jueves, 31 de julio de 2014

De Transporter a Parker y pega Statham porque le toca.

La inclusión en "Los Mercenarios" y el visionado de sus películas, me hace ver cada vez con más claridad que Jason Statham se ha convertido en el sustituto natural de gente como Arnold, Sylvester o Bruce en lo que a acción se refiere, aunque eso si, con unas capacidades interpretativas por encima de los dos primeros.
Podría decirse que "Parker" es lo más parecido a los films con los que muchos crecimos en los ochenta y noventa; argumento sencillo, tendente a la historia de "me la has hecho y me la vas a pagar", que todos sabemos cómo va a terminar; ritmo que no decae; frases lapidarias, que con esa cara de Statham cuando está de mala leche dan miedito; una fémina guapa y que acaba ayudando al prota, Jennifer López en este caso, y escenas de acción sin pausa casi hasta el mismo final.
Opino que a Statham no se le puede pedir más de lo que nos da en esta interpretación. Un tipo duro, curiosamente un "Robin Hood" moderno, que no dejará títere con cabeza para poder tomarse cumplida venganza.
Jennifer López y Nick Nolte, las otras caras conocidas del reparto, están correctos y son un buen contrapunto a Parker. 
Como en todas estas películas lo más que podemos achacarle es la poca verosimilitud en algunos momentos de las escenas de más acción que nos dejarán algo ojipláticos, pensando si eso que acabamos de ver puede ser cierto o no. Aun así las peleas son bastante realistas en su mayoría y se abandona la fea costumbre que tan de moda está de hacer casi todo con efectos digitales. A veces lo más artesanal es lo más efectivo y efectista.
Es sorprendente mirar la filmografía del director, Taylor Hackford, con películas como "Oficial y Caballero", "Pactar con el Diablo" o el biopic "Ray" protagonizado por Jamie Foxx. Eso hace que no lo sea tanto que "Parker", dentro de sus limitaciones, tenga una dirección firme y que mantenga el interés del espectador, sobre todo de los fans de este género.
¿Os gusta la acción, Jason Statham o ambas cosas? Pues no dudéis, si queréis pasar un buen rato sin complicaciones, "Parker" es una opción muy entretenida.
Nota: 6



miércoles, 30 de julio de 2014

Las dos caras de enero ¿Qué thriller le pongo, diesel o gasolina?

Por fortuna he podido disfrutar, antes de que desapareciera de la cartelera, de este gran thriller de corte clásico y basado en una novela de Patricia Highsmith, "Las dos caras de enero" es su nombre.
Hossein Amini, director y guionista, nos presenta la historia de Rydal/Oscar Isaac, un guía turístico y estafador de poca monta, que se gana la vida en Atenas y cómo cambia su vida cuando conoce a la adinerada pareja MacFarland, formada por Chester/Viggo Mortensen y Colette/Kirsten Dunst. Con el tiempo acabará descubriendo el secreto del no tan idílico matrimonio y a partir de ahí empieza el periplo de este triángulo amoroso para escapar de sus perseguidores.
Es desde este momento cuando empezamos a comprender que el film discurre a dos ritmos bien diferenciados, uno más lento, cuando se nos va dando a conocer la historia y personalidad de cada uno de los integrantes del trío y otro más ágil, aunque aun así lento comparado con otros thrillers, y que viene genialmente marcado por la banda sonora de Alberto Iglesias para los momentos de tensión y persecución. Solo con sus partituras el corazón se acelera anticipando lo que viene a continuación.
Los tres actores que llevan el peso del film están especialmente acertados en sus interpretaciones. El duelo interpretativo Mortensen/Isaac cae del lado del primero por poco, demostrando sus tablas y una capacidad envidiable para encarnar a este tipo de personajes. Kirsten Dunst nos propone una sobria construcción de esa mujer entre dos aguas tan traida y llevada en la historia del cine. Tiene algunos de los mejores momentos que le recuerdo a esta chica y, si os gusta ella, a los hombres sobre todo, disfrutaréis de su voluptuoso cuerpo, pero solo en camisón, no os vayáis a emocionar.
Como todo buen thriller tiene los giros de tuerca necesarios, unos más esperados que otros y un crescendo que desemboca en un final, lo más frenético de todo el film, que pienso que no decepcionará a nadie.
Si vistéis en su día "El talento de Mr. Ripley", basado también en una novela de Patricia Highsmith, tendréis la sensación de visitar lugares comunes, lo cual me hace pensar, sin haber leído el libro, que Hossein Amini ha hecho un magnífico trabajo guionizando esta obra.
Intriga, tensión, amor, celos, hermosas localizaciones de la costa mediterránea y unas notables interpretaciones es lo que encontramos en esta película que seguramente pasará de puntillas por la taquilla española y que a pocos les sonará siquiera. Yo os recomiendo darle una oportunidad, porque, como el enero del título, todos, en mayor o menor medida tenemos dos caras.
Nota: 7

martes, 29 de julio de 2014

El vuelo del navegante. "Max, llévanos a casa"

Cuando me tocó escoger la película para la crítica "No de estreno" de "El club del cinéfilo" parecía que todos esperaban una sorpresa y, ojeando las estanterías di con un DVD en cuyo lomo se leía: "El Vuelo del Navegante".
Este film es probablemente uno de los que mejores recuerdos de niñez me trae, pero era fácil que andara cerca de los veinte años el tiempo que llevaba sin verla hasta que el domingo la visioné con mis peques de cara  a hacer esta crítica.
David es un chaval de doce años que desaparece una noche y cuando vuelve se encuentra con que han transcurrido ocho años cuando para él han sido solo unos minutos... Con este arranque empieza una historia que nos llevará, como era habitual en el cine de los 80, a un viaje de descubrimiento personal, no solo para David, sino para nosotros mismos y varios de los personajes secundarios.
El guión nos presentará una historia muy recurrente en aquella década, la de la abducción;de ahí que, tras exponernos los hechos en el primer tercio del metraje, el resto de la trama se desarrolle a bordo de la nave en la que David dio ese salto en el tiempo.
En ella conoceremos a Max, la inteligencia artificial que tripula y controla la nave, y que sufrirá su propia evolución, pasando de ser una simple máquina a ser el mejor amigo de David. Si después de pasar un rato con él no se os pega lo de "Cumplimiento" es que sois menos influenciables que yo jajaja. Para entender esto último hay que verla.
El reparto cumple con su cometido en una clase de film donde primaban más los sentimientos y los valores que se transmitían que la calidad actoral. Eso no quiere decir que nos vayamos a encontrar con malas actuaciones, simplemente son correctas.Como curiosidad veremos por ahí a una jovencísima Sarah Jessica Parker.
Música muy ochentera es lo que disfrutaremos en su banda sonora, así que es ideal para nostálgicos. Genial y divertidísimo el baile que se marcan David, Max y su pequeño compañero extraterrestre. 
Si la visteis en su momento cuando eráis unos pequeñajos, haceros con ella y volved a verla, solos o con vuestros hijos, sobrinos, o si sois profesores puede ser una buena idea de transmitir valores a los niños. A mis enanos les gustó mucho, especialmente a mi nena, que me decía que quería llevarla al cole cuando les pongan peli para que la vean sus amiguitos. Ahí ando, criando cinéfilos desde el 2008 ;)

Nota:7
Nota infantil: 8


lunes, 28 de julio de 2014

Los últimos días. Los pastores del apocalípsis.

Es rara avis que el cine patrio arriesgue con historias distintas a las habituales y más aun que se salga de los géneros más trillados, como son el drama, la comedia y la mezcla de ambos, aunque por suerte con el paso de los años eso va cambiando poco a poco.
"Los últimos días", de los hermanos Pastor, es una buena muestra de ello. Los directores de "Infectados" llegan con su segundo film a España, el primero fue rodado en EEUU, y siguen con la trama postapocalíptica aunque ahora con una enfermedad menos patente pero igual de mortífera.
Como casi siempre, el leitmotiv de uno de los protagonistas, interpretado por Quim Gutierrez, es atravesar la urbe barcelonesa para reencontrarse con su mujer... 
En ese aspecto no encontramos una gran originalidad en la historia que discurrirá por los derroteros ya conocidos por todos los que amamos este subgénero. Al final lo peor no es la enfermedad, sino el resto de seres humanos con los que se van encontrando nuestros dos protagonistas.
Quim Gutierrez y José Coronado demuestran ser solventes para hacer creíbles sus personajes durante la mayor parte del metraje, aunque cierto es que algunas escenas nos harán preguntarnos en qué estaban pensando los hermanos, que además de directores son guionistas también, y en esos momentos todo flojea bastante, incluidas las interpretaciones.
El resto del reparto es prácticamente irrelevante salvo Marta Etura, que está correcta en los flashbacks en los que nos la muestran con Quim antes de que empiece el apocalípsis.
El periplo de nuestros supervivientes evolucionará a buen ritmo por las catacumbas de una Barcelona devastada que es quizá donde más cojea el aspecto técnico, cuando se nos enseñan panorámicas de la gran ciudad y todo canta un poco a efecto digital tirando a barato. Opino que si esto se hubiera trabajado un poco más le habría sumado enteros a la experiencia.
Los interiores, oscuros y opresivos en su mayoría si que están a la altura de lo que podríamos esperar en una historia de este tipo. No son muy variados y es más de lo mismo, alcantarillas, supermercados, etc, pero era lo esperable.
Se trata en definitiva de una cita disfrutable para los que acusan al cine español de contarnos siempre las mismas historias y para aquellos que gusten de lo postapocalíptico y prefieran olvidarse de los zombis o de otras criaturas de dudosos gustos culinarios. Imagino que quienes conozcan Barcelona bien, sabrán apreciar los detalles y la vivirán aun con más intensidad.
Nota: 6

domingo, 27 de julio de 2014

Una bala en la cabeza. Malotes que persiguen a otros malotes.

En los últimos años, Stallone ha vuelto a la palestra, buscando volver a ser el paradigma del cine de acción que ya fue junto a otros como Arnold en los 80/90. Con "Los Mercenarios" ha acertado, pero con el resto... es otro cantar.
Es lo que sucede con "Una bala en la cabeza", título muy gráfico que nos hace intuir que al menos habrá tiros... y los hay, los hay. Lo que no encontramos es originalidad, porque la historia de tío malote al que le hacen algo y pasa a ser tío malote pero que se venga de otros malotes, con lo cual es menos malote... bueno creo que se me entiende.
Hay que tener en cuenta que una peli donde salga Christian Slater es complicado que pueda ser muy allá... si, soy malo, pero es que este hombre inició un picado que después de "Alone in the dark" ya no hay quien lo remonte. Encima uno de los némesis de Stallone es el "gran" Jason Momoa, un prodigio interpretativo aquí también, aunque al menos no da vergüenza ajena como en "Conan".
Así las cosas, tenemos a un Stallone desatado por momentos que nos brindará todo su repertorio de leches y disparos aunque con un punto más maligno que en otras ocasiones. En su rostro no es que lo vayamos anotar mucho, pero no le tiembla la mano cuando tiene que hacer lo que hay que hacer. 
Me ha resultado curioso ver a Sarah Shahi, muy conocida para seriéfilos por Person of Interest, en un rol mucho más femenino. Su papel como hija de Stallone no es que de para mucho así que no se le puede pedir gran cosa.
A fuer de ser sincero, no se le puede exigir a este film más de lo que da, esto es, hora y media entretenida, sobre todo para los nostálgicos de los héroes de acción de nuestra niñez y adolescencia, a los que, pese a notárseles ya demasiado los años, seguimos disfrutando en pantalla los que crecimos con ellos.
No se quedará en tu memoria por mucho tiempo, pero si te gusta el cine de acción directo y sin artificios al menos no te dejará con la sensación de pérdida de tiempo total que si dejan otras.
Nota: 5

sábado, 26 de julio de 2014

Tú ni eres bárbaro ni eres ná.

Yo soy de los que prefieren juzgar después de ver y siempre trato de darle una oportunidad a las películas que me llaman la atención por malas que parezcan, o te digan los demás que son. Lo cierto es que con esto que vi ayer que dicen que es "Conan", no solo parecía mala, sino que lo era e incluso peor.
Desde el principio de la película ya empiezas a oler el tufillo a cutre que desprenden esas licencias totalmente maltratadas y desaprovechadas. Las escenas de Conan niño no pueden ser en general más penosas y sin sentido y te quedas con una cara de "WTF" épica, al menos yo si, cuando ves a los chavalitos en su prueba de hombría correteando por bosques helados, muy bien abrigaditos y son atacados por unos tíos, casi en taparrabos, que además gritan como si fueran criaturas del averno, que es más o menos como gritan la mayoría de los enemigos a los que se enfrenta Conan a lo largo del film.
Iluso que es uno, piensa, esto se tiene que poner bien cuando salga Jason Momoa, que todo el mundo me dice que lo prefieren como actor a Arnold. Pero no, la cosa sigue en picado, lo cual llega a sorprender a lo largo de la película, porque empezando tan abajo como empieza, hemos de considerar un auténtico mérito que pueda seguir cayendo y cayendo.
Me decía alguien en facebook que los seguidores de las novelas de Rober E. Howard, creador pulp de Conan, les gustaba esta película por la fidelidad con el mundo de Conan y su época como pirata, etc. No he leído las novelas y relatos, pero he de decir que puede ser cierto que las diferentes localizaciones sean lo mejor de la película; la faceta de pirata no la vi en ningún momento prácticamente... bueno si, van en barco a ratos y eso.
Otro de los enormes fallos de la película es su narrativa, casi ninguna situación, escena o visita a los numerosos lugares por los que pasa Conan, dura más de, no sé, tres o cinco minutos y salto al siguiente. Quieren contar tanto que casi nunca cuentan nada y además la mayoría de los momentos son escenas de acción calcadas unas de otras y no demasiado bien ejecutadas salvo por Momoa, que en eso si le he visto en su sitio.
Por desgracia para nosotros, Momoa como actor, lo que se dice actuar, se le debió olvidar o es que eso de que es mejor que mi querido "Chuache", que ya sé que no es un gran actor, fue una bola que me intentaron meter.
Jason nos da un protagonista con casi nulo carisma, que es el mismo que tiene el resto del reparto, del que no se salvan ni los más reconocibles como Rose Mcgowan o Ron Perlman. De donde no hay no se puede sacar, y con ese guión lo raro habría sido que saliera algo decente o que los interpretes plasmaran personajes creíbles.
Seguimos ahora con el vestuario y demás atrezo... que en determinados momentos hará que nos sangren los ojos. Esas espadas que parecen de juguetería, esas armaduras, ojito a la que lleva Momoa cerca del final, que semejan ser de plasticuchi del que encuentras en los chinos... vamos, una joyita en este aspecto.
Recordar la banda sonora de Basil Poledouris en la Conan de los 80 y escuchar las infames melodías que nos acompañan en el viaje por Hyboria en este quiero y no puedo, casi te hace llorar.
Como película de aventuras ya me parece horrenda y al nivel de los peores capítulos de series como "Hércules", que a veces tenía lo suyo también, pero si la miro como adaptación de un personaje tan icónico como es Conan y que, no lo neguemos, en el cine irá siempre ligado a la grandeza física de Arnold, no puedo más que pensar que esto ha sido una de las mayores tomaduras de pelo, licenciaa jugosa mediante, que he visto en muchos, muchísimos años. Que ha habido un Conan más estilizado en las novelas y cómics, pues vale, pero ese Conan merecía a alguien mejor que Momoa para encarnarlo y sin duda a mejores guionistas que dieran un sentido y una épica que la trama no tiene en ningún momento, y a un director que no quisiera hacer una película de 112 minutos a base de una dirección videoclipera a fragmentos de tres a cinco minutos.
No recomendaría verla a nadie y espero que todo esto se arregle con un "Conan Rey" con Arnold, que pese a la edad da el pego para esa época de la vida del cimmerio.
Nota: 1

viernes, 25 de julio de 2014

Piratas, viento en popa a todo stop motion.

"Piratas" es una de las últimas películas realizadas en stop motion, esa técnica de animación que incluye plastilina y un trabajo inmenso para llevar a cabo lo que, con otras técnicas requiere mucho menos esfuerzo.
En ese aspecto, queda patente que ha valido la pena, porque la riqueza de detalles y la calidad de la animación así lo atestiguan. El colorido, el movimiento, la expresividad de los personajes y animales que pueblan la pantalla es embriagador.
La historia nos trae a unos piratas que nos harán reír en numerosas ocasiones con situaciones realmente hilarantes y con algún personaje real como Charles Darwin pululando por ahí. Su objetivo es conseguir el galardón de mejor pirata del año y, como suele pasar, nada será tan fácil como aparenta de entrada.
El principal problema viene precisamente de ahí, de un guión que no termina de ser sólido y que se limita a plantearnos una sucesión de gags, muy divertidos la mayoría, eso si, pero bastante vacíos argumentalmente hablando.
Evidentemente es disfrutable por ese humor británico tan característico de estas producciones pero carece de la profundidad necesaria para calarnos hondo y que quede como una de esas películas de animación que deseamos visionar una y otra vez. 
En mi opinión le falta el alma y el corazón que si tenían "Evasión en la granja" o "Wallace y Gromit: la maldición de las verduras", ambas mucho más "redondas" y recomendables si quieres disfrutar de esta técnica de animación y quedar más satisfecho con la experiencia.
Estos "Piratas" nos harán vivir aventuras, pero no las suficientes.
Nota: 6
Nota infantil: 6,5

jueves, 24 de julio de 2014

Piensa bien a quien abres tu puerta.

Cuando me dispuse a ver "Déjame entrar" se instaló en mi el recelo típico que me ronda cuando la película tiene tan buenas críticas de público y profesionales como pasa con esta cinta sueca.
Está bien dirigida por Tomas Alfredson y el guión aborda el tema de los bebedores de sangre de una manera original, porque niños vampiros hemos visto, pero que sean protagonistas absolutos de un film sobre estos seres de la noche, eso si es novedad, al menos para mi.
El inicio de la historia te da ciertas esperanzas de ver algo entretenido cuando Oskar, el prototipo de niño solitario e incluso acosado por sus compañeros del colegio, conoce a Eli, una hermosa niña que solo sale de noche.
Acabarán forjando una amistad que será el epicentro de la trama y que en ocasiones decae puesto que la química entre los dos niños protagonistas tiene para mi altibajos que hacen que no te metas del todo en su historia. 
Una gran fotografía y unas actuaciones aceptables del resto del reparto no son capaces, por desgracia, de superar el mayor lastre de esta producción. El ritmo lento lo esperaba y es muy habitual en los films de vampiros de cierta calidad de los últimos años, pero por momento me llegó a resultar tediosa e incluso se me hizo un poco larga.
¿Es "Déjame entrar" una mala película entonces? En realidad no. Tiene una atmósfera adecuada, una historia con cierto punto de originalidad y unos niños que no durante todo el metraje, pero que si consiguen transmitir cómo evoluciona esa amistad a amor adolescente. Pero el cine ha de entretener también y conmigo esta cinta no terminó de conseguirlo.
Para vampiros con cierta clase me quedo con Byzantium y Solo los amantes sobreviven. Que pese a ser también muy lentas, sobre todo la segunda, mantuvieron mi interés durante todo el visionado.
Está claro que no siempre a todos nos gusta lo que a la mayoría. Ahora me queda ver el remake hollywoodiense porque igual yo soy de esos que disfrutan más de su gusto por la espectacularidad que por el cine europeo más tendente al intimismo.
Nota: 6

martes, 22 de julio de 2014

Oh Pontypool, my Pontypool!

Creo que sin ninguna duda, Pontypool es la película de zombis más original que he visto, lo cual la hace a la par agradable de ver, pero la lastra también en determinados momentos. Pasemos al análisis.
La voz de Grant Mazzy/Stephen McHattie te atrapa desde los primeros compases en los créditos de inicio. Alucinante la manera en que transmite este hombre solo hablando, su presencia física se hace casi superflua.
Y este es el gran valor de esta película, porque en las conexiones de la radio con los enviados especiales y con los oyentes que se encuentran en medio del, tan manido en los últimos años, apocalipsis zombi del que nada veremos, se nos transmite una tensión incluso superior a la que podríamos sentir si estuviéramos viendo cuerpos desgarrados y vísceras por doquier.
Una pequeña localización como es el estudio de radio donde conviven tres personajes, además de Mazzy veremos a la productora y a la técnico de sonido, se basta y se sobra para ponernos la carne de gallina una y otra vez y para darnos a conocer qué sucede fuera. Esto tiene mucho mérito puesto que, pese a la ausencia casi total de más localizaciones, no tendremos sensación de que necesitamos más variedad. 
Para mi la trama es ideal hasta que empiezan a aparecer los primeros zombis/infectados por el estudio y con ellos un científico, el actor más flojo de los que desfilan por la pantalla, porque a partir de ahí el nivel va cayendo poco a poco. Es aquí donde el intento de ser originales en el guión tiene su punto flaco desde mi punto de vista.
La explicación de todo es novedosa pero también hasta risible en mi modesta opinión, y eso me fue sacando de situación irremisiblemente y dejándome un regusto amargo en un tramo final que es mejorable sin lugar a dudas.
Pese a lo que para este que os habla son fallos de guión en aras de lograr una originalidad pocas veces buscada en este subgénero, Pontypool es una buena película de bajo presupuesto y que disfrutarán sobre todo aquellos que busquen más el terror psicológico que la casquería típica de muchas pelis de muertos vivientes. El poder de la voz queda de manifiesto en este film que solo encontraréis en VOSE y que en realidad es así como deberíais ver, puesto que doblada le veo poco sentido.
Nota: 6

lunes, 21 de julio de 2014

Ese día que Anthony Hopkins decidió combatir al maligno.

Es bien sabido por los aficionados al cine de terror en general y de posesiones demoníacas en particular, que suele haber dos tipos de películas en esta temática, las más pausadas como pueden ser "El Exorcista" y otras menos serias y repletas de acción como "Posesión infernal".
"El rito" de 2011, que es el film que nos ocupa hoy, es de las primeras. 
Qué mejor para superar una crisis de Fe en un seminarista que enviarlo a un curso sobre exorcismo... pues eso es lo que le sucede a Michael Kovak/Colin O'Donoghue, al cual conoceréis actualmente por su papel de "Garfio" en la serie "Erase una vez".
Una vez en Roma conocerá al Padre Lucas/Anthony Hopkins, con quien muchas de sus concepciones cambiarán radicalmente.
El personaje de Hopkins no es un sacerdote muy ortodoxo, pero es uno de los mejores, si no el mejor exorcista del Vaticano.
La trama se desarrollará principalmente en la casa donde el Padre Lucas tratará de sacar al Demonio del interior de la joven Rosaria/Marta Gastini. Será en torno al exorcismo donde sucederán las escenas más impactantes a las que tan acostumbrados estamos en este tipo de historias. La fe, o la falta de ella, de Michael será puesta a prueba una y otra vez, no solo por la presencia del Maligno, sino por el propio Padre Lucas.
Ciertamente la mayor parte de la fuerza del film proviene de la gran interpretación que Anthony Hopkins realiza una vez más aunque sería injusto decir que el resto del reparto esté por debajo de lo deseable. Todos consiguen cumplir su cometido con soltura en esta historia tan clásica. He de reconocer que Colin O'Donoghue me gustó mucho más aquí que lo que he visto en la serie antes mencionada. 
Los mejores aspectos de la cinta tras Hopkins, son sin duda la ambientación y el trabajo de maquillaje realizado con la poseída, Rosaria, que en más de una ocasión nos meterá el mal rollo en el cuerpo, que no el miedo, solo con su simple visión.
Se trata de una película sobria, bien dirigida por Mikael Håfström que no se sale de los cánones que conocemos, pero que, si eres capaz de seguir su ritmo pausado y disfrutaste con "El Exorcista", pese a que esta queda muy lejos de aquella en lo que a calidad se refiere, "El Rito" puede ser una buena opción de pasar un buen/mal rato y además con Hopkins a su nivel habitual.
Nota: 6

domingo, 20 de julio de 2014

Aviones: Equipo de rescate. Dusty se hace mayor.

Dicen que cuanto más alto se sube, más dura será la caída y eso es lo que nos cuenta el principio de "Aviones: Equipo de rescate". Nuestro simpático Dusty no solo ganó la carrera que disfrutamos en la primera entrega, sino que se convirtió en un prodigio de la competición que ganaba cada evento en el que participaba.
Ídolo de masas al que, llamémoslo así para destripar lo menos posible, una lesión deja incapacitado para competir, Dusty se ve obligado a buscar un cambio de rumbo a su vida y, empujado por las circunstancias, decide conseguir la licencia para poder trabajar como avión contra-incendios.
Es esta situación la que mejora el conjunto de la película con respecto a la anterior, pues la trama es más elaborada, sin que sea para tirar cohetes, aunque también la hace algo más lenta para los peques.
Se nos transmitirá con gran acierto desde lo difícil que es ser el nuevo, hasta el trabajo de equipo y el espíritu de sacrificio del que hacen gala los valientes profesionales dedicados a la extinción de incendios.
Personajes más carismáticos que en su predecesora también le dan un plus de interés a la historia; mención especial en este aspecto para Blade Ranger y Windlifter, como los más maduros y para los "apagafuegos" y Dipper como los más simpáticos y alocados.
La proyección está repleta de humor pero, sobre todo de épica, genialmente recreada en las escenas de la lucha contra los diversos incendios que asolan "Piston Peak" a lo largo de la película, acompañadas de una muy adecuada y más que decente banda sonora a cargo de Mark Mancina, que si consigue quedar en el recuerdo en esta segunda entrega.
No vamos a encontrar nada extremadamente novedoso, pero la animación está a buen nivel, nos encontramos con más personajes carismáticos y una trama con más chicha que le hacen subir algunos enteros. Quizá el problema sea su ritmo más pausado, menos frenético, y que la hará menos llevadera para algunos de los niños que acudan a verla.
Pienso que "Aviones: Equipo de rescate" es una muy buena opción para ir abriendo boca de cara a la tan esperada "Como entrenar a tu dragón 2" que nos llega a principios de Agosto. Entretenida y de nuevo transmitiendo buenos valores, ideal para disfrutar en familia.
Nota: 6´5
Nota infantil: 7,5

sábado, 19 de julio de 2014

Volo Pro Veritas

Con la segunda parte estrenada ayer, de la cual tendréis crítica mañana, revisioné "Aviones" de Disney de cara a tenerla fresca y comprobar si las sensaciones seguían siendo las mismas.
Lo cierto es que la película sigue adoleciendo de los mismos defectos que cuando la vi hace un año, esto es, poca originalidad, salvo por el hecho de que los protagonistas sean aeroplanos en lugar de los habituales animalitos o juguetes a los que estamos acostumbrados en la animación más comercial; y por otro lado, la calidad de la animación queda bastante lejos de los productos insignia de la factoría Disney.
En todo caso es un film pensado especialmente para los más pequeños de la casa y quizá de ahí su sencillez argumental y su nulo riesgo a la hora de intentar sorprendernos. Lo curioso es que siendo un Spin-Off de la increíblemente rentable en merchandising, pero también muy aburrida Cars, o de su universo para ser más exacto, sea más divertida que su nave nodriza. Y esto no es que lo diga yo, es que he visto con mis niños, como se aburrían con las aventuras de "Rayo" según avanzaba el film, mientras que con "Dusty" se mantenían cuasi inmóviles en la butaca durante toda la proyección.
Ese es un tema respecto al cual quedé plenamente satisfecho, porque el humor tiene una presencia muy importante y muchos de los gags nos harán pasar un buen rato. Me quedo sobre todo con el "Chupacabra" y "Bulldog" que son quizá los que nos proporcionan los mejores momentos en ese aspecto.
Cierto es que ninguno de los personajes, ni siquiera el protagonista "Dusty", tiene el carisma que en otras cintas de Disney si que encontramos y que nos hacen empatizar mucho más con ellos y por añadidura con sus peripecias a lo largo de la historia. Ni siquiera el némesis, "Ripslinger", consigue llenarnos del todo como villano.
Pese a ello, "Aviones" nos habla de una necesidad que seguro todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas, la de ser algo más de lo que se espera que seamos, o algo más de lo que somos, en esta sociedad que nos lleva a existencias grises y anodinas en muchos casos.
Superación, amistad, sacrificio, todos los ingredientes habituales en las películas de la compañía fundada por "Tito Walt" están presentes aquí y en ese sentido la veo tremendamente adecuada para que deje un cierto poso en nuestros peques.
Hay mejores opciones en animación, pero también se llenan nuestras salas de productos con más nombre, no en vano "Aviones" fue pensada originalmente para el mercado doméstico, que entretienen mucho menos.
Como diría "Skipper", "Volo pro veritas".
Nota: 6
Nota infantil: 7,5

viernes, 18 de julio de 2014

A mi la Legión... de Ángeles.

Legión es de esas películas que cuando te decides a verla piensas, bueno, al menos será una vorágine de acción desenfrenada y me entretendrá, que es de lo que se trata cuando vemos cine de este tipo.
Lo cierto, sin embargo, es que un film que debería ser de un ritmo frenético y tiros por todas partes acaba siendo una mezcla entre eso y una especie de disertación filosófico-teológica, donde resulta que las mejores escenas son, precisamente, las de las conversaciones entre los diferentes personajes. Teniendo en cuenta lo planos que son los mismos, y poco originales por añadidura, eso no dice mucho en favor de la cinta de la que hablamos hoy.
No es que el reparto pudiera hacer más con ese guión cogido con pinzas en demasiados momentos, pero ni Paul Bettany, ni Dennis Quaid —una pena para lo que quedan algunos actores cuando pasa el tiempo— consiguen destacar demasiado, pese a que son lo mejor del casting sin ningún género de dudas.
Los demás ahí están y cumplen su cometido y casi todos son reconocibles si sois asiduos a las series o soléis quedaros con las caras de los secundarios habituales de la "Serie B".
Las situaciones que se van presentando no es que sean de las más inverosímiles ni mucho menos, pero están más revenidas que una bolsa de patatas que tienes en casa abierta hace tres meses. Es que incluso adivinas lo que los personajes van a decir en algunos de los diálogos antes de que lo digan.
Tiene unos cuantos momentos de acción de la buena, pero tener que esperar hasta el final para ver a los "Arcángeles" luchar en condiciones y no a base de usar armas de fuego me resultó aburridísimo. Bettany parece en numerosas escenas más un "Rambo" cualquiera que un "Ángel" venido a la tierra para defendernos. 
Los aspectos sonoros y visuales son más o menos lo mismo que el resto del film, un quiero y no puedo que no destaca más que en ser un aspecto muy "machacón" en los momentos de más acción.
Legión es un ejercicio de cine de segunda que ni siquiera consigue plenamente lo que debería, esto es, entretenernos durante casi todo el metraje. Se pierde en disertaciones teológicas que cortan el ritmo una y otra vez y encima los "Ángeles" están totalmente desaprovechados salvo en el tramo final.
Hablar del final me hace recordaar la mayor rémora que presenta este film... que tiene para mi uno de los finales más innecesariamente alargados de los que recuerdo. Como tres o cuatro veces piensas "Ahora si que se acabó", para a continuación ver otro giro de tuerca que le añade más metraje sin sentido a la película.
Nota: 4