jueves, 6 de noviembre de 2014

Pesadilla antes de Navidad. Una de Burton sin Burton.

Tim Burton es un director idolatrado por muchos, y cada vez más, criticado por otros tantos. A mi me encanta su estética y su manera de contar historias aunque, de las que he visto, siempre hay una película que maravilla a casi todo el que la ve y que a mi, cuando la visioné por vez primera no terminó de entusiasmarme: Pesadilla antes de Navidad.
Aprovechando que Disney Channel la emitió como parte de su programación de Halloween, decidí volver a verla para confirmar si la opinión seguía siendo la misma o si, por el contrario, viéndola con otros ojos, el tema cambiaba.
Desde el principio es imposible no reconocer el gran trabajo que hay tras esta pequeña obra de arte de "stop motion", en la que el macabro y estrafalario pueblo de Halloween y sus horripilantes habitantes serán los protagonistas.
Pese a esa calidad indudable, también desde el inicio comienza el que para mi es el gran problema de la película, esto es, su parte musical. No me malinterpretéis, no soy de los que detestan los musicales, incluso adoro las bandas sonoras de las películas de Disney con las que crecí, que son en una parte importante musicales, como "La sirenita", "El Rey León o "Aladdin". La cuestión es que en "Pesadilla antes de Navidad" las canciones no me llegan y entonces tanta música se me hace demasiado pesado.
He de reconocer que las partes sin canciones me divirtieron bastante y algunos personajes son impagables puesto que la fauna que puebla "Halloween Town" es de lo más variopinta sin duda. El más conocido por todos, probablemente much@s tendréis merchandising con su cara al menos, es Jack Skellington, señor de Halloween y que ante una crisis existencial decide adueñarse del trabajo de "Santa Clavos", así llama él a Santa Claus, al que secuestra para suplantarlo.
El reparto de los regalos preparados por los lugareños de "Halloween Town", tan macabros los presentes como sus fabricantes, es para mi la mejor parte de la película por su fino humor negro y por las reacciones de las diferentes familias ante los juguetes que reciben los niños.
Puede que la historia original sea obra de Tim Burton, pero se nota que él no debió de tener toda la capacidad de decisión que ha tenido en sus otras incursiones en la animación, porque "La novia cadáver" y "Frankenweenie" me han gustado más que esta, más idolatrada, la cual ni siquiera está dirigida por él.
Es una cinta recomendable tanto para amantes de este tipo de animación como para quienes disfruten con la estética y la manera de contarnos las cosas que tiene Burton, pero si el exceso de música os abruma, o si, como a mi, no os terminan de calar esas melodías o las letras de las canciones, os quedaréis con una sensación agridulce, pues se os puede hacer muy pesada por momentos.
Esta película como veréis, no tiene nota infantil porque la pongo en base a lo que observo en mis peques mientras visionamos cada peli. Como los conozco y sé lo que les asusta, aun no los veo preparados para visitar "Halloween Town".
Nota: 6

2 comentarios:

  1. Vale, al final has sido bueno... no te has metido mucho con ella, jeje.
    (Para que veas que te leo, te comento por aquí que por Twitt es más frio XD) (@FrikFrikBlog).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la manera de hacer cine de Burton me gusta tanto que cuando la vi pro primera vez, me esperaba ver algo que al menos me pidiera mirar del notable alto hacia arriba pero no es así.

      Eliminar