domingo, 5 de octubre de 2014

Pandorum. Hay vida más allá de "Alien".

No todo el monte es orégano y no todo el cine de ciencia ficción con bichos o humanoides incluidos es "Alien" o "Starship Troopers". Y como no todo es delicatesen o acción sobresaliente, pues de vez en cuando hay que ver películas que sin ser una maravilla, tampoco son basura.
Hoy toca "Pandorum" una pequeña película que, pese a beber en determinados aspectos de la mencionada Alien y quizá en mayor medida de "Horizonte Final", he de hacer crítica de esta, no deja de tener cierto punto de originalidad.
Pese a que poco a poco se irán encontrando con otros tripulantes de la nave, el Teniente Payton (Dennis Quaid) y el Cabo Bower (Ben Foster), son los dos principales protagonistas de una historia que gira en torno al misterio que supone el que se hayan despertado antes de tiempo y que nada en la nave vaya como debería.
La ambientación me parece genial y consigue transmitirte la claustrofobia que sienten los pocos tripulantes que aun quedan repartidos por el gigantesco pecio. Unas armas, si se pueden llamar así, muy originales y unos escenarios tan oscuros que no sabes de qué recoveco saldrá el siguiente sobresalto.
Las criaturas son tremendamente desagradables, y no solo por su aspecto, sino por los sonidos que emiten, que te pondrán los pelos como escarpias si eres de los que se asusta con cierta facilidad. Son implacables y con una velocidad que en ocasiones tratan de transmitirnos con unas escenas que parecen aceleradas de una manera un tanto cutre, pese a lo cual no le quita miga al asunto de las persecuciones y las peleas.
Como es habitual en estas producciones, el reparto es más bien desconocido salvo un Dennis Quaid que, sin estar en su mejor momento, da lo suficiente para resultar creíble. Como curiosidad, anda por ahí un Norman Reedus que aun no había alcanzado la trascendencia que le ha dado "The Walking Dead". El resto correctos.
Que Pandorum no juega en las grandes ligas es más que evidente y no pasará a la historia de la ciencia ficción, pero si eres un amante de estas ambientaciones opresivas y oscuras, perdidas en medio del espacio, paseando entre cables en los conductos de ventilación o por pasillos estrechos donde la respiración se agita anticipando lo que puede haber al girar en la siguiente esquina, dale una oportunidad.
Nota: 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario