domingo, 21 de septiembre de 2014

Reflejos. El juego de espejos de Alexandre Aja funciona a medias.

Vamos hoy con un remake realizado por Alexandre Aja que me ha gustado bastante más que Piraña 3D aunque claro, se supone que esto es terror más serio y a mi el humor de la mencionada no me va nada.
Como me pasa a menudo, no puedo compararla con la original porque no la he visto, pero bueno, puedo valorar esta revisión occidental. Parece que en terror hay que coger el cine asiático y rehacerlo de una manera visualmente más adecuada al público de este lado del mundo, por no hablar de que así no hay que currarse nuevas historias tampoco.
Lo que queda claro desde el principio es que contar con un actor de la talla de Kiefer Sutherland es un plus de calidad, tanto para el director como para nosotros. Su interpretación es sin duda lo mejor de la película y además conozco el trabajo que él realiza y puedo deciros que, estar solo por la noche haciendo rondas en un edificio no es plato de buen gusto para nadie. Toda esa parte está muy bien reflejada.
Siendo Aja el director, era de esperar que las escenas truculentas estuvieran más que presentes y no decepciona. No son largas pero se recrea en el detalle y si no os va mucho la sangre y lo explícito, apartaréis la vista de la pantalla en más de una ocasión.
Es una historia de fantasmas bastante al uso donde los espejos y la realidad al otro lado de los mismos cobra protagonismo, lo cual no es que sea especialmente original pero consigue ser entretenida hasta que se va acercando al final y lo que era un terror más bien psicológico va derivando en una extraña sucesión de escenas de lucha entre Ben Carson, interpretado por Kiefer Sutherland, y un ser que no acabas de tener muy claro si es Spider-Man, la niña del exorcista o una mezcla de ambos, que le quita bastante la gracia al asunto a mi parecer.
Lo que me ha dejado peor sabor de boca han sido algunos efectos especiales digitales, porque, viendo lo bien que se han trabajado las localizaciones o incluso los maquillajes, tanto de los personajes como de las escenas más gore, es bastante patético ver ese "fuego" por ejemplo en una de las escenas. Igual es una estupidez pero, no sé, a mi me sacó mucho de ese momento concreto del film.
Recomendaría ver "reflejos" por la gran actuación de Kiefer y por su ambientación. Todo el tiempo que pasamos dentro del edifico abandonado es de lo mejor, pese a que la película va derivando hacia algo que parece sacado de la mente de Sam Raimi en su época ochentera, lo cual a mi no me gustó, aunque el final te reconcilia un poco con el guión, pese a que a día de hoy ya no sea muy novedoso.
Nota: 5

4 comentarios:

  1. Para mí, va de más a menos aunque reconozco que me parece que el final es bastante acertado. Coincido en que lo mejor es Kiefer Sutherland y toda la parte del edificio, sobre todo al principio, cuando no sabemos de que va el tema pero la escena que aún hoy sigue recordando es la de Amy Smart en la bañera.

    Muy buena entrada, saludos

    ResponderEliminar
  2. Escena impactante sin duda y el final, final, si me gustó pero los minutos previos... bueno, me parecen mejorables y no es necesario recurrir a criaturas cuando no se ha hecho en toda la película.
    Gracias por comentar :)

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que la vi cuando se estrenó y casi no recuerdo nada, ni de la historia siquiera. Sin embargo sí recuerdo que no me gustó y que salí bastante decepcionado del cine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, una maravilla no es, eso está claro. Tiene sus cositas y Kiefer está muy bien pero no es una imprescindible.

      Eliminar