jueves, 13 de noviembre de 2014

Con la muerte en los talones. George Kaplan es la clave.

Si hay algo que me guste aun más que la capacidad de Hitchcok para manejar el suspense es el humor del que muchas de sus creaciones están impregnadas. En "Con la muerte en los talones" esto se pone de manifiesto desde el primer minuto con la genial escena en la que un atareado Thornhill/Cary Grant da instrucciones a su secretaria para acabar colándose en un taxi usándola como excusa.
Muy poco después es cuando empieza la chicha de la historia cuando un par de amables señores invitan a Grant a dar un paseíto, a partir de aquí los giros, el misterio y las sorpresas no pararan de sucederse hasta el final y tampoco el ácido humor que campará a sus anchas durante la mayor parte del metraje. En este aspecto mención especial a la madre de Thornhill, interpretada por Jessie Royce Landis; con madres así, quién necesita enemigos.
Es una cinta repleta de escenas a destacar, sobre todo la más conocida con la avioneta como protagonista, y yo quiero mencionar algunas que o bien me han hecho gracia o me han parecido rompedoras para la época.
Con la primera huida y posterior estancia en comisaria de Thornhill en un evidente estado de embriaguez me he reído como hacía mucho no me pasaba, de verdad, tito Alfred no es solo un genio del suspense, lo suyo va mucho más allá.
Cuando el protagonista y la hermosa Eve Kendall/Eva Marie Saint comparten mesa y algo más, los diálogos son sublimes y el juego de seducción de ambos de lo mejorcito que recuerdo, sobre todo ella. Aquí, avisado por una amiga del dato, disfruté de la escena que la censura consideró seguramente demasiado fuerte para finales de los cincuenta. Ciertamente rebosa de sensualidad y erotismo sin necesidad de enseñar absolutamente nada. Lo malo es que la vi doblada y en ese añadido los actores no son los mismos y la motivación por lo visto tampoco.
Es más que obvio que Cary Grant es la estrella de este firmamento, no solo porque de por sí lo es, sino porque se come la pantalla cada vez que aparece en ella y además queda claro que como galán es de los mejores. Su vena cómica genial también.
Lo dicho no desmerece el gran trabajo de Eva Marie Saint, James Mason y Martin Landau, secundado de manera brillante a Grant y completando, junto al resto del reparto, una constelación de interpretes que cumplen sobradamente en todos y cada uno de sus roles. Me resultó agradable ver a Landau porque, no me avergüenza reconocerlo, no habría sabido de él si no fuera por las coñas de "El Informal".
Desde los créditos de inicio queda claro también la innovación que siempre estaba presente en las películas de este genial director, pero no solo eso, la excelente banda sonora de Bernard Herrmann también hace acto de presencia y será otra de las piezas que hará grande este magnífico puzzle que es "Con la muerte en los talones".
Sé que en gran parte es porque ese tono irónico omnipresente, tan bien plasmado por Grant, es algo que me encanta, adoro ese tipo de humor, pero me ha maravillado de tal manera esta película que no he podido resistirme a darle la máxima puntuación.
He de hacer el mismo aviso de siempre, hay que ver este cine con los ojos de su época y entenderemos lo grande que es todo, porque evidentemente, los recursos que Hitchcock y otros emplearon en aquellos días los tenemos hoy ya muy vistos.
Nota: 10

8 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo con tu crítica, un 10 absoluto, suspense, humor, intriga, es una película que lo tiene todo, y Cary Grant, que si no era el galán perfecto, rozaba la perfección.
    Que grande era Hitchcock, como curiosidad, hace no demasiado tiempo la pude volver a ver en pantalla grande en uno de esos típicos ciclos que hacen en alguna sala y es un auténtico espectáculo.
    http://tododesdemisofa.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Yo fui a un ciclo pero ya no recuerdo si esta fue la única que no pudimos ver Ricky y yo porque el horario era nefasto. Adoro a Hitchcock la verdad y es que esa ironía, guau, me encanta. Roza el cinismo sin pasarse.

    ResponderEliminar
  3. Obra magistral sin ninguna duda y absolutamente de acuerdo con tu puntuación. Me chifla Cary Grant casi tanto como tú, su faceta cómica es maravillosa y para mí el mejor galán con diferencia, de los años cincuenta. Ni que decir tiene que la película es uno de esos clásicos que uno no se puede perder.
    Gracias por compartir tus impresiones cinéfilas con todos nosotros. Leerte es una auténtica delicia. Felicidades Rudy, eres el mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que creo que aun me quedan más dieces que darle a este gran director y está claro que viendo a los grandes o tirando de recomendaciones vuestras no hay posibilidad de error con este cine.
      A mi me chiflan las damas como tú que ya quedan tan pocas.

      Eliminar
  4. Heeeeyyy!!! Esta no estaba programada en el ciclo. Nos perdimos La Ventana Indiscreta.
    Una peli brillante de principio a fin. Sin duda merece cada una de las cosas que has puesto. Yo no le daría un 10, pero sí un 9 muy alto. Gran crítica, muy currada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted razón caballero. Pero bueno al final la vi, y esta también, en el canal TCM. Aunque estas dobladas y aun así son maravillosas.

      Eliminar
  5. Hay muchos clasicos que tengo que revisitar pues los vi cuando aún era un muchachito imberbe y apenas los recuerdo. Este es uno de ellos.
    Tu crítica, desde luego, me ha motivado a su revisión. Espero tener tiempo en breve.

    @Ociopalabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que la mayoría las estoy viendo ahora por primera vez, así que imagínate... Pero bueno, tampoco se puede abarcar todo ¿no?

      Eliminar