, es una película disfrutable, entretenida, pero que se queda muy en la superficie de los temas que trata. La documentación sobre como actua la policía en el estrecho será genial, no lo niego, pero con lo que dura, podían habernos mostrado mucho más del mundillo de las drogas, o un romance que de verdad nos llegara al corazón.
Visualmente impactante pero creo que disfrutaré más con "La isla mínima" que me atrae mucho más que esta que acabo de criticar.