martes, 8 de julio de 2014

En Open Windows no hay "Error 404"


Cuando empieza la nueva película de Vigalondo nos encontramos ante uno de los inicios más raros que recuerdo. Un homenaje al cine de serie B con muchos cameos que pueden pasar desapercibidos.
Pasada la sorpresa inicial, dará comienzo un intenso thriller que usa las nuevas tecnologías y el propio cine como vehículos de un ritmo narrativo frenético que no decae en casi ningún momento.
La historia no es que sea original, pero el guión, del propio Vigalondo, conseguirá mantenernos en vilo durante todo el metraje con las vueltas de tuerca necesarias para que nuestra cabeza vaya de una posibilidad a otra sin descanso. Por otro lado, tiene algunos momentos que inicialmente parecen fallos y que luego se corrigen en cierta medida en las siguientes escenas, aunque lo considero perdonable en el sentido de que ayudan a mantener el alocado ritmo de la película.
La manera de mostrarnos la acción mediante las "ventanas" que nos menciona el título me ha encantado y me parece que le da agilidad y un toque de originalidad muy acorde con los tiempos que vivimos, donde pasamos casi el mismo tiempo o más socializando en la red que en el mundo real.
La elección de Elijah Wood como protagonista me parece más que acertada, porque consigue transmitirnos una gran variedad de emociones con la gestualidad de su rostro que es lo único que vemos de él en muchos momentos. Diría, sin temor a equivocarme, que es el actor que más ha crecido de los que protagonizaron la trilogía de ESDLA, con el permiso de Viggo Mortensen. 
El resto del reparto está algo lejos de la calidad de la interpretación de Wood, aunque Sasha Grey lo hace también muy bien como super estrella del cine.
El malo no pasará a los anales de la historia del cine pero al menos no da vergüenza ajena como sucede en otras producciones similares.
Si que agradezco profundamente que Vigalondo se quede casi todo el tiempo tras las cámaras y que su participación como actor sea testimonial. No me malinterpretéis, pero ese fue el aspecto donde más me flojeaba los Cronocrímenes.
La fotografía, la estética y las localizaciones me han dejado también muy satisfecho aunque algunos efectos en exteriores son un poco un "cante", tema explosiones. Las persecuciones si que me parecieron una gozada, dignas de cualquier road movie que se precie.
De lo mejor me ha parecido la banda sonora, muy adecuada en todo momento y que mantiene la tensión o la sensación de velocidad según es necesario.
Open Windows nos ofrece una manera original y diferente de contarnos una historia que en el fondo habla de los entresijos del cine y de lo que se está dispuesto a hacer el ser humano con tal de alcanzar notoriedad. Si eres de los que ven cine español y quieres algo diferente, dale una oportunidad. Eso si, te han de gustar esas historias de "trilero" en las que la dichosa bolita resulta no estar siempre donde parece a la hora de resolver los enigmas que se van planteando.
Una pena que otras arrasen en taquilla con los clichés de siempre y estas pequeñas delicatessen pasen casi sin pena ni gloria por nuestras salas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario