sábado, 30 de agosto de 2014

La huérfana. No todas las adopciones salen bien.

Casi todo el mundo que conoce mi gusto por el cine de terror no dejaba de recomendarme "La huérfana" de Jaume Collet-Serra. Eso es algo extraño con la cantidad de películas que se quedan en un intento de ser "la nueva maravilla" de un género y que luego solo saben usar pantallazos o subidas de volumen repentinas, la saga Paranormal Activity es un buen ejemplo de ello; de las que se basan en la sangre y las escenas explícitas ya ni hablamos.
No le hago ascos a una peli como Saw o similares, pero como de verdad me gusta que me asusten o me metan el mal rollo en el cuerpo es con el terror más bien psicológico al estilo de "Los otros" "Insidious" o incluso "Session 9" una cinta que adoro.
Así las cosas, y después del rollo que os acabo de meter, aproveché que mi tía, con quien he disfrutado la mayoría de cine de terror que he visto en compañía, la tenía en DVD y me dispuse a comprobar si la cosa era para tanto.
No es que en "La Huérfana" Collet-Serra nos traiga nada nuevo, pero si que nos brinda un producto de calidad notable y una sobriedad muy de agradecer, cuyos pilares son las actuaciones de Isabelle Fuhrman y Vera Farmiga como Esther, la niña protagonista, y su madre adoptiva respectivamente.
Se trata de un duelo interpretativo donde Farmiga vuelve a demostrar que este tipo de personajes y películas son su hábitat natural y donde la joven Fuhrman demuestra lo poco que hace falta para que una criatura adorable se convierta en repulsiva y odiosa.
El resto del reparto se convierten en planetas que giran alrededor de estos dos potentes soles que son el epicentro de un film de corte clásico con una música que nos recordará a otras cintas del género y unos tópicos bien utilizados, que pese a estar mil veces vistos, Collet-Serra sabe hacer que no nos resulten aburridos; más aun si tenemos en cuenta que estamos ante un terror real, nada sobrenatural.
Si he de ser sincero, en términos generales es una película interesante que pasa a merecer un notable por tener uno de los mejores giros argumentales que recuerdo en muchísimo, pero muchísimo tiempo. Cuando consiguen sorprenderte de esa manera sabes que el director y sus guionistas han hecho bien su trabajo.
Si a esa sorpresa le añadimos la capacidad de Jaume Collet-Serra para entretener y la de Vera Farmiga, una de mis debilidades, para emocionarnos y vivir con intensidad lo que su personaje va sufriendo en pantalla, tenemos una de las mejores opciones de los últimos años en lo que a cine de terror de calidad se refiere. Igual no produjo desmayos en los cines ni nada de eso que tanto nos quieren colar cada vez que sale una nueva saga, pero si que te deja un mal cuerpo de esos que disfrutamos los que amamos el género.
Nota: 7

viernes, 29 de agosto de 2014

King Kong. La belleza mató a la bestia.

Cada cierto tiempo buceo por la sección gratuita del videoclub de Ono y cuando encuentro pequeñas joyas del cine clásico como esta no dejo pasar la oportunidad de verlas. Por suerte aun no me he arrepentido con ninguna.
La trama, por todos conocida, nos contará el viaje de un director de cine en busca de algo que le salve de la más absoluta de las bancarrotas, pero de lo que en realidad nos habla es de cómo el ser humano es capaz de cualquier cosa con tal de lograr sus objetivos, a costa de lo que sea y sin respetar su entorno.
Se trata de películas que hay que disfrutar desde la óptica de su época para que no te acaben resultando ridículas ciertas situaciones. No podemos ver una película de 1933 y compararla con Transformers en cuanto a efectos especiales por ejemplo.
Aun con todo, y pese a resultar muy robóticos los movimientos en determinados momentos, la factura técnica del gigantesco simio y de las numerosas peleas en las que participa son sublimes para la época. La gestualidad de los primeros planos del simiesco rostro está tremendamente lograda y resulta una agradable sorpresa en una película tan antigua.
Desconozco a los actores, puesto que, como ya sabréis si me leéis habitualmente, el cine clásico es mi gran asignatura pendiente, pero sus interpretaciones me convencieron sin reservas, atendiendo también a que la ligera sobreactuación que determinados personajes presentan es lógica en el celuloide de aquellos tiempos.
Una banda sonora a la altura de las circunstancias termina de redondear esta notable experiencia cinéfila, que recomiendo a cualquiera que guste de disfrutar de una manera de hacer cine en la que primaba el trabajo artesanal casi al cien por cien y donde el ingenio se imponía a la capacidad procesadora de esas máquinas que copan hoy nuestro día a día.
Lo que más me chocó fue las escenas explícitas de violencia porque supongo que me las esperaba más "escondidas", pero he de decir que es una película que me ha gustado mucho y que está bien comprobar cómo, con muchos menos medios que en la actualidad, se hacían películas de aventuras tan entretenidas y con tanta calidad.
Nota: 8

jueves, 28 de agosto de 2014

Silent Hill. Responde a la llamada.

Cuando has jugado y rejugado los videojuegos de una de tus sagas favoritas, como nos ha pasado a muchos con Silent Hill, siempre esperas con ilusión y temor a partes iguales sus adaptaciones cinematográficas.
La verdad es que, pese a que me lloverán piedras, pienso que la mezcla de los argumentos de las dos primeras entregas que hacen Christophe Gans y sus guionistas es muy acertada de cara a conseguir una historia reconocible por los seguidores y disfrutable por la mayoría del público aficionado al cine de terror.
Disfrutar de los compases de las geniales bandas sonoras, que Akira Yamaoka compuso para unos videojuegos que van más allá de  del simple entretenimiento audiovisual fue una experiencia de las más emocionantes que he vivido en una sala de cine. En este blog no suelo poner fragmentos de BSO pero creo que aquí es necesario.
Entrando ya en la película en si, desde el inicio se respira ese ambiente propio de Silent Hill y nos dirigiremos con Rose/Radha Mitchell y Sharon/Jodelle Ferland hacia un pueblo fantasma que esconde mucho más de lo que parece. Por el camino se encontraran con una gran Cybil/Laurie Holden, en una de las mejores interpretaciones de esta actriz tan en boca de todos estos últimos años por la serie The Walking Dead.
En el resto del reparto, destacan Christopher/Sean Bean, como marido de Rose y Kim Coates como el detective que acompaña al personaje de Bean al pueblo en busca de su mujer y su hija.
La fotografía, el diseño de entornos y personajes, el cambio del pueblo "normal" a su versión enfermiza y de pesadilla, todo se acerca al sobresaliente en cuanto a plasmar el espíritu y la estética de los videojuegos en los que se inspira.
Veremos tantas referencias a lo que se disfrutaba en las consolas y ordenadores de todo el mundo, que para quienes la vean "vírgenes" de eso habrá momentos que les parezcan idas de olla totales y absolutas como el culto y la orgía de sangre de los minutos finales, pero lo cierto es que casa muy bien con lo que se vio en la saga.
Pienso que nadie sabe infundir terror tan bien como los japoneses cuando se ponen a ello a conciencia y eso se nota mucho en toda la parte del diseño de criaturas, que ya daban grimilla en los videojuegos y aquí, en la gran pantalla, con ese grado de detalle te dejan un mal rollo en el cuerpo considerable durante unos minutos después de su aparición en pantalla.
Ver a "Cabeza de Pirámide" y a las enfermeras en pantalla fue un sueño hecho realidad para muchos y pese a que la adaptación se toma sus licencias, algo que creo es inevitable, estamos ante el mejor traslado de bits a celuloide de la historia del cine.
Recomendada para amantes del terror y seguidores de la saga que no sean tan puristas que les incomode que un botón no esté en su sitio o cosas por el estilo.
Nota: 8

miércoles, 27 de agosto de 2014

Infiltrados en clase.Cómo volver al instituto y no morir en el intento.

El humor es probablemente lo más subjetivo que hay a la hora de apreciarlo. Lo que a unos nos hace reír a carcajadas, a otros no les saca ni una triste sonrisa.
A mi el humor absurdo de vez en cuando me hace tilín, y parece, después de haber visto "Infiltrados en clase", que Jonah Hill me hace soltar muchas más carcajadas de lo que en mi es habitual.
Como casi siempre, el guión no nos cuenta nada nuevo, pero desde los primeros minutos, con la época de los dos protagonistas en el instituto, hasta que acaban sacando juntos la placa de policías.
Por descontado, las cosas no serán como ellos esperan y la idílica vida contra el crimen que esperaban se convertirá en algo anodino, lo cual, unido al alto grado de incompetencia que tienen los dos amigos acaba con ellos en una misión de infiltración que nos llevará de una situación hilarante a otra.
Uno de los mayores aciertos es el gran ritmo que tiene la historia y que nos mantiene pegados a la pantalla, esperando ver qué locura se les ocurre a esos dos para conseguir el objetivo que su superior, un Ice Cube en estado de gracia para mi en este papel. Su mala leche y su grosería me parecen de lo mejorcito de esta irreverente comedia.
Jonah Hill y Channing Tatum tienen una química muy buena y es una gozada verlos en escenas como las iniciales de la primera detención que realizan o en la fiesta. Por separado me quedo más con los momentazos de Tatum con los empollones y verlo en la clase con ese corpachón, sentado al lado de los menuditos adolescentes es genial.
Mención especial para la variopinta fauna que nos encontraremos en el instituto en el que se infiltran, a cada estereotipo que se nos presenta es más esperpéntico pero a la misma vez más acertado.
Es una película que sin duda solo disfrutarán quienes gusten de este tipo de humor, que hace de las situaciones absurdas que surgen de la mente de los guionistas —Jonah Hill es co-guionista aquí— la mejor manera de pasar el rato en estas noches veraniegas en que el cuerpo nos pide relax y pensar poco.
Por cierto, que se me olvidaba, genial el cameo de Johnny Depp.

lunes, 25 de agosto de 2014

Perseguido. Las mallas siempre están de moda.

En los años ochenta, Stephen King escribía con tal profusión, que su agente literario le recomendó publicar bajo pseudónimo. Así nació Richard Bachman, bajo cuyo nombre se publicaron varias novelas, entre ellas "El fugitivo" —The running man en su versión original— de cuya adaptación al cine hablamos hoy.
Como adaptación, al igual que sucede en muchas ocasiones con la obra del escritor de Maine, es nefasta, cogiendo tan solo unos pocos detalles y convirtiendo una distopía de cierto interés en una historia de ciencia ficción muy al uso, que sirvió sobre todo para el lucimiento de uno de los actores de moda de aquella época, Arnold Schwarzeneger.
A día de hoy casi toda la estética de la película está más que desfasada y resulta incluso ridícula y risible si no se creció con la moda de los ochenta. Aun con eso, la recreación de una ciudad de Los Ángeles medio derruida y postapocalíptica, en la cual se celebran esos "concursos" con los que el estado policial y censurador trata de aplacar los ánimos de una población alienada y sometida.
Como es obvio, mi admirado Arnold, se verá envuelto en circunstancias que le llevarán a ser uno de las presas en un programa televisivo donde los cazadores más freaks y variopintos que podamos haber visto harán lo posible por acabar con las presas.
Este argumento nos conducirá sin pausa por diversas localizaciones de la ciudad mientras nuestro héroe se enfrenta a sus perseguidores con la ayuda de otros condenados, con las típicas frases lapidarias y la grandilocuencia habitual de los villanos.
Pese a que algo hay de crítica a lo que podría haber llegado a ser la sociedad y a su necesidad de "carnaza" en televisión, todo queda muy diluido entre la sangre y el amarillo chillón de los monos de los dos protagonistas.
Habiendo visto ya mucho cine, quien la visione de nuevas observará que los tópicos campan a sus anchas, pero se puede decir que tuvo cierta originalidad en su época y que las actuaciones están en la media de lo mínimo exigible en este tipo de producciones ochenteras.
Es evidente que es esta una cinta que seguramente solo disfrutarán los que, como yo, adoraban y adoran la manera de hacer cine de acción de aquellos años de niñez o adolescencia. Gran parte de su atractivo viene de la nostalgia y, si se le quita eso, es probable que los más jóvenes al verla acaben con dolor de barriga por las risas que les provoquen el vestuario y los añejos efectos especiales.
Si sois de cine profundo o de autor no es para vosotros, pero tiene que haber de todo ¿no?
Nota: 6

domingo, 24 de agosto de 2014

Mamá, llévame al cine...

En parte esta película, Mamá, podría ejemplificarse en cierta medida con alguno de esos chistes malos pero que nos hacen soltar algunas carcajadas.
Unos créditos iniciales originales y bien realizados te ponen un caramelo en la boca que te irán retirando poco a poco según avancemos en esta irregular historia.
El principio es duro e intenso y nos hará pensar que estamos ante uno de tantos films de terror, entretenidos y con una buena ambientación, ah, y con niñas de por medio. Vamos, nada nuevo en el horizonte que echarnos a nuestros cinéfilos ojos.
Lo primero que me resulta chocante es la manera en que las crías se han asalvajado en los cinco años que pasan perdidas, por no decir que recuerdan a Gollum moviéndose por la cabaña. Como es terror, pues piensas, vale, aceptaremos barco... es entonces cuando llega el momento en que vuelven a la civilización y se reintegran así, como si se hubieran perdido ayer. ¿En serio?
A partir de aquí es donde viviremos las escenas típicas en la casa de los tíos de las niñas, algunas darán mal rollito, y otras nos harán reírnos en una película que se supone que es y ha sido vendida como de terror. Es un humor que por momentos no casa mucho con el espíritu del ser protagonista ni con el tono general de la cinta hasta ese momento.
Lo peor sin embargo será el cambio que va sufriendo la historia, transportándonos hacia un tercio final estilo cuento de hadas y un tanto "flower power" por momentos, que me dejó tremendamente frío y con una sensación de cierto engaño, de trampa en el guión. Pienso que este tipo de giros salen bien en contadísimas ocasiones.
Si se puede comparar con alguna otra película sería con la denostada, amada por mi, "La joven del agua" de Shyamalan, cuyo tráiler pudo resultar engañoso, pero que si nos trae un cuento de hadas, atípico, pero cuento de hadas. Mamá, al contrario, va de un terror pasable y unos efectos especiales muy mejorables, esas niñas Gollum por favor, a un cuento mal resuelto y que no llega, al menos en mi caso, a donde debería, que es a algún rinconcito de mi cinéfilo corazón para tocar al menos algo de mi fibra sensible.
Entretiene, tiene sus momentos y la ambientación está bastante lograda, lo cual la salva del suspenso.
Nota: 5

ZOMBI D´OR: Ciudad de Vacaciones un libro con book trailer de Sergio Morcillo

Como cada tanto tiempo os traigo noticias de la mano de Sergio Morcillo, que no para y esta vez participa en el mundo literario encargándose del rodaje del book tráiler de una novela de zombis que tiene pinta cuando menos de ser capaz de sacarnos unas risas. Os dejo la nota de prensa y las imágenes para que vayáis haciendo boca... no os olvidéis las dentaduras.
 
ZOMBI D´OR: Ciudad de Vacaciones
Rodaje del book-trailer
El próximo 31 de agosto tendrá lugar en Madrid el rodaje del book-tráiler de la novela de inminente publicación ZOMBI D´OR.
El tráiler estará dirigido por Sergio Morcillo (Tus gritos me dan risa, Metamorphose) y  protagonizado por los actores Rafa Casette y Marta Molero. La producción promete un look rompedor, mucha sangre y, sobre todo, mucho humor. Además, contará con efectos especiales y maquillaje zómbico de INSIDE FX, ganadores de un Goya por [REC]. Eel estreno del book-trailer será el próximo 4 de Octubre en el festival de cine internacional de Sitges 2014.
ZOMBI D´OR, escrita por Fernando Polanco y editada por Ediciones Kiwi, estará en todas las librerías a partir del 22 de septiembre y su sinopsis es la siguiente:
Una friki de Star Wars. Un kany flamencorro. Zombis de la Tercera Edad.
Y Marina D´Or. 
¿Que qué sale de todo esto?
ZOMBI D´OR: la primera historia de muertos vivientes con dentadura postiza.
El prólogo está escrito por el director y guionista sevillano Paco Cabezas (Mr. Right, Tokarev, Carne de Neón).
 

sábado, 23 de agosto de 2014

300, "No les deis nada, arrebatádselo todo"

Creo que es de justicia que la entrada, que no crítica, número cien del blog, corresponda a 300, esa oda a la épica que surgió de la mente de Frank Miller y que Zack Snyder plasmó de manera magistral en la gran pantalla.
La vida como espartano es dura; así nos lo enseñarán los primeros minutos de este film, donde se nos explicará cómo, desde el día de su nacimiento, la muerte les acecha si no son fuertes, si no son aptos para pertenecer a la casta de guerreros inigualable que estos aguerridos griegos demostraban ser en cada batalla que se les presentaba.
No habrá diálogo en el que no notemos que detrás está la pluma de Miller, dotando de una grandilocuencia y una poesía cercana a las de las obras de los antiguos griegos a esta genial película. Cada momento es narrado de manera sublime por Dilios, interpretado genialmente por David Wenham, también conocido como Faramir, con una voz en la versión doblada que no podía haber sido mejor escogida. En general creo que el doblaje es sublime, salvo en lo relativo a Jerjes/Rodrigo Santoro, que entre lo reinona que parece y la voz que le ponen... pero bueno, nos brinda una de esas escenas que arranca una carcajada a toda la sala.
La elección del reparto no pudo ser mejor. Desde Gerard Butler, para mi siempre será Leónidas, hasta Gorgo, con una fuerza que Lena Headay no supo plasmar en la fallida secuela, pasando por un ágil y saltarín Stelios/Fassbender ninguno os hará dudar de que volverían antes sobre su escudo que sin él.
La música cambia de piezas de tinte épico instrumental a otras más cañeras en determinadas escenas de combate de una manera que aquí resulta totalmente acertada.
En mi opinión, Snyder hizo aquí el mejor uso y abuso del slow motion que he visto en una sala de cine. Cada enfrentamiento de los guerreros espartanos con los persas se nos muestra con un nivel de detalle espectacular, viendo donde se clava cada lanza, donde corta cada espada, donde el hueso se rompe al chocar con los inmensos escudos de los aguerridos griegos.
300 es una película fiel hasta lo enfermizo con la novela gráfica a la que adapta, la cual leí antes de disfrutar de esta cinta, que es con quien ha de ser fiel y no con la historia real, como muchos reclamaron, criticando la falta de rigor histórico. Miller plasmó en aquellas páginas a unos espartanos cuasi invencibles, más Titanes que hombres, dando su visión de cómo pudo haber sido este episodio de la historia antigua tomándose muchas licencias, lo cual es lógico si pensamos que se trata de dos industrias, la original del cómic, y la del cine, que nos ocupa ahora, que se basan en entretener al público.
Quizá para algunos haya demasiada sangre, o demasiada cámara lenta, o quizá el genial narrador les resulte molesto, pero para mi, que siempre he disfrutado como un enano con las historias de "capa y espada" ver 300 en su preestreno fue una de las experiencias cinéfilas más intensas y maravillosas de mi vida. Y cada vez que vuelvo a verla, los bárbaros desalmados, con el corazón encogido y tembloroso el pulso, vuelven a ser conscientes del despiadado y brutal horror que se sufre cada vez que los espartanos les pasan por encima.
Y si hubiera vivido en esa época, también habría deseado, como lo hace Stelios, una bella muerte.
Aquí os dejo la video crítica de quien ha demostrado ser más que un compañero @cinetoxico


300 en AleuCine
300 en Cine de Patio
Nota: 10

viernes, 22 de agosto de 2014

Lucy, dudo si la droga no se la tomaría Luc Besson.

Si sale Scarlett Johansson en una película ya se dispara mi interés, pero además andaba por ahí también Morgan Freeman y Luc Besson como director y guionista. Además el gran Ricky me invitó al preestreno que Discovery Max realizó ayer en Madrid de esta atractiva a priori cinta, Lucy.
La cosa no arranca mal del todo aunque ya empieza a oler un poco a chamusquina el uso de las imágenes reales que se intercalan en el montaje para enfatizar los diálogos de los personajes.
Creo que el fallo principal de esta película está en el guión, que nos cuenta una historia que quiere ser de acción y profunda de una manera filosófica existencial que resulta, esta última, totalmente aburrida y, por qué no decirlo, una de las mayores idas de olla que recuerdo en mucho tiempo, sobre todo los últimos veinte minutos.
Johansson y Freeman están muy bien y pasan con nota el excesivo número de primeros planos a los que los ha sometido Besson. El problema es resultar creíble cuando la historia va degenerando de una acción que tira mucho del humor a una especie de reflexión del origen del universo sin interés, lenta y que te deja con una sensación de que hasta cierto punto te han tomado un poco el pelo.
El montaje me parece nefasto, con una sucesión de escenas inconexas en la mayoría de las ocasiones, que solo sirven para enseñarnos que habilidades va adquiriendo Lucy según se va acercando al 100% del uso de su capacidad cerebral.
Todos sabemos que Luc Besson es un director peculiar, pero mientras adoro El Quinto Elemento, y pese a que Scarlett está muy bien, Lucy me ha parecido un intento totalmente fallido de plasmar unas ideas que no sé si son de la propia cosecha del director francés, o había visto algún programa similar a Cuarto Milenio y pensó que de ahí podía sacar algo profundo, porque en general la historia no tiene ni pies ni cabeza.
Sinceramente es una película que no puedo recomendar verla en el cine porque no creo que las pocas bondades que tiene, principalmente las interpretaciones de los dos actores más conocidos y algunos momentos de humor, compensen la sensación que te queda después de verla. Me quedó la sensación de algo incompleto y hecho con prisas, demasiado corta además para todo lo que quiere explicar.
Nota: 4

miércoles, 20 de agosto de 2014

Khumba o cómo imitar a El Rey León

El título de la crítica no es baladí pues alguien hay del equipo que creó en su día El Rey León, cosa que comprobaremos nada más empezar Khumba, con esa música y esas voces tan africanas, que sin llegar al nivel de "El ciclo de la vida" con la que se iniciaba la cinta de Disney, nos enseña el mejor apartado de esta modesta película de animación sudafricana, su banda sonora.
Nos encontramos ante un producto dirigido casi en exclusiva a los niños, porque la historia está más que vista y si encima sois de los que habéis visionado decenas de veces El Rey León, os molestará un poco lo descarados que son determinados momentos, que rozan casi el plagio descarado, roca incluida.
Pese a todo, tiene cierta personalidad y sobre todo, tiene algunos personajes que son impagables, sobre todo Bradley, una avestruz macho que es el arquetipo de drama queen más divertido que he visto en mucho tiempo. La mayoría de las escenas se sostienen gracias a sus diálogos. No quiero olvidarme de la secta de roedores que encontraremos en una de las montañas por las que pasan Khumba, la joven cebra protagonista, y sus compañeros de camino hacia la fuente donde supuestamente recuperará las rayas que le faltan, que es la piedra angular del argumento.
La animación es muy mejorable en muchos de los personajes, aunque el entorno está muy cuidado y el continente africano es plenamente reconocible en todo momento.
El maligno ser que quiere evitar a toda costa que Khumba alcance su objetivo es Phango, un leopardo que en sus apariciones nos brinda una de las partes más originales de la animación de este film, esto es, la manera en que este felino ve a sus presas, plasmado al más puro estilo vista de águila de Assassins Creed.
En resumen, nos encontramos ante una película de animación ideal para el verano y entretener a los peques un par de horas, pero que ofrece tan poco nuevo que se salva de la quema por su gran banda sonora y por el humor que destilan algunos de sus personajes, que nos harán reír con ganas.
Nota: 5
Nota Infantil: 7

martes, 19 de agosto de 2014

Guardianes de la Galaxia. Salvando el universo conocido al ritmo de los 80.


Pocas veces me había dejado tan descolocado el inicio de una película de Marvel como esta vez. entre que en los Renoir pasaron de un tráiler a las primeras escenas, con lo cual casi pensé que era otro tráiler, y el puñetazo en el estómago que suponen los primeros minutos, hasta que por fin salen las letras de Marvel...
Pasado ese primer impacto, la primera aparición de Chris Pratt/Star-Lord te mete ya el buen rollito en el cuerpo al ritmo de la primera canción de la genial selección realizada por Tyler Bates —que también está a la altura de las circunstancias con la música instrumental— siguiendo el ritmo como cualquiera de nosotros lo haríamos en casa.
La historia está ya muy vista, con un artilugio que nadie sabe por qué, todo el mundo ansía tener, por lo que la fuerza de la historia se cimenta en los personajes y su atípico carisma. todos y cada uno son antihéroes prototípicos, un forajido Pratt; un cazarecompensas pequeñito pero matón Rocket/Bradley Cooper y su poco hablador guardaespaldas, Groot/Vin Diesel; una bellísima asesina, Gamora/Zoe Saldana y una fuerza destructora movida por el odio, Drax/Dave Bautista.
Cada uno de ellos, salvo Diesel, porque sinceramente la actuación que hay ahí es la del CGI, vamos, quienes construyeran a Groot digitalmente, tiene una personalidad muy marcada, con el gran mérito que supone el trabajo de Bradley Cooper —yo la he visionado en VOSE— dotando de vida y carácter a Rocket.
Pratt está genial como un moderno Han Solo, gamberro, atractivo, charlatán y Saldana se mueve como pez en el agua en las situaciones más comprometidas del personaje. No voy a decir que Bautista sea un futuro gran actor, pero deja claro que los luchadores de pressing catch pueden sacar las castañas del fuego en este tipo de películas con personajes grandes y cuyo rol es la acción pura y dura. Me ha gustado.
Lee Pace como Ronan, el enemigo principal, aunque Thanos se deje ver por ahí —es lo que menos me ha gustado, porque lo he visto muy artificial. ahí el trabajo de animación y diseño muy mejorable desde mi ignorancia—, da muy mal rollo la mayoría del tiempo, e incluso crea cierto desasosiego en alguna de sus apariciones.
Hay más intérpretes conocidos pero me parece que su aportación es poco menos que anecdótica, Glen Close y Benicio del Toro, por lo que nada diré de ellos, pero ahí están.
Me ha encantado la música y también la estética en general, quedándome en particular con Star-Lord y Ronan, cuyos atuendos me han entusiasmado. Diría que se puede disfrutar en este film de las mejores batallas de naves espaciales desde Star Wars y con todos mis respetos a Galáctica; frenéticas, espectaculares y con unos modelos de naves muy resultones. Quiero hacer una mención especial a la barrera de naves que crean en la defensa contra los kree en los minutos finales, muy original y muy bien plasmada en pantalla.
Guardianes de la Galaxia es el blokcbuster ideal para los meses de verano. Divertida, épica, fácil de seguir incluso sin conocer nada de estos peculiares personajes y de ritmo narrativo ágil. quizá trata de emocionarnos demasiado a menudo con escenas más sensibleras que cortan algo el "rollo" pero tienen mucho sentido en la historia así que, lo perdonaremos.
Recomendada si te van las aventuras y las space opera o si, simplemente quieres pasar una tarde fresquita y entretenida.