lunes, 7 de abril de 2014

Van una vasca y un andaluz...

Mientras empiezo a escribir esta crítica, 8 apellidos vascos es ya la película española más taquillera de la historia. Es obvio que el bombardeo publicitario, el boca a boca y la excepcional recaudación han generado el efecto llamada necesario para que esta comedia típica y tópica española haya conseguido tal efeméride.
Desde que vi el tráiler era muy reticente a ir a verla porque este tipo de humor español, que tanto triunfa en los últimos años, no suele hacerme demasiada gracia. Aprovechando "La fiesta del cine" y por las entusiastas recomendaciones de algunos cinéfilos twiteros, me decidí a darle la oportunidad.
Me costó bastante entrar en situación y, mientras casi toda la sala reía desde los primeros compases, mi hilaridad empezó con la conversación que mantienen Dani Rovira y su compañero de piso, personaje este último, que creo se debería haber aprovechado mucho más.
Tras esto nos encontramos de viaje a las vascongadas, como no deja de decir el personaje de Rovira, donde nos encontramos con Carmen Machi y la química entre actores empieza ya a mejorar.
Tanto la llegada al pueblo de Rovira buscando a la chica, interpretada por una muy plana para mi gusto, Clara Lago, como el encuentro de esta con su padre cuando vuelve de meses en alta mar, si que me hicieron reír bastante. Karra Elejalde está fantástico.

A partir de este momento y hasta el final, tenemos una comedia de enredo clásica con demasiados altibajos para mi gusto.
Veo poca química entre Dani Rovira y Clara Lago, no me los creo como pareja y menos aun que pueda haber un enamoramiento en tan breve lapso de tiempo.
Por contra, las escenas en las que Machi y Elejalde aparecen, tanto con la pareja protagonista, como en solitario, suben mucho el nivel con un humor que va menos a lo sencillo. Hay mucho más feeling entre estos dos actores ya talluditos.

La fase final, como en todas estas comedias, será una sucesión de te quiero, no te quiero, me quedo contigo o no me quedo porque estoy harto de esta farsa... Vamos nada nuevo en el horizonte.

Y el happy ending muy, muy mejorable en mi opinión y sin ninguna gracia, si es lo que pretendían.
Resumiendo, 8 apellidos vascos trata de usar un formato más al estilo americano, en lo que a comedia romántica se refiere, pero sigue tirando casi en su totalidad del humor que cada semana encontramos en TV, y que parece que tan buen resultado da aquí como demuestran las audiencias y la taquilla.
A mi es un humor que no acaba de llenarme y en muchos momentos ni la sonrisa me saca, lo cual no quiere decir que no me haya reído con esta película, porque lo hice.
En positivo dejo a Dani Rovira, que me esperaba diera vergüenza ajena como actor en algún momento y está más que digno. Espectaculares Carmen Machi y Karra Elejalde, con los mejores diálogos para mi de toda la película. Clara Lago me ha dejado muy frío, se supone que debe enamorar al espectador, hacer aflorar esos sentimientos y yo la vi muy flojita, no me convenció para nada.
Como frase final, la taquilla no siempre tiene razón, al menos para mi.
Nota: 6

1 comentario:

  1. Bueno, yo me lo pasé genial, me reí muchísimo. Es cierto que me gustaron mucho Machi y Elejalde (de hecho, me encanta este último y envidié a Carmen), pero la pareja Rovira-Lago también me gustó. De hecho, yo creo en el amor a primera vista, a veces ocurre. Y escuchar ese acentillo andaluz, ay, acentuó mis sonrisas y mis carcajadas. Yo le daría un 8.

    ResponderEliminar