lunes, 24 de noviembre de 2014

Los Juegos del Hambre: En Llamas. El "Sinsajo" voló del nido.

Empezando donde nos dejaron en la primera entrega, En Llamas nos muestra, muy por encima, ese triángulo amoroso Katniss/Peeta/Gale que seguro debió dar muchísimo más juego en los libros pero que en los films te deja un tanto indiferente, por escaso. Lo que si veremos es la falsedad de la situación en la que viven la joven pareja interpretada por Lawrence y Hutcherson y cómo su tour por los diferentes Distritos como ganadores de la última edición de los juegos no surte el efecto deseado por el Capitolio ni el que ellos esperaban.
Pese a que se nos muestra más del contexto social y de lo que sucede en Panem, está claro que en el cine lo importante es la evolución de los dos principales protagonistas, cómo viven y sienten su entorno. Si que nos dejarán claro, por si no había quedado patente en la primera, que el control que se ejerce es mediante la fuerza y la represión, muy bien plasmada con la llegada de los "Agentes de la Paz" al distrito doce. No deja de ser curioso los nombres con que se suele denominar a estos cuerpos militares o policiales en estas obras distópicas.
Cuando necesitas acabar con héroes y hacerlo directamente es contraproducente a tus intereses, siempre hay otras maneras y así, aprovechando el "Vasallaje", realizado cada veinticinco ediciones de los juegos, el Presidente Snow/Donald Sutherland obliga a que sean los ganadores de pasadas ediciones quienes participen en tan señalada edición. Será así como descubramos que hay "tributos" profesionales que luego resultan ridículos, porque, una vez en la arena de juego, no se tiene noticias de ellos prácticamente en ningún momento.
Las numerosas alianzas entre nuestros amigos y otros participantes harán que, al contrario que en la anterior entrega, podamos empatizar algo más con otros personajes aunque en general siguen siendo meros añadidos prescindibles en su mayoría. Todos son bastante arquetípicos pero mucho más interesantes que los "tributos" de la primera película. Eso si, no sé como será la voz de Jenna Malone, para mi la incorporación más interesante, pero el doblaje es de esos que te taladran el tímpano y llegan al cerebro. Sé que eso no es culpa de ella pero hace que el disfrute sea menor.
Sin lugar a dudas Jennifer Lawrence vuelve a ser la mejor con diferencia y es un placer ver por ahí a Philip Seymour Hoffman, aunque sea en un papel menor, demostrando que vale lo mismo para un roto que para un descosido. Una pena que ya solo nos queda verle así y no haciendo cosas nuevas.
Evidentemente, la dirección de Francis Lawrence parece algo mejor que la de Gary Ross, pero imagino que también la historia de "En Llamas" es más sólida y más agradecida a la hora de adaptarla. En el resto de aspectos sigue a un nivel muy alto, sobre todo en lo técnico, vestuario, localizaciones, con una arena que ya no es solo un terreno donde los humanos deban darse caza unos a otros, ahora es parte muy importante del juego.
Puede parecer un más de lo mismo sin mayores aspiraciones, pero creo que aquí se profundiza más en todos los aspectos y sobre todo en Katniss y Petaa que está claro que es el camino que se ha tomado con las películas, en detrimento de la parte socio política. Hay que entender que el cine es el cine y los libros son los libros y que además "Los Juegos del Hambre" tiene un "target" muy concreto, que es el público adolescente y al público que va mayoritariamente a las salas de cine a entretenerse sin muchas más pretensiones. Igual si quieres algo más sesudo es que equivocaste la elección con la primera y volviste a caer con la segunda; ya sabes si te engañan dos veces...
A mi me gusta esta trilogía y en cuanto me sea posible iré al cine a ver "Sinsajo" pero comprendo que para mucha gente es insuficiente lo que ofrece este producto que entretiene pero se queda un poco lejos de servir como una verdadera crítica social.
Nota: 7,5

6 comentarios:

  1. Muy de acuerdo en la mayoría de tus palabras. Como bien dices tu, la diferencia entre libros y cine es abismal y para mí no es algo negativo, es más a veces, no siempre es así, tienes 2 historias 2 visiones de una misma situación. Por ejemplo aquí, tienes una visión amplia en los libros y la adolescente con acción en las películas.
    Gran crítica, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, una cosa es una adaptación infame, como "The Relic" de la primera novela que escribieron juntos Douglas Preston y Lincoln Child, y otra cosa es pretender que un trasfondo como el de estas novelas se adapte de manera cien por cien fiel. Si lo hubieran hecho así dirían que es aburrida o demasiado densa. Espero poder leerme los libros y juzgar por mi mismo algún día.

      Eliminar
  2. Tenia mis reticencias a ver esta película ya que la primera, a pesar de los innumerables fans de la saga, no me gustó, supongo que soy demasiado sensible con ciertos temas. Sin embargo esta segunda entrega me resultó atractiva y dinámica, probablemente se deba a que no había niños implicados en tan terribles juegos. En cualquier caso tu crítica es fabulosa y es siempre fantástico leerte. No me pierdo ni una sola de tus entradas. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa.
      Es indudable que en ciertos aspectos supera a la primera y que es más "amable" en cuanto a que ya los juegos no son cosa de niños. Para mi es un placer escribir para vosotros y agradezco muchísimo, no solo el tiempo que pasáis leyendo, sino sobre todo comentando.

      Eliminar
  3. Uffff lo siento, pero no puedo con esta saga, no le veo absolutamente nada que me llame la atención. Me pasa lo mismo que me paso en su día con “Crepúsculo”, por más que las veo no consigo que me aporten nada, y luego pienso “Joder, con el fenómeno fan que han generado, tienen que tener algo”, pero vuelvo a verlas y nada…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que algo tenga un fenómeno fan enorme no significa que haya de gustar a todos por igual y más cuando mucha gente se deja llevar por la gran masa. A mi este tipo de historias me gustan y las disfruto y eso que no he leído los libros.

      Eliminar