sábado, 24 de septiembre de 2016

Juego de armas y de humor a la medida de Jonah Hill

El género de comedia es tan personal que a cada cual nos hacen gracia unas cosa y otras no las soportamos y yo, aunque pueda echarme unas risas con ellas, no soporto las comedias estilo "caca, culo, pedo, pis" que solían ser las típicas de Jonah Hill en sus principios y que hicieron famoso al director de este film que analizamos hoy, Todd Phillips, como es la trilogía de Resacón en Las Vegas, de la cual podéis leer crítica en el link.
Quizá porque la historia de esta cinta se basa en hechos reales, los cuales demuestran que hasta la realidad más absurda supera a la ficción que pueda crear la mente más desequilibrada, tenemos un humor muy bestia pero en el que no caben tantas chorradas sexuales vistas ya un millón de veces y los chistes facilones. Lo que si cabe es un papel hecho, cual traje a medida, para Jonah Hill, quien vuelve a hacer un ejercicio de interpretación sublime, en este registro que domina, tal y como ya lo hizo en "El Lobo de Wall Street". 
Por si ver a Hill desfasando a tope, con esa risita que te desquicia a la vez que es perfecta para el personaje, os parece poco, nos encontramos con un Miles Teller que le da una réplica perfecta, demostrando que de los actores de las nuevas generaciones es de lo más versátil y capaz que nos podemos encontrar. Lo mismo hace cine comercial de dudosa calidad, hay que ganarse el pan, que lo borda en films que se convierten en obras de culto instantáneas como Whiplash. Ojito a este chico para la próxima década. Como curiosidad tenemos por ahí, haciendo un buen papel como secundaria, a nuestra compatriota Ana de Armas que sabía que me sonaba de algo toda la película pero que no la reconocí hasta que vi la ficha en FilmAffinity.
Un muy buen ritmo narrativo, una banda sonora, a base de canciones muy conocidas, perfectamente escogida en cada momento de este largometraje de dos horas que no se te hace largo para nada, siempre y cuando te guste el tipo de humor muy negro, mezclado con drama, en el que sus protagonistas, sobre todo Jonah, se mueven como peces en el agua. Yo la disfruté como un enano. Perfecta para ver lo esperpéntico que es el mundo en que vivimos y sobre todo un país como EEUU, primera potencia mundial, donde cualquiera puede ganarse la vida a costa del contribuyente y quedar impune o casi.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

La señal, entretenida propuesta de ciencia ficción de bajo presupuesto

Desde que hace ya meses me decidí a contratar Netflix, muchas han sido las series y películas que he visto gracias a ellos y en el caso de las últimas, suelo tirar más por escoger esas producciones de bajo coste que suelen llegar todos los meses, unas propias del canal y otras no, en los géneros de terror y ciencia ficción que tanto me gustan y entretienen. Hacer eso es un arma de doble filo, porque igual te encuentras truñacos como "Creep", que descubres pequeñas joyas como esta de la que os vengo a hablar hoy.
Ser original, y exigir que se sea original en estos tiempos, es algo casi utópico pero si es verdad que estas cintas que gozan de pocos fondos intentan cuando menos desmarcarse de la mayoría a lo largo de su guión y William Eubank y su equipo de guionistas lo consiguen en diversos tramos de este film de metraje escaso, para lo que estamos acostumbrados, pero idóneo para que la historia no se les vaya de las manos o que canse al espectador. 
Sí, "La señal" es una cinta que podría cansar al espectador pues, a pesar de tener acción y no dar un respiro; a pesar de contar con escenas sumamente espectaculares, casi al estilo Michael Bay pero enterándote de lo que pasa en pantalla, no es una película frenética. Al contrario, habrá ratos en que de tan pausada, parece que no está sucediendo nada pero en realidad todos los detalles son relevantes.
Como ocurre habitualmente, el grueso del reparto, lo cual no hace referencia a Laurence Fishburne, el único fácilmente reconocible,  nos será desconocido y está formado por actores jóvenes que no sé si llegarán algún día lejos pero que aquí cumplen sobradamente. También está por ahí Olivia Cooke a la que los seriéfilos reconocerán fácilmente si han visto "Bates Motel"por ejemplo.
Si os sentáis a verla conscientes de que no es una superproducción basada solo en fuegos de artificio y prestáis atención a la pantalla creo que no os decepcionará a los amantes del género. La verdad es que creo que la historia habría dado para serie, por qué no en Netflix, y que supera en mucho a algunas de las películas de inicio de superhéroes que hemos visto en la última década, incluso podría casi decirse que es una historia sobre eso, pero para entenderlo tendréis que verla. 

lunes, 19 de septiembre de 2016

Immortals, desearás matarlos con tus propias manos

Como hace ya tantos años que las ideas en Hollywood escasean, en 2011 decidieron que, como lo de la secuela de 300 no llegaba tenían que sacarle partido al tema y así llegaron a la conclusión de que lo mejor era hacer una especie de spin-off sobre los "Inmortales" que salían en aquella, aunque, si he de ser sincero teniendo en cuenta el poco protagonismo que tienen esos seres aquí no termino de comprender si el título de la cinta va por ellos o por eso de que las gestas de los protagonistas les harán inmortales de cara a la posteridad.
Para que parezca que el guión está currado los primeros segundos nos muestran diálogos en lo que imagino es griego pero ya se empieza a notar que el croma va a ser mucho más patente que en su predecesora y que lo mismo vemos trabajo de vestuario muy logrado, que nos presentan a los dioses del Olimpo como una versión cutre, muy cutre, de la gala drag queen de Las Palmas con unas vestimentas que parecen hechas de oro del que cagó el moro.
Evidentemente la película es entretenida y tiene alguna batalla que otra destacable y más sangre digital en pantalla que un temporada entera de "The walking dead" pero eso no puede ocultar un guión más simple que el mecanismo de un chupete y con menos épica en la mayoría de los discursos grandilocuentes que la posterior "300 el origen de un imperio". Y por cierto, el mal uso y abuso del slow motion no da más épica, simplemente te permite ver mejor cómo se cercena un brazo o se revienta una cabeza.
Del reparto me quedo con Mickey Rourke, que a pesar de perder mucho cuando se pone el yelmo ese, hecho con la pinza del último cangrejo gigante que se comió, es quien meejor encaja con su papel porque Cavill, más allá de lucir ese cuerpazo serrano que tiene no deja de ser otro héroe de acción más.
Divertida para una noche de sábado y seguro que más en compañía de amigos y bebida para echarse más risas de las que ya me eché yo solo el otro día. Por lo demás anecdótica.

viernes, 16 de septiembre de 2016

No respires, o si, porque total...

Cada año hay unas cuantas decenas de películas que son la más terrorífica del siglo, de todos los tiempos, del año en curso, etcétera y casi siempre me quedo con la misma sensación después de verlas; sean mejores o peores siempre siguen siendo una más y repeticiones de lo ya visto con algún detallito que intenta diferenciarlas.
A este nuevo intento de conseguirlo en forma de "home invasion", lo que aquí llamaríamos allanamiento de morada, que nos trae el director uruguayo Fede Álvarez, cuyo remake de Posesión infernal me convenció y mucho, le ha vuelto a pasar lo que a la mayoría. 
Es de agradecer que no se recreen en alargar el principio de la trama, contándonos un montón de chorradas de los chavales que luego hacen que muchas cosas vayan atropelladas el resto del tiempo que dura la cinta, en un subgénero que suele contar con metrajes más bien cortos. También es destacable la tensión que ayuda a crear el gran Roque Baños con su banda sonora y la actuación de un Stephen Lang que, en su rol de invidente con sorpresas por enseñar, consigue ponernos la piel de gallina en unas cuantas ocasiones.
Entonces, ¿estamos ante una de las sorpresas del año? ¿Es esta película digna de ser destacada dentro del género de terror en general y en su subgénero en particular?
La respuesta, mi respuesta, contundente es no. Para empezar porque todo el tema de la ceguera y la respiración están mucho menos aprovechadas de lo que cabría esperar; hay momentos en que los jóvenes se mueven por la casa como si nada y otros en que el personaje de Lang parece Daredevil. Algunas de estas cosas podría dejarlas pasar pero es que el guión va teniendo una caída libre bestial que le hace, no solo caer en clichés miles de veces repetidos sino que incluso tiene un par de  sucesos, momento ventana especialmente, con fallos ridículos de guión para una obra de este calibre, en los que parecen creer que como espectadores somos tan tontos o nos tienen tan inmersos en la historia que no nos vamos a dar cuenta.
Las motivaciones del dueño de la casa y algunas de las cosas sin sentido y sin lógica alguna que lleva a cabo dentro de ella y un final que se alarga en exceso, muy pero que muy en exceso para no quedarse en una historia de poco más de sesenta minutos, con finales dentro de otros finales, lastran esta producción desde mi punto de vista hasta el extremo de resultarme muy normalita o totalmente olvidable. Igual he visto ya tanto cine de este tipo que soy aun más crítico a la hora de buscar los errores y no me vale con que me creen un poco de tensión cada tantos minutos para quedar satisfecho.
Lo que si os digo es que yo de mayor quiero tener un cuerpo como el de Stephen Lang con esa edad, vaya trabajazo de gimnasio se ha debido pegar el hombre.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Con Faldas y a lo Loco, perfecta para la entrada 600

"Cariño, ve pensando una peli, un clásico para la entrada 600 del blog." Con estas "instrucciones " de mi querido motelero se dispuso mi cabeza a trabajar para que la película elegida fuera especial, como especial es haber llegado a 600 entradas. Tenía claro que tenía que ser una comedia y no podía ser otra que Con Faldas y a lo Loco. Estoy segura de que no hay amante del género que no "idolatre" esta cinta. El maravilloso trío protagonista creo que no tiene parangón dentro de la época dorada de Hollywood. Jack Lemmon y Tony Curtis están magníficos en su papel de músicos que huyendo de una redada en un tugurio en el que el "café" fluye de manera descontrolada en un país en el que impera la ley seca, son testigos de un tiroteo por parte de una banda mafiosa. Al ser descubiertos huyen disfrazados de mujer como músicos en una banda femenina. Esa imagen de Josephine/Curtis y Daphe/Lemmon no tiene precio. Y eso sin hablar de la bellísima y exhuberante Marilyn Monroe, que deja a más de uno sin aliento con una figura llena de curvas que quita el hipo. (Sí, ya sé que te encantan sus curvas querido, pero ¡respira!). Eso es una mujer y no muchas de las escuálidas que esta sociedad absurda nos quiere imponer como cánones de belleza.
Billy Wilder el director, nos trae una de las comedias más divertidas llena de diálogos ingeniosos y situaciones tan cómicas que no os la podéis perder, nuestros protagonistas caminando en tacones, la fiesta en el tren, y los hombres que pretenden a nuestras "protagonistas" son incomparables dentro del cine de humor blanco y sin zafiedades. Ganadora de un Oscar al Mejor Vestuario, es una cinta merecedora de más de un visionado.
Espero querido que mi elección haya sido de tu agrado, y que no solo te hayas reído sino que hayas disfrutado de ese regalo para la vista que es Marilyn.
Como siempre cielo, tu elección fue inmejorable y siempre es agradable ver a Marilyn con todas esas curvas, aunque más agradable aun es la realidad que yo puedo ver de vez en cuando. Hay que decir que hoy es casi imposible ver a una actriz comerse así la pantalla con vestidos así de ajustados y que al ponerse de perfil se le note que incluso tiene esa curvita en la tripa que hoy molesta tanto pero que a mi, personalmente me gusta más que esos vientres exageradamente planos que tan de moda están.
La historia puede no sorprender a muchos en estos tiempos, pero travestir a dos de los mejores y más conocidos actores del momento como eran Lemmon y Curtis y tener incluso un par de escenas donde de manera más o menos explícita se trata el tema "LGTB" ya la hacen muy arriesgada tanto en guión como en ejecución.
La cuestión es que, a diferencia de muchas comedias actuales, no estamos ante la típica sucesión de gags que en el fondo no nos cuentan nada, sino que aquí todo tiene sentido para llevarnos de la mano por una trama de enredos en la que la química del trío protagonista y la mano de Wilder en la dirección la encumbran a la categoría de obra cumbre del género, del cine y en una de esas cintas imprescindibles en la lista de "vistas" de cualquier cinéfilo que se precie.
Como dicen en la última y conocidísima escena, nadie es perfecto. Lo que si puedes encontrar es a esa persona que es perfecta para ti y con ello basta. Esperamos seguir con vosotros al menos cien entradas más.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Kubo y las dos cuerdas mágicas, arte parado en movimiento

Ponerse delante del teclado tanto tiempo después para hablaros de una de las últimas películas que he visto en el cine se hace más sencillo cuando uno puede hablar de una pequeña maravilla visual como es esta nueva historia de Laika, una productora que ya tiene otra joya del "stop motion" que yo haya tenido el placer de ver como es "Los mundos de Coraline".
Cuando vi por primera vez el trailer en televisión ya me entraron esas ganas de verla que pocas cintas consiguen y con todo lo que muchos hablabais, y bien, muy bien, de ella por twitter tuve claro que debía disfrutarla en pantalla grande si o si.
La trama que nos lleva por la vida de Kubo quizá no destaque por su originalidad pero si por su solidez y por una mezcla poco habitual en el cine familiar de drama, humor e incluso momentos de terror —esto de cara a los más peques que vayan a verla— que funciona a las mil maravillas, con unos personajes que se quedarán con un pedacito de vuestro corazón cinéfilo si conectáis con ellos y con sus historias.
Además del aspecto visual, donde este film destaca muy por encima de la media, no solo en su género sino en general, hay que hacer mención aparte a la partitura de Dario Marianelli que, sin estridencias ni grandilocuencias, acompaña a la perfección a las imágenes que desfilan ante nuestros ojos a un ritmo quizá un tanto irregular para el público infantil, con fragmentos de la historia necesariamente pausados que se intercalan con otros que nos recuerdan a cualquier blockbuster de animación veraniego que solo busca entretener a los niños en vacaciones.
Esta es en definitiva una de esas películas que yo recomendaría ver sin duda aunque pensando que tampoco es de las que gustará con facilidad a todo el mundo por igual al ser un tanto atípica en su mezcla de géneros y porque debajo de toda esa orgía visual hay muchos detalles que descubrir e incluso sobre los que pensar. Yo espero seguir descubriendo cosas en los futuros visionados que, seguro, irán llegando.

viernes, 2 de septiembre de 2016

The walking dead, una siniestra sexta temporada

Extrañamente, he acabado una temporada de una serie al ritmo de emisión, más que nada porque me puse al día durante el parón y luego la veía con mi primo que es mucho más fan que yo, que ya es decir, de todo el fenómeno alrededor de los zombis en general y de esta serie en particular.
La deriva de "The walking dead" hacia tramas donde los caminantes son cada vez menos importantes y lo que sucede entre nuestros queridos protagonistas, Rick, Glenn, Michonne, Daryl, etc. y con otros grupos que van apareciendo es lo que sirve de motor a los guiones cada vez más.
Es esta una serie que, desde su primera temporada, siempre ha generado los mismos debates, que si no pasa nada, que si es irregular y bueno no voy a negar que dichas críticas tienen fundamento pero, si somos sinceros, me parece que poco más puede dar un universo donde los escasos humanos supervivientes tratan de seguir con vida enfrentándose a millones de cadáveres andantes que ni sienten ni padecen.
Si los que continuamos viendo temporada tras temporada lo hacemos, creo que no es porque esperemos que pasen cosas que sorprendan sobremanera o que haya giros de tuerca de esos que te dejan sin saber ni qué pensar, sino por el carisma de los personajes, ya sean los buenos, los malos o quienes no se sabe nunca del todo si son de los unos o de los otros.
No voy a negar que hay algunos, como Morgan, el cual me aburre casi siempre soberanamente cuando le dedican un episodio a él solo o casi —para mi el capítulo flashback que le hacen aquí es el peor con diferencia de la temporada—, podrían estar mejor desarrollados o incluidos en las subtramas pero aun con todo a mi me es suficiente con lo que aportan quienes de verdad importan. En ese sentido para mi esta sexta entrega de la serie ha cumplido con creces y me deja plenamente satisfecho, incluso diría que han pasado muchas más cosas que en las anteriores aunque sea imposible no pensar que todo evoluciona en plan pantalla/nivel de videojuego.
Por lo que veo muchas veces en twitter no solo con "The walking dead" sino con muchas series, parece que a la gente solo le vale una serie si está pasando algo constantemente. Como ya he dicho, hay veces que es de traca como ese episodio de Morgan, que no te duermes de milagro. No obstante, es que una historia que se va alargando en sucesivas temporadas tiene que tener de todo, subidas, bajadas, acelerones, frenazos, pausas, frenetismo. A día de hoy seguir quejándose por eso y aun así seguir viendo esta serie o cualquier otra me parece que roza el masoquismo.
Sé que no coincido con la corriente de odio que suele haber hacia casi todo lo que se hace en esta producción pero yo he de ser sincero y sigo disfrutando; tanto que diría que de las tres últimas la sexta es la que más me ha convencido. El desarrollo de la historia en esta sexta temporada me ha gustado y su final me parece que trae un futuro prometedor a poco que los guionistas tengan ganas de explorar a fondo las posibilidades de un Némesis como Negan.