domingo, 12 de octubre de 2014

Hidalgo. Atravesando Océanos de Fuego.

Adoro las películas de superación personal que no caen demasiado en el dramatismo y, si además se junta con el género de aventuras, es un cóctel cuasi perfecto para pasar un buen rato de cine. Hidalgo, conocida en España como "Océanos de fuego", es, quizá, uno de los máximos exponentes de lo que he dicho.
Basada en la vida de Frank T. Hopkins/Viggo Mortensen, bueno, más concretamente en uno de sus mayores logros como jinete; la película nos transmite el afán de superación no solo del humano, sino de un animal considerado impuro, al igual que su dueño, en la carrera más dura de su época, en los desiertos de Arabia.
Mortensen es un actor que me entusiasma desde que participó en ESDLA, mi trilogía favorita sin lugar a dudas, y que me parece de los más versátiles que hemos podido ver en los últimos años. Aquí demostró de nuevo que puede soportar el peso de protagonizar películas de cierta enjundia, porque en Hidalgo, salvo él y Omar Sharif como el todopoderoso jeque, ningún actor o actriz no equino tiene realmente mucha importancia.
Y es que Joe Johnston consigue aquí lo que no logra Spielberg en War Horse, esto es, que la historia resulte realmente interesante dándonos la perspectiva de Hidalgo, el caballo, con determinados gestos y miradas del animal y haciendo que la relación entre Frank y el equino esté presente en todo momento. Eso ayuda a identificarse con ellos, con su sufrimiento y con todas las vicisitudes por las que se ven obligados a pasar a lo largo de su odisea por el desierto.
La acción estará presente de manera casi constante, género en el que Mortensen se mueve también como pez en el agua con el consiguiente aumento de la diversión. En ese sentido es muy de agradecer que la trama no se recrea en los momentos dramáticos, aunque los hay, y que incluso dichas escenas sirven una vez más para demostrarnos hasta dónde son capaces de llegar bestia y humano para superar sus límites.
No es una obra maestra ni lo pretende, pero Hidalgo es seguramente la más entretenida y una de las mejores películas con caballo como protagonista que podáis ver, con un Viggo Mortensen que pone toda su capacidad al servicio del personaje y que tiene una química muy buena con el animal. Superación y aventuras en el oriente medio para disfrutar en familia.
Nota: 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario